Jor­ge Quin­te­ro, un mé­di­co de co­ra­zón MUY PER­SO­NAL

El neu­mó­lo­go ba­rran­qui­lle­ro es uno de los po­cos mé­di­cos en Co­lom­bia es­pe­cia­li­za­do en hi­per­ten­sión pul­mo­nar. Su de­di­ca­ción lo ha lle­va­do a desem­pe­ñar­se con éxi­to en es­te cam­po de la me­di­ci­na. a mi fa­mi­lia y el tra­ba­jo. la me­dio­cri­dad la per­se­ve­ran­cia. Is

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO Dia­na So­fía Po­lo dia­na.po­lo@el­he­ral­do.co FO­TOS Gio­vanny Es­cu­de­ro

“Ven­go de una fa­mi­lia en don­de mis pa­pás y dos de mis tres her­ma­nos son in­ge­nie­ros, pe­ro yo siem­pre qui­se ser mé­di­co”, di­ce Jor­ge Quin­te­ro des­de la aco­ge­do­ra sa­la de su apar­ta­men­to. Su for­ma de ha­blar es apa­ci­ble, al igual que la at­mós­fe­ra que lo ro­dea. Es­te ba­rran­qui­lle­ro de 34 años es uno de los po­cos es­pe­cia­lis­tas en hi­per­ten­sión pul­mo­nar en el país, una en­fer­me­dad cró­ni­ca, in­cu­ra­ble e inusual que afec­ta a to­da la po­bla­ción. Es­ta con­sis­te en un au­men­to de la pre­sión en las ar­te­rias de los pul­mo­nes, lo cual oca­sio­na que el la­do de­re­cho del co­ra­zón se es­fuer­ce más de lo nor­mal, desem­bo­can­do en fa­llas car­día­cas.

De acuer­do a es­ta­dís­ti­cas de 2013 de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Hi­per­ten­sión Pul­mo­nar, en Co­lom­bia exis­ten al­re­de­dor de 2500 per­so­nas que la pa­de­cen. Asi­mis­mo, la Fun­da­ción Co­lom­bia­na de Hi­per­ten­sión Pul­mo­nar re­gis­tra 12 es­pe­cia­lis­tas que la tra­tan, en­tre car­dió­lo­gos y neu­mó­lo­gos.

“A me­di­da en que uno va avan­zan­do en la ca­rre­ra, le va in­tere­san­do más un cam­po que el otro. Mu­chos mé­di­cos no in­gre­san a la fa­cul­tad sa­bien­do qué es lo que quie­ren ha­cer. En mi ca­so, me es­pe­cia­li­cé en neu­mo­lo­gía y den­tro de esa ra­ma, en el tra­ta­mien­to de la hi­per­ten­sión pul­mo­nar”, ex­pli­ca Jor­ge.

Sus es­tu­dios de ba­chi­lle­ra­to y pre­gra­do los reali­zó en Ba­rran­qui­lla, en el co­le­gio San Jo­sé y en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, de don­de se gra­duó a los 23 años. Lue­go de es­to se mu­dó a Bo­go­tá, en

don­de cur­só dos es­pe­cia­li­za­cio­nes: una en Neu­mo­lo­gía y una en Me­di­ci­na In­ter­na, en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na.

Cuan­do es­tu­dia­ba en es­ta ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va co­no­ció a su es­po­sa Clau­dia, una lla­ne­ra que tam­bién es mé­di­ca, pe­ro es­pe­cia­li­za­da en Psi­quia­tría. Con ella tie­ne nue­ve años de re­la­ción y sie­te de ca­sa­dos. La for­ta­le­za de su unión se evi­den­cia en la for­ma en que se co­mu­ni­can. “Jor­ge es una per­so­na muy sim­pá­ti­ca e in­te­li­gen­te. Tam­bién es ca­ri­ño­so, de­di­ca­do y so­bre to­do muy per­sis­ten­te”, di­ce Clau­dia.

Al fi­na­li­zar sus es­pe­cia­li­za­cio­nes, se mu­da­ron a la ciu­dad na­tal de es­te neu­mó­lo­go. “Cuan­do ter­mi­né de es­tu­diar te­nía mu­chas ofer­tas pa­ra que­dar­me tra­ba­jan­do en Bo­go­tá, pe­ro yo te­nía muy cla­ro que me iba a de­vol­ver a Ba­rran­qui­lla. No sa­bía si con Clau­dia. ¡Me la tra­je se­cues­tra­da!”, co­men­ta Jor­ge y las ri­sas inun­dan la sa­la. Pa­ra ellos la ca- li­dad de vida y la tran­qui­li­dad son muy im­por­tan­tes, y es­to tam­bién los mo­ti­vó a mu­dar­se. Cuen­ta Jor­ge que aun­que no con­si­de­ra que Bo­go­tá sea una ma­la ciu­dad, re­sal­ta que es in­du­da­ble que en es­ta se tie­ne me­nos tiem­po per­so­nal. “En Ba­rran­qui­lla pue­do ha­cer co­sas sencillas como lle­var y traer a mi hi­jo del co­le­gio”, ex­pli­ca. UN MÉ­DI­CO EN­TRE­GA­DO. Jor­ge com­ple­men­tó sus es­pe­cia­li­za­cio­nes con un en­tre­na­mien­to de tres me­ses en Neu­mo­lo­gía In­ter­ven­cio­nis­ta en el MD An­der­son Cancer Cen­ter de la Uni­ver­si­dad de Te­xas. “En Es­ta­dos Uni­dos me es­pe­cia­li­cé en to­do el te­ma de rea­li­zar pro­ce­di­mien­tos con un bron­cos­co­pio. Es­te es el cen­tro pa­ra tra­ta­mien­to de cán­cer más im­por­tan­te del mun­do. Com­pa­rán­do­lo con Co­lom­bia, en don­de te­ne­mos me­nos re­cur­sos y tec­no­lo­gía, de­bo res­ca­tar que en el país es­ta­mos ha­cien­do las co­sas más o me­nos pa­re­ci­do a ellos”, re­cuer­da Jor­ge.

Pa­ra es­te mé­di­co, uno de los ele­men­tos más im­por­tan­tes que de­be te­ner una per­so­na que se de­di­que a su pro­fe­sión es res­pe­to por la gen­te. Una de las co­sas que más le exas­pe­ra, es cuan­do en su gre­mio se evi­den­cian las ac­ti­tu­des fa­ci­lis­tas o me­dio­cres, ya que ase­gu­ra que al afec­tar di­rec­ta­men­te la vida de las per­so­nas se de­be “dar lo me­jor de sí”.

Jor­ge agre­ga que el com­pro­mi­so con los pa­cien­tes tam­bién de­be ser se­rio por el es­fuer­zo y las di­fi­cul­ta­des que con­lle­van sa­car ade­lan­te es­ta ca­rre­ra. Re­cuer­da que cuan­do es­ta­ba en la uni­ver­si­dad, la ma­yo­ría de sus ami­gos no es­tu­dia­ron mdi­ci­na, ra­zón por la cual te­nían más tiem­po, se gra­dua­ban más rá­pi­do y em­pe­za­ban a ga­nar di­ne­ro más tem­prano. “Mu­chos de ellos se iban del país y cuan­do re­gre­sa­ban de va­ca­cio­nes, siem­pre me man­te­nían por­que de­cían que yo nun­ca te­nía pla­ta”, di­ce en tono hu­mo­rís­ti­co.

Cuan­do no es­tá con sus pa­cien­tes o con su fa­mi­lia, el golf con­su­me gran par­te de su tiem­po. Aun­que acep­ta que no es muy bueno ju­gan­do el de­por­te, se de­di­ca a es­te por­que le ayu­da a con­tro­lar el es­trés. Asi­mis­mo, se de­cla­ra un lec­tor con­su­ma­do, sien­do sus pre­fe­ri­dos el es­cri­tor y bio­quí­mi­co Isaac Asimov, el ita­liano Um­ber­to Eco y el che­co Mi­lan Kun­de­ra. GC

SO­BRE SUS AFI­CIO­NES... “To­do el día es­cu­cha­mos mú­si­ca en nues­tra ca­sa. Se va­len to­dos los gé­ne­ros: jazz, rock, sal­sa, clá­si­co”.

SO­BRE BA­RRAN­QUI­LLA... “Siem­pre su­pe que que­ría re­gre­sar a Ba­rran­qui­lla. Aquí uno go­za de ma­yor ca­li­dad de vida”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.