¿Ne­ce­si­tas la apro­ba­ción de los de­más?

Gente Caribe - - Rincón Psicológic­o - POR Ma­ría Lour­des Dá­vi­la

De al­gu­na u otra ma­ne­ra, to­dos en al­gu­na me­di­da, sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de apro­ba­ción; di­cha ne­ce­si­dad, no es al­go ne­ga­ti­vo como tal, a me­nos de que crez­ca de for­ma des­pro­por­cio­na­da.

La ne­ce­si­dad de apro­ba­ción se con­vier­te en un ver­da­de­ro pro­ble­ma cuan­do to­dos nues­tros es­fuer­zos y ener­gías se cen­tran en lo­grar ob­te­ner la apro­ba­ción de los de­más. Mu­chos in­di­vi­duos son in­cons­cien­tes de que tie­nen di­cho pro­ble­ma y, no se dan cuen­ta, que es­ta si­tua­ción ge­ne­ra un gran obs­tácu­lo que les im­pi­de avan­zar en di­ver­sos es­ce­na­rios.

Como ya lo men­cio­ne an­te­rior­men­te, en cier­tas oca­sio­nes, es ló­gi­co que las va­lo­ra­cio­nes de los de­más ten­gan va­lor pa­ra no­so­tros e in­flu­yan en nues­tra per­cep­ción so­bre no­so­tros mis­mos; sin em­bar­go, en el ar­tícu­lo de hoy, qui­sie­ra ha­blar es so­bre la ne­ce­si­dad pa­to­ló­gi­ca de apro­ba­ción. Di­cha ne­ce­si­dad pa­to­ló­gi­ca se da en su­je­tos de­pen­dien­tes emo­cio­nal­men­te y, en in­di­vi­duos, que no sa­ben es­ta­ble­cer lí­mi­tes.

Las per­so­nas que ne­ce­si­tan siem­pre la apro­ba­ción ex­ter­na, ba­san to­das sus con­duc­tas y to­das sus de­ci­sio­nes de­pen­dien­do de lo que di­gan y opi­nen los de­más; pa­ra ellos, lo que di­gan los de­más es la ley, y sus pro­pias pos­tu­ras y plan­tea­mien­tos son ca­ren­tes to­tal­men­te de va­lor.

Di­chos in­di­vi­duos sien­ten que su vida se vie­ne abajo cuan­do re­ci­ben des­apro­ba­ción o crí­ti­ca por par­te de los de­más; sin em­bar­go, se sien­ten eu­fó­ri­cos y ca- si ma­nia­cos, cuan­do re­ci­ben ha­la­gos y mues­tras de ad­mi­ra­ción.

Las per­so­nas con ne­ce­si­dad de apro­ba­ción pa­to­ló­gi­ca cam­bian cons­tan­te­men­te de es­ta­dos emo­cio­na­les, ya que su bie­nes­tar psí­qui­co y emo­cio­nal, es­tá pues­to en las ma­nos de otros.

Por ejem­plo, un pa­dre que le di­ce cons­tan­te­men­te a su hi­jo que es un “bueno pa­ra na­da”, que no tie­ne nin­gu­na ha­bi­li­dad y que no sal­drá ade­lan­te, da­rá pro­ba­ble­men­te a un adul­to in­se­gu­ro, con baja au­to­es­ti­ma y con la ne­ce­si­dad de ob­te­ner la apro­ba­ción de los de­más con tal de va­li­dar su yo. Exis­ten al­gu­nas con­duc­tas que nos per­mi­ten iden­ti­fi­car si es­ta­mos sa­cri­fi­can­do nues­tro yo con tal de ob­te­ner apro­ba­ción ex­ter­na. Di­chas con­duc­tas son: 1- No sa­ber de­cir que NO 2- Sen­tir­se tris­te, des­mo­ti­va­do y/o frus­tra­do cuan­do se re­ci­be des­apro­ba­ción o crí­ti­ca. 3- A pe­sar de no es­tar de acuer­do con al­gu­na opi­nión/pos­tu­ra de otro, mos­trar­se de­ma­sia­do ama­ble. 4- Evi­tar te­ner opi­nio­nes y va­lo­ra­cio­nes pro­pias o cam­biar de opi­nión so­lo pa­ra agra­dar a los de­más.

Cuan­do un in­di­vi­duo quie­re com­ba­tir el pro­ble­ma que ge­ne­ra de­pen­der de la apro­ba­ción ex­ter­na de for­ma cons­tan­te, es im­por­tan­te que ten­ga en cuen­ta que: Es im­po­si­ble agra­dar a to­das las

per­so­nas. Tus creen­cias y tus opi­nio­nes son igual de im­por­tan­tes que la de los de­más. Cuan­do re­ci­bes crí­ti­ca/re­cha­zo fren­te a una idea o con­duc­ta no sig­ni­fi­ca que te es­tén re­cha­zan­do como per­so­na. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.