El in­ter­cam­bio de cló­sets de Sa­ri Azout, ‘Bib and Tuck’

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO Jo­sé Luis Ro­drí­guez R. jo­se.rodriguez@el­he­ral­do.co FO­TOS Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Pa­ra la ba­rran­qui­lle­ra Sa­ri Azout, de 26 años, el es­ti­lo pre­do­mi­na siem­pre an­te cual­quier mo­da. Vi­ve en­tre Miami y Nue­va York y le en­can­ta la for­ma có­mo las per­so­nas se ex­pre­san a tra­vés de la ro­pa.

Es la co­fun­da­do­ra de Bib + Tuck (www. bi­band­tuck.com), un mer­ca­do en lí­nea que ce­le­bra la re­uti­li­za­ción crea­ti­va del ves­tua­rio, a tra­vés de un in­ter­cam­bio o ‘true­que mo­derno’.

De sus pa­dres Sa­muel y Margaret Azout, co­men­ta con or­gu­llo, he­re­dó la dis­ci­pli­na y ca­li­dez hu­ma­na. A los 11 años se mu­dó a Bo­go­tá y es­tu­dió So­cio­lo­gía y Eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Brown, de Rho­de Is­land. Jun­to a la bo­go­ta­na Sa­ri Bi­blio­wicz, de 27 años, su me­jor ami­ga y so­cia, sur­gió la idea del pro­yec­to en lí­nea.

Se cria­ron jun­tas y cuan­do gra­dua­ron de la uni­ver­si­dad, se fue­ron a vi­vir a Nue­va York. “Siem­pre com­par­tía­mos la ro­pa que com­prá­ba­mos. Un día ella co­men­tó que lo que ha­cía­mos era co­mo com­prar sin gas­tar. De ahí sur­gió la idea, que­re­mos con­ver­tir ca­da cló­set en una bou­ti­que”, afir­ma Azout.

La pla­ta­for­ma di­gi­tal, de la cual hoy ha­cen par­te unas 50 mil mu­je­res re­si­den­tes en Es­ta­dos Uni­dos, bus­ca más allá del ‘re­ci­cla­je de la ro­pa’, trans­for­mar

la ma­ne­ra en que la gen­te con­su­me las ten­den­cias de la in­dus­tria tex­til.

Quie­re que el in­ter­cam­bio tam­bién sea un es­ti­lo de vi­da in­no­va­dor pa­ra las per­so­nas in­vo­lu­cra­das en el mun­do de la mo­da.

¿CÓ­MO FUN­CIO­NA?. Des­de cual­quier compu­tador o dis­po­si­ti­vo mó­vil in­te­li­gen­te la per­so­na pue­de crear un per­fil, su­bir la fo­to de la pren­da y es­ta­ble­cer su pre­cio vir­tual en cré­di­tos (1 dó­lar la uni­dad). Cuan­do la pie­za es ven­di­da al co­rreo de Sa­ri lle­ga un men­sa­je con una eti­que­ta pos­tal pre­pa­ga­da, que lue­go imprime y en­vía al com­pra­dor. El in­ter­cam­bio se con­vier­te en una es­pe­cie de vi­tri­neo vir­tual.

TRA­BA­JO EN EQUI­PO. Sa­ri confiesa que em­pe­za­ron el pro­yec­to con po­co co­no­ci­mien­to. Nin­gu­na de las dos ha­bía em­pren­di­do al­guno an­tes, pe­ro re­sal­ta que las ga­nas y la im­por­tan­cia de for­mar un equi­po per­mi­tió al­can­zar el éxi­to du­ran­te los dos años que lle­va la co­mu­ni­dad di­gi­tal.

“La me­jor en­se­ñan­za, creo, es po­der te­ner el li­de­raz­go pa­ra cam­biar una cos­tum­bre, co­ger una in­dus­tria y cues­tio­nar la ma­ne­ra co­mo se han he­cho las co­sas”, co­men­ta.

Es­te mi­cro-mer­ca­do, lan­za­do ofi­cial­men­te ha­ce año y me­dio, va di­ri­gi­do de mo­men­to a mu­je­res en­tre los 20 y 35 años, que apre­cian la ro­pa vin­ta­ge y de di­se­ña­do­res. Un ni­cho o sec­tor con un con­su­mi­dor en con­cre­to y leal a sus idea­les.

A me­diano pla­zo ex­plo­ran la po­si­bi­li­dad de ex­pan­dir­se in­ter­na­cio­nal­men­te y Co­lom­bia es uno de los pri­me­ros des­ti­nos en men­te. Con el tiem­po, el por­tal ha ga­na­do re­co­no­ci­mien­to en­tre el pú­bli­co y ha si­do pre­sen­ta­do en re­vis­tas, co­mo Re­fi­nery29, Wo­men's Wear Daily, Tech­crunch y Vo­gue.

PRO­YEC­TO. “En un mun­do don­de las ten­den­cias tie­nen a las per­so­nas gas­tan­do fuer­tes su­mas de di­ne­ro por ro­pa, es im­por­tan­te apren­der, por lo me­nos, a usar­la”, ad­vier­te la ba­rran­qui­lle­ra.

Hoy la nue­va me­ta es pa­sar de 50 mil a 500 mil usua­rios. Tra­ba­jan con per­so­nas de la in­dus­tria de la mo­da, ac­tri­ces, pro­du­cen edi­to­ria­les y ca­da día op­ti­mi­zan el por­tal pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de los usua­rios. GC

AS­PEC­TO CLA­VE... “El di­se­ño y es­ti­lo es par­te ín­te­gra de nues­tro tra­ba­jo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.