Ga­bi Are­nas pin­ta de co­lo­res sus di­se­ños y su ni­do fa­mi­liar

Gente Caribe - - Moda - TEX­TO Li­li­beth Her­nán­dez Gar­cía li­li­[email protected]­he­ral­do.co FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

Des­com­pli­ca­da, ami­ga­ble, bue­na con­ver­sa­do­ra, aman­te de la gas­tro­no­mía car­ta­ge­ne­ra, cre­yen­te en Dios y ami­ga de sus hi­jos. Así es Ma­ría Ga­brie­la Are­nas Fo­lia­co en la in­ti­mi­dad de su ca­sa, con sus ami­gos y con to­das los per­so­nas que se en­cuen­tra ca­da ma­ña­na, cuan­do ca­mi­na el Centro His­tó­ri­co de Car­ta­ge­na.

No hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre la ma­má y ami­ga y la di­se­ña­do­ra de accesorios de cuero que ha cons­ti­tui­do una mar­ca bajo el nom­bre de Ga­bi Are­nas.

En fun­ción de su tra­ba­jo tam­bién es es­pon­tá­nea, ale­gre y cer­ca­na a su equi­po de tra­ba­jo. Des­ta­ca en ella su dis­ci­pli­na, en­tre­ga y per­se­ve­ran­cia an­te los re­tos que se pro­po­ne.

En­mar­ca su crea­ti­vi­dad co­mo un re­ga­lo ma­yúscu­lo de Dios, que agra­de­ce ca­da vez que es­tá ins­pi­ra­da y cuan­do ve la fe­li­ci­dad de sus clien­tes.

Reali­zó dos se­mes­tres de idio­ma, sin em­bar­go, desis­tió de la ca­rre­ra cuan­do no­tó que lo su­yo es­ta­ba li­ga­do al di­se­ño, sa­cán­do­le pro­ve­cho a esa crea­ti­vi­dad que to­dos le re­co­no­cían des­de muy pe­que­ña. “Quie­nes me co­no­cían me pe­dían que les di­se­ña­ra cuan­do te­nían al­gún even­to. En mi ca­sa siem­pre ha­bía­mos si­do em­pre­sa­rios, pe­ro en otro ám­bi­to”.

Por co­sas de la vi­da, co­mo ella mis­ma afir­ma, lle­gó al mun­do del cuero. Pa­san­do por to­das sus eta­pas: “Fui re­pre­sen­tan­te de va­rias em­pre­sas en Co­lom­bia, des­pués ad­mi­nis­tré un al­ma­cén y lue­go abrí una tien­da mul­ti­mar­cas”.

Al pa­sar es­te ci­clo na­ció Ga­bi Are­nas. Con su iden­ti­dad co­mo mar­ca y el que con­si­de­ra su lo­gro em­pre­sa­rial ban­de­ra, Ga­bi ha es­ta­do pre­sen­te en el mer­ca­do.

Es­te año ce­le­bra 15 de es­tar mar­can­do la di­fe­ren­cia con crea­cio­nes “úni­cas”.

El lan­za­mien­to de su pri­me­ra co­lec­ción la de­fi­ne co­mo un ho­me run con ba­se lle­na, por lo al­to. Fue en el Ho­tel San­ta Cla­ra, con in­vi­ta­dos y ami­gos que des­de siem­pre con­fia­ron en ella.

“An­te­rior­men­te en el mer­ca­do so­lo pre­va­le­cían di­se­ños en co­lo­res neu­tros co­mo el ca­fé, ne­gro y miel. Sin em­bar­go, yo me atre­ví a de­bu­tar con una ex­plo­sión de co­lo­res, que aún me ca­rac­te­ri­za”.

Bol­sos, za­pa­tos, tan­to pa­ra hom­bres co­mo pa­ra mu­je­res, clutch, portacosmé­ticos, mo­ne­de­ros y bi­lle­te­ras. Accesorios co­mo are­tes, collares, pulseras, lla­ve­ros y cin­tu­ro­nes, y una lí­nea de ves­tua­rio que in­clu­ye abri­gos, cha­que­tas, pan­ta­lo­nes y fal­das, ha­cen par­te de su ma­rro­qui­ne­ría.

Ga­bi Are­nas ex­pre­sa que el va­lor agre­ga­do de sus di­se­ños es­tá en la ca­li­dad de los cue­ros y en el tra­ba­jo ar­te­sa­nal. “Mi co­lec­ción siem­pre es úni­ca. Es un so­lo bol­so por di­se­ño, pin­ta­do a mano so­bre cuero na­cio­nal”.

Lo an­te­rior pa­ra sus co­lec­cio­nes li­mi­ta­das, idea­les pa­ra clien­tas más arries­ga­das, que les gus­ta ser úni­cas co­mo lo que es­co­gen. Pa­ra las clá­si­cas, en sus tien­das, man­tie­ne una lí­nea co­mer­cial que tie­ne el mis­mo pro­ce­so de ca­li­dad, pe­ro no son pie­zas ex­clu­si­vas.

Se re­go­ci­ja al sa­ber que su clien­te­la pre­fie­re el pro­duc­to he­cho a mano, so­bre to­dos los ex­tran­je­ros, que re­co­no­cen que en nin­gu­na par­te del mun­do van a en­con­trar una de mis crea­cio­nes igual a otra”.

Con pie­zas fun­cio­na­les y prác­ti­cas vie­ne in­no­van­do. Mues­tra de es­to es un bol­so am­plio que di­se­ñó pa­ra que la mu­jer lle­ve su compu­tador o ipad, y al mis­mo tiem­po, car­gue sus ar­tícu­los per­so­na­les.

SUS HI­JOS, SUS SO­CIOS. Ca­da seis me­ses Ga­bi Are­nas lanza co­lec­ción, al día si­guien­te, confiesa, ya es­tá pen­san­do en la pró­xi­ma. Ex­pre­sa que so­la nin­gún pro­yec­to pue­de lo­grar, es ahí cuan­do pre­sen­ta a sus hi­jos co­mo su ma­yor fuen­te de ins­pi­ra­ción y per­se­ve­ran­cia. Ade­más de ser sus coequi­pe­ros, cum­plen ro­les den­tro de la em­pre­sa fa­mi­liar.

“El gru­po lo con­for­ma­mos mis tres hi­jos y yo. To­do lo que ha­ce­mos es con­jun­ta­men­te”.

A la ca­be­za, por su­pues­to, es­tá Ga­bi co­mo di­se­ña­do­ra. En la pi­rá­mi­de si­gue su hi­jo Gui­ller­mo Lla­mas, que apo­ya en el di­se­ño y con­trol de ca­li­dad; Al­ber­to Lla­mas, es­tá en la de­pen­den­cia co­mer­cial; y Jo­sé Au­gus­to Lla­mas, en la par­te de mer­ca­deo, re­la­cio­nes pú­bli­cas y pu­bli­ci­dad.

Con ellos tam­bién tie­ne un pool em­pre­sa de ali­men­tos y be­bi­das.

En es­te or­den de ideas tam­bién ci­ta a Clau­dia Mar­ce­la Ote­ro, di­se­ña­do­ra grá­fi­ca y es­po­sa de su hi­jo Al­ber­to, quien apor­ta su ex­pe­rien­cia y crea­ti­vi­dad en el po­si­cio­na­mien­to de ima­gen y mar­ca, di­se­ño de bol­sas y ma­te­rial pu­bli­ci­ta­rio de las tien­das de Ga­bi Are­nas.

Es así co­mo la car­ta­ge­ne­ra desa­rro­lla sus ha­bi­li­da­des, trans­mi­tien­do pu­jan­za en su ni­do fa­mi­liar, al que le im­preg­na el mis­mo co­lo­ri­do, amor y pa­sión que a sus di­se­ños. GC

QUIÉ­NES SON SUS

CLIEN­TAS... “Son mu­je­res arries­ga­das que se atre­ven a lu­cir di­se­ños en cuero, ex­clu­si­vos y ar­te­sa­na­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.