Desean­do lo que tie­ne el otro

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Una de las ma­nías que te­ne­mos en la vi­da dia­ria es es­tar com­pa­rán­do­nos con los de­más. Es­ta­mos cons­tan­te­men­te mi­ran­do si te­ne­mos lo que ellos tie­nen o si so­mos co­mo ellos son. Es­ta­ble­ce­mos re­la­cio­nes en las que nos me­di­mos y tra­ta­mos de mos­trar que so­mos más que ellos.

No es­tá bien vi­vir com­pa­rán­do­se con los her­ma­nos por­que na­die es igual al otro, to­dos so­mos úni­cos e irre­pe­ti­bles y te­ne­mos nues­tras pro­pias cua­li­da­des y ca­pa­ci­da­des, cla­ro, y tam­bién nues­tros de­fec­tos. Quien vi­ve com­pa­rán­do­se con los de­más su­fre mu­cho por­que no pue­de go­zar ple­na­men­te lo que tie­ne. Siem­pre hay al­go de los de­más que que­re­mos te­ner, y por es­tar mi­rán­do­los de­te­ni­da­men­te de­ja­mos de ver tan­tas ben­di­cio­nes que Dios nos ha pues­to en la vi­da. Pe­ro tam­bién su­ce­de que, a ve­ces, ve­mos que te­ne­mos mu­cho más que los de­más y eso pue­de lle­var­nos a creer que so­mos más que ellos, lo cual es to­tal­men­te fal­so. Vi­vi­mos con otros y no po­de­mos des­pre­ciar la reali­dad del otro, pe­ro te­ne­mos que sa­ber có­mo y por qué nos re­la­cio­na­mos con los de­más. No nos re­la­cio­na­mos pa­ra com­pe­tir con ellos y tra­tar de ver quién tie­ne o es más. Eso lo úni­co que trae es do­lor y su­fri­mien­to. Nos re­la­cio­na­mos con los de­más pa­ra ser con ellos, no pa­ra ser más o ser me­nos, sim­ple­men­te pa­ra cre­cer jun­to a ellos, pa­ra desa­rro­llar to­do lo que so­mos. Cuan­do nos com­pa­ra­mos con los de­más crea­mos ri­va­li­da­des que no nos per­mi­ten cons­truir­nos, sino que nos lle­van a crear am­bien­tes ten­sio­nan­tes en los lu­ga­res en los que nos mo­ve­mos dia­ria­men­te.

Una cla­ve pa­ra no com­pa­rar­nos con los de­más y crear esas re­la­cio­nes des­truc­ti­vas es te­ner bien cla­ro quié­nes so­mos y quié­nes son los de­más. To­do ese re­co­no­ci­mien­to se rea­li­za a par­tir de una au­to­es­ti­ma sa­na, es­to es, del con­cep­to emo­cio­nal equi­li­bra­do que te­ne­mos de no­so­tros mis­mos, por­que es­ta no nos per­mi­te creer que es­ta­mos en un es­ca­lón más al­to que los otros o en uno más ba­jo, sino que nos per­mi­te en­ten­der­nos co­mo per­so­nas que se re­la­cio­nan con otras que tie­nen igual dig­ni­dad.

Los que se com­pa­ran con los de­más ter­mi­nan vi­vien­do una vi­da pres­ta­da, se mue­ven al rit­mo de los otros, y lo peor es que nun­ca en­cuen­tran sa­tis­fac­ción con na­da de lo que tie­nen, ex­pe­ri­men­tan cons­tan­te­men­te un va­cío exis­ten­cial, por­que con­si­de­ran que su fe­li­ci­dad es­tá en te­ner lo que tie­nen los otros, pe­ro in­cons­cien­te­men­te lo que desean es ser co­mo los de­más, por eso pue­den te­ner lo que ven en los otros, pe­ro su in­sa­tis­fac­ción per­ma­ne­ce­rá. Quien vi­ve desean­do lo que el otro tie­ne nun­ca se­rá fe­liz y ten­drá que vi­vir en una dispu­ta, su­til o abier­ta, con­tra esa per­so­na por lo desea­do. Eso no es lo que quie­re Dios pa­ra no­so­tros. Él lo que nos pro­po­ne es que sir­va­mos, ayu­de­mos al otro, de­mos lo me­jor de no­so­tros, pa­ra que el otro se pue­da rea­li­zar co­mo ser hu­mano (Juan 13,17). Si mi­ra­mos al otro no es pa­ra desear y pe­lear por lo que tie­ne, sino pa­ra ayu­dar­le a te­ner más, a cons­truir más, a rea­li­zar­se co­mo ser hu­mano. Hoy te in­vi­to a ser due­ño de ti mis­mo, a go­zar­te lo que tie­nes y a tra­tar de ayu­dar a los otros a ser fe­li­ces. No de­jes que la en­vi­dia te pi­que ni te ha­ga ac­tuar mal. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.