La fe es un mo­do de vi­da

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Una de las di­fi­cul­ta­des más se­rias que te­ne­mos hoy en la cons­truc­ción de la so­cie­dad es que nos en­con­tra­mos con una esquizofre­nia en­tre el dis­cur­so re­li­gio­so y las ac­tua­cio­nes de los que lo ha­cen. Nos he­mos vuel­to se­res que de­ci­mos lo que no vi­vi­mos, que afir­ma­mos lo que no es­ta­mos dis­pues­tos a ha­cer. No es ex­tra­ño en­con­trar a al­guien que se confiesa cris­tiano ha­cien­do to­do lo con­tra­rio a su fe. ¿Có­mo ven­cer esa di­co­to­mía en­tre fe y vi­da? Es cla­ro que la res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta no es fá­cil de res­pon­der y que im­pli­ca asu­mir con to­da la com­ple­ji­dad de la ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa, pe­ro qui­sie­ra pro­po­ner unas tres afir­ma­cio­nes que nos ayu­den a pen­sar y a en­ten­der lo que es ver­da­de­ra­men­te la fe en Je­su­cris­to, nues­tro Se­ñor.

1. Es ne­ce­sa­rio un en­cuen­tro per­so­nal con el Se­ñor Je­su­cris­to. La fe no es el apren­der de me­mo­ria unos tex­tos bí­bli­cos ni unas ver­da­des doc­tri­na­les, sino que se tra­ta de creer en Je­sús. Co­mo di­ce el Pa­pa Be­ne­dic­to XVI: “Creer no es el en­cuen­tro con una idea o un pro­gra­ma, sino con una per­so­na, que vi­ve y nos trans­for­ma al re­ve­lar­nos nues­tra ver­da­de­ra iden­ti­dad. Creer no es al­go ex­tra­ño y le­jano a nues­tra vi­da, al­go ac­ce­so­rio; al con­tra­rio, la fe en el Dios del amor, que se ha en­car­na­do y ha muer­to en la cruz por nues­tra sal­va­ción, nos pre­sen­ta de for­ma cla­ra que so­lo en el amor en­cuen­tra el hom­bre su ple­ni­tud”. Mien­tras no ha­ya esa ex­pe­rien­cia de en­cuen­tro, esa to­ma de con­cien­cia de la pre­sen­cia de Dios en nues­tra vi­da, ese sen­tir­se ama­do a ple­ni­tud por Él, en la per­so­na de Je­sús, no va­mos a com­pren­der y a vi­vir los va­lo­res del Reino. Mien­tras la fe sea un dis­cur­so apren­di­do, una tra­di­ción asu­mi­da y no un en­cuen­tro per­so­nal, una ex­pe­rien­cia exis­ten­cial, un sen­tir y amar no va­mos a en­ten­der que la fe es una pro­pues­ta de vi­da y que te­ne­mos que vi­vir­la.

2. La fe en Je­su­cris­to es un mo­do de vi­da (He­chos 5,20). Ser cris­tiano es vi­vir a la ma­ne­ra de Je­sús. Es te­ner sus mis­mos sen­ti­mien­tos (Fi­li­pen­ses 2,5). Es vi­vir “Je­sus­men­te”. Es una ma­ne­ra de pen­sar, ha­blar, ac­tuar y vi­vir. El cris­tia­nis­mo no se de­mues­tra en la ca­pi­lla sino en las ca­lles, en las pla­zas, en la co­ti­dia­ni­dad. No se tra­ta de pos­tu­ras cor­po­ra­les pa­ra vi­vir, sino de pos­tu­ras exis­ten­cia­les, ac­ti­tu­des con­cre­tas y ac­cio­nes ex­plí­ci­tas. En la li­tur­gia ce­le­bra­mos lo que vi­vi­mos a dia­rio, en la ora­ción com­par­ti­mos con el Se­ñor lo que nos ca­rac­te­ri­za a dia­rio y en el queha­cer teo­ló­gi­co lee­mos, des­de Dios, la his­to­ria que va­mos cons­tru­yen­do a dia­rio.

3. La fe es siem­pre una ex­pe­rien­cia per­so­nal y co­mu­ni­ta­ria. Es cla­ro que to­da ex­pe­rien­cia es per­so­nal y no se pue­de trans­fe­rir di­rec­ta­men­te. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sea una ex­pe­rien­cia in­di­vi­dua­lis­ta. Al con­tra­rio, to­da ex­pe­rien­cia de fe, por ser per­so­nal, es a la vez co­mu­ni­ta­ria. La fe nos in­vi­ta siem­pre a es­tar aten­tos al her­mano, a ser­vir­le, a ayu­dar­le, a bus­car que ha­ya siem­pre con­di­cio­nes dig­nas pa­ra que to­dos nos po­da­mos desa­rro­llar. Quien vi­ve la fe de­ba­jo de su ca­ma es­tá vi­vien­do un fe­ti­che y no pro­pia­men­te lo que quie­re Je­sús, que im­pli­ca siem­pre es­tar en re­la­ción con los otros. Es en la con­vi­ven­cia don­de la fe se pue­de de­mos­trar.

Ne­ce­si­ta­mos pro­pi­ciar ese en­cuen­tro per­so­nal con Je­sús si no lo he­mos te­ni­do, esa es la úni­ca ma­ne­ra de vi­vir la fe de ma­ne­ra real y ver­da­de­ra. Y si ya lo he­mos te­ni­do, ne­ce­si­ta­mos, en­ton­ces, te­ner un avi­va­mien­to de ese en­cuen­tro. Es ne­ce­sa­rio que la fe sea una vi­ven­cia. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.