¿Año Nue­vo, vi­da nue­va?

Gente Caribe - - Rincón Psicológic­o - POR Ma­ría Lour­des Dá­vi­la

Pro­ba­ble­men­te, ca­da uno de us­te­des e in­clu­so mi per­so­na, pa­sa ca­da fin de año con sus se­res que­ri­dos ce­le­bran­do y brin­dan­do por el fin de un año y el co­mien­zo de otro. Ca­da fin de año, es un tiem­po en don­de la ma­yo­ría de per­so­nas, tra­za nue­vas me­tas, se pro­po­ne de­jar atrás ma­los há­bi­tos y vi­cios e in­ten­tan lle­var una vi­da li­bre de preo­cu­pa­cio­nes y/o ob­se­sio­nes in­ne­ce­sa­rias.

Pa­ra ca­da in­di­vi­duo el co­mien­zo de un nue­vo año im­pli­ca una opor­tu­ni­dad de cam­bio; un nue­vo ini­cio, en don­de se sue­ña con ob­te­ner aque­llo que no se ha lo­gra­do, en don­de se as­pi­ra con­se­guir aque­llo que evi­ta­mos por es­tar lle­nos de mie­do y, en don­de apa­re­ce un nue­vo chan­ce pa­ra vi­vir de acuer­do a los prin­ci­pios y va­lo­res en los que siem­pre has creí­do, pe­ro que tal vez en mu­chas oca­sio­nes no has apli­ca­do.

Ca­da año trae nue­vas re­so­lu­cio­nes y nue­vos plan­tea­mien­tos; sin em­bar­go, la verdad sea di­cha, ¿cuan­tas ve­ces lo­gra­mos cum­plir con aque­llo que nos proponemos al ini­ciar el año? Es ca­da vez mas co­mún ini­ciar el año lle­nos de ener­gía y ex­pec­ta­ti­va y, al ca­bo de un tiem­po, to­do aque­llo que so­ña­mos no lle­ga a con­cre­tar­se, o po­co a po­co, lo va­mos pos­ter­gan­do, has­ta que en un mo­men­to da­do se deja de tra­ba­jar por ello.

Es ca­da vez mas rá­pi­do que el es­pí­ri­tu de cam­bio se va­ya des­apa­re­cien­do, y, que va­ya­mos re­nun­cian­do mas pron­ta­men­te a los pro­pó­si­tos y re­so­lu­cio­nes desea­dos a fi­nal del año. Las ex­cu­sas pa­ra jus­ti­fi­car di­chas con­duc­tas son in­nu­me­ra­bles, pe­ro ge­ne­ral­men­te, los vie­jos há­bi­tos, la ru­ti­na, la frus­tra­ción o la fal­ta de per­se­ve­ran­cia son las prin­ci­pa­les va­ria­bles que con­tri­bu­yen a que no se ob­ten­gan las me­tas plan­tea­das.

Lo que la ma­yo­ría de in­di­vi­duos no sa­be es que, in­cons­cien­te­men­te, nos sen­ti­mos mas có­mo­dos con lo que ya es co­no­ci­do pa­ra no­so­tros; to­do aque- llo que im­pli­que al­gún cam­bio o al­go no­ve­do­so, re­sul­ta in­co­mo­do pa­ra el ser hu­mano, que pre­fie­re siem­pre es­tar en la lla­ma­da “zo­na de con­fort”.

El he­cho de sa­lir­nos de di­cha zo­na de con­fort, im­pli­ca­ría tra­ba­jar y es­for­zar­nos más y, es por es­ta ra­zón, que mu­chas ve­ces cae­mos en la tram­pa de pos­ter­gar nues­tros sue­ños y nues­tros ob­je­ti­vos.

¿Qué des­ven­ta­jas tie­nen las meP tas no cum­pli­das? R Cuan­do nos va­mos plan­tean­do nue­vas me­tas, y di­chas no se cum­plen, so­lo au­men­ta­mos nues­tro ni­vel de frus­tra­ción y de ra­bia fren­te a no­so­tros mis­mos por el he­cho de no ser ca­pa­ces de pe­lear por lo que que­re­mos. El he­cho de so­ñar y so­ñar con cier­tos ob­je­ti­vos en la vi­da y, ja­más cum­plir­los, nos lle­nan de in­se­gu­ri­dad y de im­po­ten­cia. Cons­tan­te­men­te, nos cul­pa­mos del fra­ca­so de no al­can­zar nues­tras me­tas y, di­cha cul­pa­bi­li­dad, dis­mi­nu­ye nues­tro au­to­con­cep­to y au­to­es­ti­ma. Es por es­ta ra­zón, que al ini­ciar un nue­vo año, y, al plan­tear­nos las nue­vas me­tas, de­be­mos es­tar cons­cien­tes que a la úni­ca per­so- na que es­ta­mos re­tan­do es a no­so­tros mis­mos.

Si que­re­mos evi­tar ser es­cla­vos de los vie­jos há­bi­tos y de lo que ha­ce par­te de nues­tra zo­na de con­fort es im­por­tan­te apli­car al­gu­nas de las pau­tas ex­pues­tas a con­ti­nua­ción.

En el ar­ticu­lo de hoy, pro­pon­go 5 es­tra­te­gias que te ayu­da­ran a plan­tear­te y a cum­plir nue­vas me­tas:

1 Eli­ge un área pa­ra tra­ba­jar en el año que vie­ne: Mu­chas ve­ces, nos plan­tea­mos de­ma­sia­das me­tas que no po­de­mos cum­plir y, ter­mi­na­mos sin­tién­do­nos sa­tu­ra­dos y sin sa­ber por don­de em­pe­zar. es­te 2015 es­ta­ble­ce po­cos ob­je­ti­vos pe­ro que sean im­por­tan­tes y al­can­za­bles. 2 Eli­ge tus pro­pias me­tas y ob­je­ti­vos: al plan­tear­te las re­so­lu­cio­nes del nue­vo año, ten en cuen­ta que di­chos pro­pó­si­tos son so­lo tu­yos y no de los de­más. No te pro­pon­gas ob­je­ti­vos que sa­tis­fa­gan a otros pe­ro no a ti; con es­to, so­lo con­se­gui­rás sen­tir­te des­mo­ti­va­do y sin ga­nas de cum­plir tus pro­pó­si­tos. 3 Ten en cuen­ta tus pun­tos ne­ga­ti­vos y ma­los há­bi­tos: es ne­ce­sa­rio iden­ti­fi­car y tra­ba­jar­le a las co­sas que no de­be­mos ha­cer si que­re­mos ob­te­ner nues­tros ob­je­ti­vos. 4 Es­ta­ble­ce ob­je­ti­vos que se pue­dan me­dir y que no de­pen­dan de otras per­so­nas: es fun­da­men­tal re­cal­car que las me­tas del nue­vo año no pue­den de­pen­der de la suer­te; ¿Cuan­tas per­so­nas no so­ña­ría­mos con ga­nar­nos la lo­te­ría o con en­con­trar­nos un te­so­ro per­di­do? Es por es­ta ra­zón, que es im­por­tan­te, tra­zar ob­je­ti­vos reales, me­di­bles y que pue­das ejer­cer cierto con­trol so­bre ellos. 5 En­fó­ca­te en lo que es real­men­te re­le­van­te: nue­vos há­bi­tos im­pli­can nue­vos cam­bios y nue­vos re­tos; es im­por­tan­te pre­gun­tar­te por­que mu­chas ve­ces no has lo­gra­do lo que te has pro­pues­to. Qui­zás lle­gues a la con­clu­sión de que has es­ta­do muy ocu­pa­do, po­co en­fo­ca­do e in­clu­so de­di­cán­do­le tiem­po a ta­reas y co­sas irre­le­van­tes.

mlou­da­vi­la@ gmail.com

Unas de las ca­ren­cias del hombre mo­derno que más me lla­ma la aten­ción y me cues­tio­na en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les que es­ta­ble­ce­mos to­dos los días es la aper­tu­ra al diá­lo­go. Es muy ex­tra­ño que en la épo­ca de las tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción el ser hu­mano ten­ga tan­tas di­fi­cul­ta­des pa­ra po­der co­mu­ni­car­se con los otros hom­bres con los que vi­ve. Me sor­pren­de que mu­chos quie­ran co­mu­ni­car­se con per­so­nas de otras par­tes del mun­do y al mis­mo tiem­po es­tén le­jos de los que es­tán a su al­re­de­dor.

La vio­len­cia, las rup­tu­ras de es­truc­tu­ras so­cia­les co­mo la fa­mi­lia, el cre­ci­mien­to es­ta­dís­ti­co de má­qui­nas que re­em­pla­zan a hom­bres en las ta­reas de una com­pa­ñía, ates­ti­guan que no es­ta­mos desa­rro­llan­do la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car­nos ple­na­men­te con aque­llos con los que vi­vi­mos ¿dón­de es­tá el pro­ble­ma? Creo que son mu­chas la ra­zo­nes de es­tos puen­tes ro­tos y de es­tos abis­mos en­tre hu­ma­nos que con­vi­ven y has­ta di­cen amar­se.

En prin­ci­pio hay un mie­do con­na­tu­ral a abrir­nos al otro y a de­jar­nos co­no­cer; es­to nos ha­ce ce­rra­dos y pre­ve­ni­dos, otra po­si­ble va­ria­ble de com­pren­sión son las an­sias de do­mi­nar que al­gu­nos ejer­cen a cues­ta de lo que sea, sin te­ner en cuen­ta que de esa for­ma pue­den es­tar da­ñan­do a los de­más, cre­yen­do que lo im­por­tan­te no es es­cu­char al otro, sino so­me­ter­lo e im­po­ner­se a él.

Mien­tras ten­ga­mos mie­do a abrir­nos a aque­llos que nos ne­ce­si­tan y que ne­ce­si­ta­mos y que so­lo que­re­mos do­mi­nar, no va­mos a po­der te­ner un ni­vel de co­mu­ni­ca­ción con los otros que nos ayu­de a ser ver­da­de­ra­men­te fe­li­ces, sin co­mu­ni­ca­ción no ha­brá ni re­la­ción de pa­re­ja ni re­la­ción fa­mi­liar, ni amis­tad que fun­cio­ne y nos ayu­de a ser hom­bres rea­li­za­dos.

Se­guir sin tra­ba­jar nues­tra ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción nos arrin­co­na en el do­lor y en la no fe­li­ci­dad. Na­die pue­de ser ver­da­de­ra­men­te hu­mano sin es­tar en co­mu­ni­ca­ción con otros se­res hu­ma­nos, to­dos ne­ce­si­ta­mos en­trar en una re­la­ción de diá­lo­go con los otros, por­que es­ta nos ayu­da a des­cu­brir­nos a no­so­tros mis­mos y a co­no­cer­nos, pe­ro tam­bién nos ayu­da a re­co­no­cer la pre­sen­cia del otro que ne­ce­si­ta de la mis­ma for­ma en­trar en co­mu­ni­ca­ción con sus se­me­jan­tes.

Es fun­da­men­tal, en es­ta épo­ca en la que las per­so­nas es­tán co­nec­ta­das pe­ro au­sen­tes de su en­torno al mis­mo tiem­po, cues­tio­nar­nos acer­ca de la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car­nos con los de­más y to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra me­jo­rar el diá­lo­go con aque­llos que com­par­ti­mos el tiem­po y el es­pa­cio. Es­toy se­gu­ro que tú que me es­tas le­yen­do ne­ce­si­tas re­vi­sar al­gu­nos pun­tos que te cie­rran a los de­más y que te ge­ne­ran con­flic­tos in­ne­ce­sa­rios; por ello te in­vi­to a re­vi­sar si tie­nes mie­do a abrir­te a los otros o te do­mi­nan esas an­sias de ser más que los otros y que es­tos sien­tan, ha­blen y pien­sen co­mo tú lo ha­ces.

Eso es lo que hoy tie­nes que em­pe­zar a tra­ba­jar. Es­toy se­gu­ro que, me­jo­rar en la co­mu­ni­ca­ción in­ter­per­so­nal es un ca­mino se­gu­ro pa­ra cons­truir la vi­da jun­to a los que te ro­dean. No per­mi­tas que tus re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, la­bo­ra­les o de pa­re­ja se va­yan en­frian­do por no te­ner una bue­na co­mu­ni­ca­ción, es ne­ce­sa­rio abrir­nos sin mie­do a ex­pre­sar­nos y a es­cu­char a los otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.