MÁS SO­BRE ÉL

Gente Caribe - - Moda -

da Rue­da de Pan y Ca­ne­la, en­ti­dad con la que des­de ha­ce un año vie­ne re­co­rrien­do lu­ga­res y to­can­do puer­tas con el fin de re­cau­dar fon­dos pa­ra con­tri­buir con la in­fan­cia de nues­tro país.

En­fa­ti­za­da en la po­bla­ción in­fan­til del Ca­ri­be co­lom­biano, y con el áni­mo de bus­car ac­ti­vi­da­des que lo­gren en­tre­te­ner­los, edu­car­los y for­mar­los, Vi­vian­ne en­tre­ga ho­ras que­rien­do dar­les lo me­jor.

“Decidí crear A la Rue­da Rue­da por sen­si­bi­li­dad so­cial, ade­más siem­pre me pe­dían ayu­da, que in­ter­vi­nie­ra con cier­tas em­pre­sas. En­ton­ces un día di­je, si lo ha­go pa­ra ter­ce­ros, por qué no te­ner mi pro­pia fun­da­ción, y la ver­dad es­toy fas­ci­na­da con el ca­ri­ño de los ni­ños y con los re­sul­ta­dos”.

De ma­ne­ra cu­rio­sa, di­ce, que en pri­mer lu­gar el nom­bre de su en­ti­dad sin áni­mo de lu­cro iba a lle­var sus dos ape­lli­dos —Bar­guil Bechara—, pe­ro vino a su men­te a la rue­da rue­da, de pan y ca­ne­la, da­me un be­si­to y ve­te pa­ra la es­cue­la...

Con es­ta can­ción in­fan­til su vi­da dio una ‘rue­da’ de 180 gra­dos. Es­tá vi­vien­do una épo­ca muy bo­ni­ta, por­que sien­te el ca­ri­ño de los ni­ños be­ne­fi­cia­dos que, pri­me­ra­men­te, al igual que ella, son mon­te­ria­nos, pe­ro que a lar­go pla- zo, es­pe­ra que sean de di­fe­ren­tes sec­to­res de la Re­gión Ca­ri­be.

Vi­vi, co­mo la lla­man ca­ri­ño­sa­men­te co­no­ci­dos y has­ta quie­nes la ven por vez pri­me­ra, ex­pli­ca que la fun­da­ción es­tá tra­ba­jan­do en los si­guien­tes es­que­mas:

“Ar­te, que in­clu­ye mú­si­ca, pin­tu­ra, dan­za y ma­nua­li­da­des. Mi­cro­fút­bol, ba­lon­ces­to, atletismo, bo­la de cau­cho, vo­lei­bol y bo­xeo, en la par­te de­por­ti­va, y desa­rro­llo fa­mi­liar. Ade­más a las ni­ñas les en­se­ñan ma­nua­li­da­des co­mo bor­dar y te­jer”.

Cuen­ta con ma­más vo­lun­ta­rias y con do­cen­tes al­ta­men­te ca­li­fi­ca­dos en ca­da una de las áreas.

Es­tá en pro­ce­so la cons­truc­ción y ade­cua­ción del co­me­dor co­mu­ni­ta­rio y una sa­la lú­di­ca pa­ra 400 ni­ños en Mon­te­ría. Una se­de que pro­me­te me­jo­rar aún más la vi­da de es­tos ni­ños, que en su ma­yo­ría, cre­cen en me­dio de la vul­ne­ra­bi­li­dad y la es­ca­sez eco­nó­mi­ca.

Los be­ne­fi­cia­dos re­ci­ben los en­tre­na­mien­tos al ter­mi­nar sus res­pec­ti­vas jor­na­das es­co­la­res, co­mo com­ple­men­tos, pa­ra bien uti­li­zar el tiem­po li­bre.

Vi­vi di­ce que to­dos se mues­tran muy emo­cio­na­dos y dis­pues­tos a cam­biar los es­ti­los de vi­da en los que han cre­ci­do. Ella tam­bién es­tá fe­liz. Más aho­ra, cuan­do re­cien­te­men­te, su fun­da­ción fue ele­gi­da pa­ra ma­ne­jar el or­fa­na­to que do­nó el can­tan­te puer­to­rri­que­ño, Marc Ant­hony, en Ba­rran­qui­lla.

La ‘rue­da’ que ha mar­ca­do su vi­da vie­ne ge­ne­ran­do gran im­pac­to so­cial en el Ca­ri­be, lo que desea re­pli­car con la ge­ne­ro­si­dad de to­dos sus alia­dos y do­nan­tes.

Vi­vian­ne Bar­guil de Sar­mien­to se sien­te co­mo una ma­má que bus­ca lo me­jor pa­ra sus hi­jos, de allí su com­pro­mi­so, en­tre­ga y ge­ne­ro­si­dad.

Ella ve en ca­da ni­ño la ter­nu­ra que ve en su pri­mo­gé­ni­to Emi­lio, al que des­de ya le au­gu­ra un co­ra­zón ge­ne­ro­so y una ac­ti­tud em­pren­de­do­ra. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.