LA NUE­VA GE­NE­RA­CIÓN

Gente Caribe - - Protagonis­ta -

En­tre sus gra­tos re­cuer­dos es­tán los días al la­do de su es­po­sa El­va Abu­chai­be, quien fa­lle­ció ha­ce 16 años. Del amor con El­va na­cie­ron sus hi­jos: Sa­lo­món, Jenny, Bri­git­te e Is­sa Jr.

He­re­da­ron su don de gen­te y de ser­vi­cio. Al igual que él en­con­tra­ron en la ra­ma de la sa­lud su rea­li­za­ción pro­fe­sio­nal. Sa­lo­món e Is­sa Jr. son fi­sia­tras, Jenny es odon­tó­lo­ga, es­pe­cia­lis­ta en or­to­don­cia y Bri­git­te, fi­sio­te­ra­peu­ta.

Ellos lo acom­pa­ñan en el Ins­ti­tu­to de Reha­bi­li­ta­ción Is­sa Abu­chai­be, en el que ase­gu­ra atien­den dia­ria­men­te a más de 1. 400 pa­cien­tes.

“Ser­vir a la hu­ma­ni­dad es mi mi­sión. Al gra­duar­me de me­di­ci­na es­co­gí una especialid­ad que no ha­bía en Co­lom­bia, por eso me con­si­de­ro uno de los pioneros de la fi­sia­tría en el país”.

En un ges­to de sa­tis­fac­ción y or­gu­llo ad­mi­te que a sus des­cen­dien­tes les en­se­ñó con su ejem­plo, pe­ro “ha­ce ra­to su­pe­raron al maes­tro”. Es­to in­clu­ye tam­bién a su nie­to, quien re­cien­te­men­te se gra­duó de me­di­ci­na, tí­tu­lo que re­ci­bió por in­ter­me­dio de la Uni­ver­si­dad del Nor­te.

A la pre­gun­ta, cuán­tas per­so­nas ha aten­di­do a lo lar­go de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, res­pon­de en tono jo­co­so: “Pa­ra sa­car esa cuen­ta no hay compu­tador que sir­va”.

Ca­da do­min­go se reúnen al­re­de­dor de la me­sa pa­ra com­par­tir en fa­mi­lia, una tra­di­ción que ha pa­sa­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, y que él he­re­dó de sus pa­dres, in­mi­gran­tes ára­bes que lle­ga­ron a la ciu­dad sien­do ado­les­cen­tes.

En es­ta eta­pa de su vi­da, el doc­tor Abu­chai­be se sien­te fe­liz y rea­li­za­do. “Lo más im­por­tan­te es la unión de to­dos. La fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te”, ra­ti­fi­ca.

Pre­fie­re no ha­blar de po­lí­ti­ca. Ex­pre­sa que le gus­ta el va­lle­na­to. Aun­que re­ve­la que no tie­ne ar­tis­tas ni can­cio­nes pre- di­lec­tas, el gé­ne­ro del Ca­ri­be lo po­ne a bai­lar. Con esa mis­ma pa­sión ad­mi­te que es hin­cha de Ju­nior. A sus ju­ga­do­res, re­cuer­da, los atien­de des­de 1967.

“Des­de ha­ce 47 años soy el mé­di­co fi­sia­tra de Ju­nior, cuan­do era pre­si­den­te Ar­tu­ro Fer­nán­dez Re­no­wiztky y vi­ce­pre­si­den­te, Al­ber­to Ma­rio Pu­ma­re­jo”.

EL DOC­TOR EN FA­MI­LIA. “Un hom­bre bon­da­do­so. Ex­ce­len­te pa­dre y abue­lo. Ex­ce­len­te ser hu­mano”, di­ce Jenny, su se­gun­da hi­ja.

“Mi pa­pá es un hom­bre de­di­ca­do al tra­ba­jo y a sus pa­cien­tes. Le gus­ta dar lo me­jor de él a cam­bio de la sa­lud del pa­cien­te”, di­ce Sa­lo­món, su hi­jo ma­yor, quien agre­ga que le he­re­dó su buen ge­nio, la no­ble­za, el don de ser­vi­cio y el amor por la fa­mi­lia.

Su hi­ja Bri­git­te lo de­fi­ne co­mo un hom­bre de po­cas pa­la­bras. “Ha si­do un hom­bre ejem­plar a tra­vés de su ac­tuar”.

El me­nor de los Abu­chai­be, Is­sa Jr., coin­ci­de con sus her­ma­nos, agre­gan­do que “es un pa­dre que nos ha da­do el me­jor ejem­plo y he­ren­cia: la edu­ca­ción, la hu­mil­dad y la sen­ci­llez”.

En es­te mo­men­to, el doc­tor Is­sa Abu­chai­be ra­ti­fi­ca que sí ha si­do un buen pa­dre y abue­lo. Lo re­su­me con una so­la fra­se: “Yo no sé re­ga­ñar”.

Cambiando de te­ma se­ña­la a dos de sus nietas, a quie­nes le di­ce que se­rán Rei­nas del Car­na­val co­mo lo fue su hi­ja Bri­git­te, en 1992. Lo úni­co que les re­co­mien­da es que tie­nen que apren­der a po­sar pa­ra las fo­tos. En ese mo­men­to, en ca­sa de los Abu­chai­be to­dos ríen. GC

MÉ­DI­COS FI­SIA­TRAS EN EL PAIS, EN 1967... “So­lo ha­bía­mos sie­te en Co­lom­bia: tres en Bo­go­tá, dos en Me­de­llín, uno en Ca­li y en la Cos­ta, so­lo yo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.