El mé­di­co Juan Car­los Torres en su fa­ce­ta de pa­dre y es­po­so

Pa­ra el ci­ru­jano es una for­tu­na com­par­tir su vi­da en­tre su fa­mi­lia y su pro­fe­sión. Ir al mar con sus cua­tro hi­jos y su es­po­sa es su me­jor pa­sa­tiem­po.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO Li­li­beth Hernández García li­li­beth.her­nan­dez@el­he­ral­do.co FOTOS Or­lan­do Amador PEI­NA­DO Y MA­QUI­LLA­JE Jor­ge Cen­teno Sa­lón & Spa

“De­di­ca­do a mi pro­fe­sión, a mi fa­mi­lia, amo­ro­so con mis hi­jos, ex­tro­ver­ti­do, ale­gre, aman­te de los via­jes, muy cre­yen­te de Dios y per­fec­cio­nis­ta”. Así se des­cri­be el mé­di­co Juan Car­los Torres Del Río.

Es ba­chi­ller del Co­le­gio Li­ceo de Cer­van­tes y reali­zó su pre­gra­do de me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad del Nor­te. Ex­pre­sa que des­de muy ni­ño sin­tió que lo su­yo era es­tu­diar una ca­rre­ra que es­tu­vie­ra al ser­vi­cio de los de­más.

“En el co­le­gio me iba bien en ma­te­má­ti­cas y quí­mi­ca. Cuan­do in­gre­sé a la uni­ver­si­dad es­ta­ba fe­liz con mi ca­rre­ra, me iba bien en to­das las asig­na­tu­ras por las que uno ro­ta”. Por eso con con­vic­ción se atre­ve a de­cir que no te­nía “plan B”.

Cuen­ta que su año ru­ral lo reali­zó a bor­do de un bar­co que na­ve­ga­ba por Nor­te, Cen­tro y Su­ra­mé­ri­ca, al que le pres­ta­ba sus ser­vi­cios co­mo mé­di­co.

Es­ta ex­pe­rien­cia ex­cep­cio­nal lo lle­vó a mu­chos lu­ga­res que le per­mi­tían am­pliar el es­pec­tro pa­ra ele­gir su pos­gra­do.

A su pa­so por Bra­sil, di­ce, co­no­ció mu­chos co­le­gas, hos­pi­ta­les y clí­ni­cas es­pe­cia­li­za­das en ci­ru­gías con los que des­pe­jó du­das e hi­zo va­rios con­tac­tos.

De re­gre­so a Co­lom­bia ra­ti­fi­có su de­ci­sión. Fue así co­mo nue­va­men­te hi­zo ma­le­tas pa­ra ra­di­car­se en Bra­sil, don­de ini­ció su es­pe­cia­li­za­ción en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Por­to Ale­gre.

“Lue­go me fui pa­ra Fran­cia por­que fui be­ca­do por el go­bierno fran­cés pa­ra rea­li­zar una sub­es­pe­cia­li­dad en mi­co­ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va”.

Con ga­nas de ejer­cer en su país, re­gre- só a Co­lom­bia. Re­ve­la que ya su­ma 14 años de ex­pe­rien­cia co­mo es­pe­cia­lis­ta.

En es­te mo­men­to de la con­ver­sa­ción, Juan Car­los Torres di­ce: “ini­cial­men­te tra­ba­jé en to­das las áreas, tan­to de ci­ru­gía es­té­ti­ca co­mo re­cons­truc­ti­va y ci­ru­gía de las ma­nos, pe­ro ya des­pués, con­si­de­ro, uno no pue­de abar­car to­do, y me he de­di­ca­do prác­ti­ca­men­te a la ci­ru­gía es­té­ti­ca”.

Acla­ra que ope­ra de “ca­be­za a los pies”, pe­ro le gus­tan mu­chos las ci­ru­gías

SO­BRE SU PRO­FE­SIÓN... “Siem­pre me en­co­mien­do a Dios. El ma­yor go­ce es la sa­tis­fac­ción de mis pa­cien­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.