Mar­co Cas­tro, la vi­sión em­pre­sa­rial de­trás de la bue­na me­sa

Re­pre­sen­ta la vi­sión em­pre­sa­rial de­trás de la gas­tro­no­mía. Asu­mió el desafío de re­vi­vir el res­tau­ran­te Ro­di­zio, que hoy es una em­ba­ja­da bra­si­le­ra en la ciu­dad.

Gente Caribe - - Sabores - TEX­TO Da­nie­lla Her­nán­dez Abe­llo da­nie­[email protected]­he­ral­do.co Twit­ter e Ins­ta­gram: @gas­tro­glam FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

Mar­cos Cas­tro no es co­ci­ne­ro, pe­ro co­no­ce los in­gre­dien­tes pa­ra una re­ce­ta exi­to­sa. Ha­bla­mos del Res­tau­ran­te Ro­di­zio, que se ha en­car­ga­do de re­po­si­cio­nar des­de que lo com­pra­ra en 2010. Hoy el lu­gar se ha con­ver­ti­do en una em­ba­ja­da ad ho­no­rem de Bra­sil en Ba­rran­qui­lla. Bas­ta con vi­si­tar­lo pa­ra dar­se cuen­ta, es­pe­cial­men­te aho­ra que se en­cuen­tra de­co­ra­do con los co­lo­res de la se­lec­ción au­ri­ver­de, apro­pó­si­to del Cam­peo­na­to Mun­dial de Fút­bol.

Cas­tro y su es­po­sa Gi­na Bayona en­con­tra­ron es­te ne­go­cio de for­ma for­tui­ta, pe­ro la han con­ver­ti­do en su pa­sión. Al res­pec­to, el em­pre­sa­rio que mu­tó a restaurado­r re­cuer­da: “es­tá­ba­mos bus­can­do una al­ter­na­ti­va y di­mos con es­ta opor­tu­ni­dad, des­de en­ton­ces nos he­mos en­car­ga­do de re­po­si­cio­nar el res­tau­ran­te”.

Cas­tro, un es­pe­cia­lis­ta en ges­tión de la ca­li­dad, cum­plió su pro­pó­si­to gra­cias a tres gran­des pi­la­res: ser­vi­cio, ca­li­dad y un am­bien­te agra­da­ble. “En ese mo­men­to em­pe­za­mos a apren­der, a in­ves­ti­gar y a via­jar. Pro­ba­mos mu­chos ro­di­zios y re­vi­sa­mos la com­pe­ten­cia con fre­cuen­cia. To­ma­mos aten­ta no­ta de lo que po­da­mos apli­car a nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca”, di­ce.

Confiesa que el mun­do de los fo­go­nes no es na­da sen­ci­llo, a pe­sar de la sim­ple­za que apa­ren­ta. En sus ini­cios, él y su es­po­sa se en­con­tra­ron con jor­na­das de tras­no­chos por­que “que­ría­mos es­tar al fren­te de to­do”. “A pe­sar de los sa­cri­fi­cios fue una bue­na eta­pa, por­que se apren­den las mi­nu­cias. Co­noz­co to­do en es­te ne­go­cio, aun­que no en un 100%, siem­pre se pue­de se­guir apren­dien­do”, sos­tie­ne Mar­co Cas­tro.

Una va­lio­sa lec­ción, re­cuer­da, la apren­dió de bo­ca de un bra­si­le­ro que vi­si­tó el res­tau­ran­te en sus ini­cios. “Com­par­tió con no­so­tros en unas ca­pa­ci­ta­cio­nes y nos ob­se­quió un li­bro que es una bi­blia pa­ra el chu­rras­que­ro”, re­ve­la. De es­ta ex­pe­rien­cia so­bre­vi­ve el cor­te bra­si­le­ro pi­can­ha, uno de los fa­vo­ri­tos del ser­vi­cio de ro­di­zio, que con­sis­te en una sec­ción de la punta gor­da que so­lo se con­di­men­ta con sal grue­sa. “La gra­sa del cor­te es la que pro­por­cio­na to­do el sa­bor”, cuen­ta.

Pe­ro más que un em­pren­de­dor, Mar­co Cas­tro es un gour­mand. Sus ra­tos li­bres los de­di­ca a co­ci­nar pa­ra fa­mi­lia­res y ami­gos. Se iden­ti­fi­ca con la co­mi­da ita­lia­na y las car­nes asa­das, no lo can­san a pe­sar de que co­me ro­di­zio dos ve­ces al mes por con­trol de ca­li­dad.

Oca­sio­nal­men­te, re­co­no­ce, tam­bién le gus­ta es­ca­par­se a res­tau­ran­tes dis­tin­tos. Aquí no so­lo dis­fru­ta los sa­bo­res sino que se apro­pia de bue­nas ideas.

No es de ex­tra­ñar que su afi­ción por la bue­na me­sa lo lle­va­ra al mun­do del vino. “Gra­cias a los pro­vee­do­res he re­ci­bi­do ca­pa­ci­ta­cio­nes de som­me­liers, es al­go que me apa­sio­na”, con­clu­ye. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.