EU­RO­PA

Gente Caribe - - Ambientes - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

To­dos ne­ce­si­ta­mos de to­dos. Na­die pue­de de­cir que pue­de rea­li­zar su vi­da a es­pal­das de los de­más. Ni tam­po­co nin­guno pue­de creer que su pro­yec­to de vi­da es so­lo re­sul­ta­do de su es­fuer­zo in­di­vi­dual. So­mos se­res so­cia­les in­mer­sos en una com­ple­ja ur­dim­bre de re­la­cio­nes. Aún a pe­sar de que es­to na­die lo du­da, a mu­chas per­so­nas les cues­ta pe­dir ayu­da. ¿Por qué cues­ta pe­dir ayu­da?

Pa­ra mu­chos pe­dir ayu­da es signo de de­bi­li­dad. Y por eso ha­cen lo im­po­si­ble por tra­tar de mos­trar­se au­to­su­fi­cien­tes y des­pre­cian to­da po­si­bi­li­dad de ayu­da. Creen que sen­tir­se ne­ce­si­ta­dos los ha­ce vul­ne­ra­bles. Por lo cual se nie­gan a re­co­no­cer su si­tua­ción y a cla­mar­les a otros que les dé una mano. Son per­so­nas cons­trui­das des­de el pa­ra­dig­ma de la au­to­su­fi­cien­cia. Es­con­den sus ne­ce­si­da­des tras ca­re­tas y po­ses de su­per­hom­bres, que lo úni­co que lo­gran es ha­cer una bue­na ca­ri­ca­tu­ra de sus ne­ce­si­da­des.

Otros no pi­den ayu­da por­que han su­fri­do ex­pe­rien­cias de des­pre­cio y de re­cha­zo. Y con­si­de­ran que si vuel­ven a so­li­ci­tar que los ayu­den vol­ve­rán a ser mal­tra­ta­dos. Es­tos han de­ja­do que una ex­pe­rien­cia se vuel­va pa­trón de com­por­ta­mien­to y no han en­ten­di­do que no to­dos los se­res hu­ma­nos so­mos igua­les, y que mu­chos son ca­pa­ces de ayu­dar. Es­tos han de­ja­do que esa ex­pe­rien­cia los con­vier­ta en re­sen­ti­dos in­ca­pa­ces de acep­tar las bon­da­des de los de­más.

Mu­chos tie­nen mie­do de que­dar­les de­bien­do a otros. Tie­nen mie­do del co­bro. Sa­ben que en la sociedad la ló- gi­ca do­mi­nan­te es la co­mer­cial, la del apro­ve­char­se del otro y la de no dar­le na­da a na­die gra­tis. En­ton­ces di­cen: “si pi­do ayu­da me em­pe­ño y des­pués no pue­do pa­gar”. Ellos pre­fie­ren su­frir la ne­ce­si­dad que sen­tir que es­tán com­pro­me­ti­dos con los de­más.

Creo que la vi­da es más sim­ple y sen­ci­lla. So­mos se­res ne­ce­si­ta­dos y eso no lo po­de­mos ne­gar. Pe­dir ayu­da nos ha­ce hu­ma­nos de verdad y nos ha­ce re­co­no­cer la ne­ce­si­dad que te­ne­mos unos de otros. No es­pe­res es­tar aho­gán­do­te pa­ra pe­dir ayu­da. No de­jes que tu or­gu­llo y tus mie­dos te lle­ven a su­frir de­rro­tas que se pu­die­ron im­pe­dir vi­vien­do la so­li­da­ri­dad. Sé al­guien ge­ne­ro­so, bon­da­do­so, que siem­pre es­tá dis­pues­to a ayu­dar a los de­más y que no tie­ne mie­do de dar de lo que tie­ne, así cons­trui­rás re­la­cio­nes en las que po­drás pe­dir ayu­da sin nin­gún te­mor. No va­le la pe­na una vi­da in­di­vi­dua­lis­ta y egoís­ta. La vi­da se vi­ve a ple­ni­tud cuan­do hay otros con quie­nes reír, llo­rar, tra­ba­jar, pe­lear y amar­se. Es con otros que to­do es­to tie­ne un sen­ti­do.

To­dos ne­ce­si­ta­mos ayu­da. Re­co­no­cer­lo nos ha­ce cre­cer y vi­vir de una me­jor for­ma nues­tra pro­pia his­to­ria. Hoy te in­vi­to a re­co­no­cer tus ne­ce­si­da­des y a pe­dir ayu­da a quien real­men­te te pue­da ayu­dar. Por­que a ve­ces lo que fa­lla no es que pi­das ayu­da sino que lo ha­gas a la per­so­na equi­vo­ca­da. No te aho­gues pu­dien­do re­ci­bir un flo­ta­dor que te sa­que ade­lan­te. El or­gu­llo no pue­de ha­cer­te vi­vir de es­pal­das a la reali­dad.

To­ma la de­ci­sión de vi­vir en li­ber­tad, sien­do al­guien que va­lo­ra a los de­más y le sir­ves con to­tal na­tu­ra­li­dad. Ten la hu­mil­dad su­fi­cien­te pa­ra de­cir­le a la per­so­na idó­nea “ne­ce­si­to ayu­da”. Je­sús de Na­za­ret es­tá siem­pre con las ma­nos abier­tas pa­ra ayu­dar­te –con sus ben­di­cio­nes– a que sal­gas ade­lan­te. No ten­gas mie­do y pi­de su ben­di­ción y su ayu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.