El co­mu­ni­ca­dor que tra­ba­ja por una me­jor San­ta Mar­ta

Se in­vir­tie­ron $1.800 mi­llo­nes y aho­ra se cuen­ta con áreas de eva­lua­ción, pre­pa­ra­ción, re­cu­pe­ra­ción, y una sa­la pa­ra pro­ce­di­mien­tos en­do­vas­cu­la­res.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO José Luis Ro­drí­guez R. jose.ro­dri­guez@el­he­ral­do.co FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

Ca­mi­lo George es un con­ven­ci­do de que­rer tra­ba­jar por su ciu­dad, de ma­du­rar pro­fe­sio­nal­men­te con ca­da nue­vo re­to y for­jar las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra su ges­tión.

Se­ña­la con or­gu­llo los di­plo­mas que cuel­gan en su ofi­ci­na y co­men­ta es­tar rea­li­zan­do una maes­tría so­bre go­bierno y po­lí­ti­cas pú­bli­cas, en la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia.

Es­te sa­ma­rio se desem­pe­ña, des­de ha­ce dos años y me­dio, co­mo je­fe de co­mu­ni­ca­cio­nes de la So­cie­dad Por­tua­ria de San­ta Mar­ta. Es­tu­dió en el Co­le­gio Bi­lin­güe, fue po­li­cía cí­vi­co y egre­só co­mo co­mu­ni­ca­dor so­cial y pe­rio­dis­ta de la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na de Bo­go­tá, en 2011.

Des­de ni­ño, ase­gu­ra, le in­tere­só es­tar in­for­ma­do. Leía pe­rió­di­cos y el no­ti­cie­ro de la sie­te era fun­da­men­tal an­tes de ir­se a dor­mir. Fue avi­van­do tan­ta pa­sión por los me­dios, que en ba­chi­lle­ra­to te­nía cla­ro que se de­di­ca­ría a la co­mu­ni­ca­ción por el res­to de su vi­da.

Tra­ba­jó cer­ca de 4 me­ses en Fin­de­ter (Fi­nan­cie­ra de Desa­rro­llo Te­rri­to­rial del Es­ta­do co­lom­biano), en Bo­go­tá, co­mo se­cre­ta­rio pri­va­do del vi­ce­pre-

Te­nien­do en cuen­ta que la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar es la prin­ci­pal cau­sa de mor­bi­mor­ta­li­dad a ni­vel mun­dial, hoy día las po­lí­ti­cas de sa­lud pú­bli­ca es­tán en­ca­mi­na­das a pre­ve­nir y tra­tar las com­pli­ca­cio­nes re­la­cio­na­das con es­te ti­po de pa­to­lo­gías.

Pa­ra el con­trol de es­tas afec­cio­nes, se de­ben im­pul­sar y for­ta­le­cer los pro­gra­mas de pro­mo­ción en sa­lud y pre­ven­ción de en­fer­me­da­des, te­nien­do en cuen­ta que los fac­to­res de ries­go son el con­su­mo de ci­ga­rri­llo, la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y las dietas po­co sa­lu­da­bles.

Se­gún el doc­tor Ma­nuel Uri­na Tria­na, coor­di­na­dor del Ser­vi­cio de He­mo­di­na­mia de la Clí­ni­ca del Ca­ri­be, es­tos fac­to­res es­tán re­la­cio­na­dos con ma­los há­bi­tos de vi­da: se­den­ta­ris­mo, es­trés, ta­ba­quis­mo y ma­la nu­tri­ción.

“Al­re­de­dor de 18 mi­llo­nes de per­so­nas mue­ren en el mun­do por en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, sien­do es­ta ci­fra ma­yor que el nú­me­ro de ca­sos por en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas y cán­cer”, ase­gu­ra.

El es­pe­cia­lis­ta en car­dio­lo­gía afir­ma que pa­ra una me­jor aten­ción de pa­cien­tes, de­tec­ción tem­pra­na y tra­ta­mien­to opor­tuno de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, la Clí­ni­ca del Ca­ri­be vio la ne­ce­si­dad de rea­li­zar al­gu­nas in­ver­sio­nes en es­truc­tu­ras de tec­no­lo­gía en sa­lud, pa­ra po­der brin­dar­le una aten­ción in­te­gral a los pa­cien­tes que con­sul­tan por es­te ti­po de en­fer­me­da­des.

Por su par­te, el ge­ren­te de la Clí­ni­ca del Ca­ri­be, doc­tor Leo­nel Blan­co ase­gu­ra que con la im­ple­men­ta­ción de es­te nue­vo ser­vi­cio de he­mo­di­na­mia se le da al pa­cien­te la tran­qui­li­dad de aten­der­lo has­ta el fi­nal de su tra­ta­mien­to.

“Ya no ten­dre­mos que re­mi­tir al pa­cien­te a otra ins­ti­tu­ción de sa­lud, va­mos a dar­le in­te­gra­li­dad y con­ti­nui­dad en la aten­ción, mos­tran­do de es­ta ma­ne­ra un avan­ce en los pro­ce­sos asis­ten­cia­les de la Clí­ni­ca”, con­si­de­ra el di­rec­ti­vo.

En fin, el fac­tor di­fe­ren­cia­dor de es­te ser­vi­cio de he­mo­di­na­mia es que es­tá fun­da­men­ta­do en la ex­pe­rien­cia y aten­ción per­so­na­li­za­da de los pro­fe­sio­na­les, el tra­to cá­li­do y ama­ble que re­ci­be el pa­cien­te y la ca­li­dad del ser­vi­cio, que ca­rac­te­ri­za a la Clí­ni­ca del Ca­ri­be.

PRO­FE­SIO­NA­LES EX­PER­TOS. Ade­más del re­cur­so tec­no­ló­gi­co, re­no­va­ción de áreas (ur­gen­cia, UCI, qui­ró­fa­nos y sa­la de he­mo­di­na­mia), en­tre otras in­ver­sio­nes, la Clí­ni­ca del Ca­ri­be cuen­ta con tres car­dió­lo­gos he­mo­di­na­mis­tas, que ga­ran­ti­zan la co­ber­tu­ra 24 ho­ras del día, (Doc­to­res Car­los Co­tes, Franco Va­lle­jo y Ma­nuel Uri­na).

si­den­te co­mer­cial. Es­tan­do allí le lle­gó la opor­tu­ni­dad pa­ra tra­ba­jar en la So­cie­dad Por­tua­ria.

Hoy es el en­car­ga­do de las co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­nas y ex­ter­nas de la com­pa­ñía, ma­ne­ja me­dios, las re­la­cio­nes pú­bli­cas de la ge­ren­cia y to­do su flu­jo de in­for­ma­ción.

“La cla­ve de una bue­na co­mu­ni­ca­ción es pri­me­ro ge­ne­rar con­te­ni­dos de in­te­rés, ade­cua­dos. Se­gun­do: hay que sa­ber que les sirve a los me­dios pa­ra que re­pli­quen la in­for­ma­ción”, in­di­ca el cos­te­ño de 26 años.

Ca­mi­lo es fru­to del ma­tri­mo­nio en­tre Elías George Gon­zá­lez y Ta­tia­na Díaz Fer­man, fa­lle­ci­da en 2002. Tie­ne cua­tro her­ma­nos: Elías Jr. el ma­yor, un par de me­llos, hom­bre y mu­jer, Me­lek y Ta­na George, y una her­ma­na ma­yor de par­te de pa­dre, Va­nes­sa George, a quien tam­bién quie­re y ado­ra.

En su fa­mi­lia no hay nin­gún co­mu­ni­ca­dor, pe­ro to­dos, afir­ma, tie­nen la vo­ca­ción. Su tío, Ed­gar George, fue al­cal­de de Ba­rran­qui­lla. Su pa­dre fue dipu­tado, con­ce­jal y al­cal­de de San­ta Mar­ta, y hoy se desem­pe­ña co­mo ase­sor de la rec­to­ría de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma.

Cree que San­ta Mar­ta tie­ne un gran po­ten­cial co­mo ciu­dad y las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es­tán en la obli­ga­ción de sa­car­la ade­lan­te. En­tre sus pro­yec­tos as­pi­ra al­gún día ser al­cal­de de San­ta Mar­ta. So­lo, ad­vier­te, en el mo­men­to que la vi­da quie­ra y se en­cuen­tre pre­pa­ra­do pa­ra afron­tar un nue­vo re­to en pro de la ciu­dad.

Hoy su ru­ti­na es muy acor­de a la co­yun­tu­ra. Las efi­cien­cias por­tua­rias so­bre una nue­va car­ga o el cre­ci­mien­to de mo­vi­mien­tos son bue­nas opor­tu­ni­da­des pa­ra im­pul­sar es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción.

An­tes de des­pe­dir­se Ca­mi­lo de­ja cla­ro que el amor por su ciu­dad y su fa­mi­lia, es lo que le im­pul­sa a ser una me­jor per­so­na. En­tre los di­plo­mas de su ofi­ci­na se­ña­la una fo­to con el ín­di­ce. Son­ríe y ex­pli­ca que se tra­ta de su no­via Eri­ka Acosta y su hi­jo Jacobo, quie­nes se han con­ver­ti­do en su gran ins­pi­ra­ción y un equi­li­brio per­so­nal im­por­tan­te en su vi­da. GC

SUS IDEAS... “En nues­tra so­cie­dad nos he­mos vuel­to omi­si­vos fren­te a los pro­ble­mas que pa­san día a día. De­be­mos sen­si­bi­li­zar­nos”. SO­BRE SU LA­BOR... “Es­toy muy agra­de­ci­do con la So­cie­dad Por­tua­ria por per­mi­tir­me cre­cer co­mo pro­fe­sio­nal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.