Mue­bles con­ver­ti­dos en pie­zas de ar­te

Ti­na Neu­mann se lanza aún más “atre­vi­da” en sus di­se­ños, des­cu­brien­do co­lo­res y tex­tu­ras que aho­ra dan vi­da a mue­bles de lu­jo pa­ra la ca­sa.

Gente Caribe - - Ambientes - TEX­TO In­guel J. De La Ro­sa Ven­ce in­guel.de­la­ro­[email protected]­he­ral­do.co ASIS­TEN­TE DE PRO­DUC­CIÓN Mi­guel Ca­ra­zo FO­TOS Y PRO­DUC­CIÓN Vi­vian Saad

Es­ta es la nue­va eta­pa de la di­se­ña­do­ra Ti­na Neu­mann, en la que, des­pués de 30 años pro­du­cien­do pren­das de ves­tir, de­ci­dió ju­gar con tex­ti­les pa­ra con­ver­tir si­llas co­mu­nes en pie­zas de ar­te.

“Es­te un pro­ce­so más evo­lu­cio­na­do, que re­sul­ta de una co­yun­tu­ra. Hoy día se com­pi­te con mu­cho al­ma­cén de ro­pa en Co­lom­bia, en­ton­ces pensé ha­cer al­go más in­tere­san­te, más un pro­ce­so con­mi­go mis­ma que sim­ple­men­te pro­duc­cio­nes de ro­pa pa­ra ven­der al por ma­yor y en re­la­ción con el res­to del mun­do”, co­men­ta.

Aun­que es­te re­sul­ta­do fi­nal tam­bién es ven­di­do a un clien­te, la di­fe­ren­cia es­tá en que es un di­se­ño úni­co pa­ra una per­so­na en es­pe­cial.

Cuan­do se ex­hi­bie­ron los pri­me­ros mue­bles en An­ti­qua, mu­chos iden­ti­fi­ca­ron los di­se­ños co­mo una obra ca­rac­te­rís­ti­ca de Neu­mann.

“Mi mue­ble es un pro­duc­to de an­to­jo, no lo ne­ce­si­ta na­die en su ca­sa, pe­ro es co­mo si com­pra­ran una pie­za de ar­te que fi­nal­men­te va a pres­tar una uti­li­dad”, re­co­no­ce.

“En las tex­tu­ras vas a en­con­trar de to­do. No an­do en una búsqueda de co­sas, yo com­pro o me ha­go a to­do lo que me gus­te y des­pués lo pon­go don­de se vea me­jor”, di­ce la di­se­ña­do­ra ci­tan­do su obra co­mo un “ejem­plo de re­ci­cla­je”, por­que mu­chos in­su­mos son com­pra­dos, pe­ro hay otros ele­men­tos que apre­cia y que siem­pre guar­da.

“Es un pro­ce­so di­fe­ren­te, pa­ra ha­cer un ves­ti­do me to­ca em­pe­zar de ce­ro, pe­ro el mue­ble, co­mo ya exis­te, me pue­de ins­pi­rar tal si­lue­ta y em­pie­zo a ju­gar con in­su­mos que vie­nen de to­das par­tes. El re­to es­tá en jun­tar co­sas que fun­cio­nen bien en­tre sí, que ha­ya ar­mo­nía en re­la­ción con el co­lor y la for­ma”, ex­pli­ca.

Ti­na via­ja a Eu­ro­pa en bus­ca de un con­tai­ner de mue­bles isa­be­li­nos, eduar­dia­nos y de­más es­ti­los que la enamo­ren.

“Los so­fás son res­tau­ra­dos e in­ter­ve­ni­dos por mí, con mi tex­til, y lo ché­ve­re es que sal­va­mos un mue­ble y no nos po­ne­mos a cor­tar un ár­bol pa­ra ha­cer uno nue­vo”, re­sal­ta.

Es cues­tión de se­guir las lí­neas y cur­vas que tie­ne la pie­za pa­ra re­crear el di­se­ño. “Por for­tu­na el In­ter­net te per­mi­te ver imá­ge­nes que han he­cho y eso te des­pier­ta la ima­gi­na­ción”, di­ce.

En los mue­bles de años 50 y 60, Ti­na con­ser­vó los co­lo­res que se ma­ne­ja­ban en la épo­ca, co­mo ver­de, amarillo, mo­ra­do, y ca­fé, “al­go más so­brio”, aun­que es­te no co­rres­pon­da a su es­ti­lo.

Lo cier­to es que es­ta nue­va ten­den­cia de la ba­rran­qui­lle­ra aho­ra re­sul­ta más bon­da­do­sa. “La ro­pa era muy exi­gen­te, so­lo pa­ra buenos cuer­pos, pe­ro los mue­bles sí son pa­ra to­do el mun­do”, con­clu­ye. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.