MO­DA UR­BA­NA

“Ha­go ro­pa pa­ra to­dos los ‘pe­laos’ ba­ca­nos de la ciu­dad que se quie­ren ves­tir bien to­do el tiem­po y a buen pre­cio”, di­ce Carlos, quien agre­ga que sus tres mar­cas de ca­mi­se­tas, ca­mi­si­llas, bermudas y pan­ta­lo­nes se han con­ver­ti­do en “re­fe­ren­tes de la mo­da u

Gente Caribe - - Protagonis­ta -

mun­do del pe­rio­dis­mo. En La Li­ber­tad in­for­mó so­bre di­fe­ren­tes fuen­tes, pe­ro uno de sus tra­ba­jos más sig­ni­fi­ca­ti­vos fue el cu­bri­mien­to del Rei­na­do Na­cio­nal de Be­lle­za, even­to so­bre el que re­por­tó du­ran­te 18 años.

“Re­cién en­tra­do al pe­rió­di­co me man­da­ron a Car­ta­ge­na, al Rei­na­do. Ese año apo­yé mu­cho a Li­zeth Mahe­cha. Te­nía­mos 17 años de no te­ner rei­na y nos tra­ji­mos la co­ro­na. El pe­rió­di­co lo va­ti­ci­nó dos días an­tes. Al año si­guien­te vol­vi­mos a ga­nar con Ma­ri­bel Gutiérrez. A par­tir de es­to mu­cha gen­te em­pe­zó a se­guir mis pro­nós­ti­cos”, re­cuer­da Carlos con afec­to.

Aun­que hoy se en­cuen­tra en­fo­ca­do en sus mar­cas de ro­pa ur­ba­na, su pa­so por el mun­do del pe­rio­dis­mo lo lle­nó de apren­di­za­jes in­va­lua­bles. “Pa­ra mí los pe­rio­dis­tas son los se­res más crea­ti­vos e in­te­li­gen­tes por­que tie­nen que ha­cer has­ta lo im­po­si­ble pa­ra en­con­trar in­for­ma­ción. Uno se vuel­ve muy re­cur­si­vo”, di­ce es­te em­pren­de­dor.

UN CA­MINO EN LOS NE­GO­CIOS. Cu­rio­sa­men­te, fue a tra­vés del pe­rio­dis­mo que Carlos ini­ció su ca­rre­ra en los ne­go­cios. Cuen­ta que un día en que no ha­bía fo­tó­gra­fo en el dia­rio lo en­via­ron a ha­cer una asig­na­ción en el Pa­seo de Bo­lí­var. La se­sión era con el pai­sa Ra­mi­ro Zu­lua­ga, en ese en­ton­ces de­di­ca­do al co­mer­cio. Zu­lua­ga fue uno de los prin­ci­pa­les ges­to­res de la re­vi­ta­li­za­ción co­mer­cial del cen­tro de la ciu­dad, un pro­ce­so que ini­ció en 1994 y a tra­vés del cual se re­cu­pe­ra­ron di­fe­ren­tes edi­fi­cios que es­ta­ban en com­ple­to aban­dono.

“Cuan­do lle­gué a la en­tre­vis­ta y me pu­se a ha­blar con Ra­mi­ro nos caí­mos muy bien. Él de­po­si­tó su con­fian­za en mí y me dio las lla­ves pa­ra abrir mi primer lo­cal”, re­cuer­da Carlos. No obs­tan­te, el amor por el co­mer­cio tam­bién es­tá en su san­gre. Al­fon­so Peláez, su pa­dre de ori­gen pai­sa, ven­día mer­can­cía en Gua­ca­ma­yal, Mag­da­le­na.

Carlos ex­pre­sa con pro­pie­dad que gra­cias al ofi­cio de Al­fon­so y de la de­di­ca­ción de su ma­dre, él y sus tres her­ma­nos, David, Am­pa­ro y Da­ni­sa, cre­cie­ron y “son to­do lo que son”. “Si no hu­bie­ra si­do por el sa­cri­fi­cio de nues­tros pa­dres no ha­bría­mos al­can­za­do mu­chas de las co­sas que te­ne­mos hoy en día”, di­ce con or­gu­llo es­te crea­ti­vo em­pren­de­dor y pe­rio­dis­ta re­ti­ra­do. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.