Vi­vir a la de­fen­si­va: ¿ga­nan­cia o pér­di­da?

5.

Gente Caribe - - Rincón Psicológic­o - POR Ma­ría Lour­des Dá­vi­la

Exis­ten mo­men­tos en nues­tra vida en don­de so­mos sen­si­bles an­te cual­quier es­tí­mu­lo; una mi­ra­da, una fra­se o una crí­ti­ca, son ca­pa­ces de pren­der to­das nues­tras alar­mas y co­lo­car­nos en un es­ta­do de­fen­si­vo en don­de es­ta­mos a la ex­pec­ta­ti­va de que es­ta­mos a pun­to de re­ci­bir un gol­pe ba­jo.

A me­di­da que per­ci­bi­mos que vie­ne una ame­na­za, va­mos pre­pa­ran­do nues­tra con­duc­ta de res­pues­ta y, mu­chas ve­ces, di­cha res­pues­ta no es la más in­di­ca­da.

La ma­yo­ría de in­di­vi­duos no nos po­ne­mos a la de­fen­si­va de for­ma in­ten- cio­nal; bá­si­ca­men­te, se tra­ta de una reac­ción au­to­ma­ti­za­da que se ac­ti­va an­te de­ter­mi­na­dos es­ti­mu­los pro­ve­nien­tes de otras per­so­nas. A pe­sar de que di­cha con­duc­ta de­fen­si­va no es ge­ne­ra­da de for­ma in­ten­cio­nal, es­to no sig­ni­fi­ca, que no po­da­mos iden­ti­fi­car­la y cam­biar­la, ya que, en un fu­tu­ro, es­tas con­duc­tas so­lo ge­ne­ran con­flic­tos y ma­les­tar emo­cio­nal.

Vi­vir a la de­fen­si­va no nos pro­vee de nin­gún ti­po de ga­nan­cia; por lo con­tra­rio, es­tar siem­pre a la de­fen­si­va nos au­men­ta el ni­vel de an­sie­dad y ten­sión, nos afec­ta las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les y, no nos per­mi­te ser em­pá­ti­cos o abier­tos fren­te a las pos­tu­ras y opi­nio­nes de los de­más.

En mu­chas oca­sio­nes, es acer­ta­do es­tar un po­co a la de­fen­si­va; sin em­bar­go, exis­ten per­so­nas que con­vier­ten en há­bi­to el vi­vir de es­ta for­ma y, di­cha con­duc­ta, la em­plean en to­dos los con­tex­tos de sus vi­das, lo que ge- ne­ra gran­des con­se­cuen­cias.

Es­tar siem­pre a la de­fen­si­va es una ex­pre­sión de po­co con­trol e in­te­li­gen­cia emo­cio­nal; ge­ne­ral­men­te, una per­so­na in­se­gu­ra, que no con­fía en sus ca­pa­ci­da­des y que no es ca­paz de con­tro­lar sus emo­cio­nes fren­te a de­ter­mi­na­das per­so­nas o si­tua­cio­nes, son aque­llas que adop­tan el es­tar siem­pre en aler­ta.

Las per­so­nas que vi­ven a la de­fen­si­va, ge­ne­ral­men­te, pre­sen­tan al­gu­nas con­duc­tas ta­les como:

1. El uso cons­tan­te del sar­cas­mo.

2. No pi­den nun­ca nin­gún ti­po de ex­pli­ca­ción sino que pre­fie­ren in­ter­pre­tar­lo a su mo­do.

3. Pa­ra to­do exis­te un ‘pe­ro’.

4. Las dis­cu­sio­nes y de­ba­tes son con­si­de­ra­dos un cam­po de ba­ta­lla en don­de hay per­de­do­res y ga­na­do­res. No asu­men la res­pon­sa­bi­li­dad de sus ac­tos y, pa­ra jus­ti­fi­car­los, dan ra­zo­nes fal­sas.

6. In­ter­pre­tan fra­ses y si­tua­cio­nes neu

tras como ame­na­zan­tes.

Exis­ten di­ver­sas ra­zo­nes por las que desa­rro­lla­mos con­duc­tas de­fen­si­vas. El es­trés, las ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas del pa­sa­do, la pro­tec­ción a nues­tra in­ti­mi­dad y, una his­to­ria cons­tan­te de re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les inade­cua­das, son al­gu­nas ra­zo­nes por las que una per­so­na pue­de adop­tar vi­vir de­fen­si­va­men­te. A pe­sar de que exis­ten ra­zo­nes que ex­pli­quen el vi­vir cons­tan­te­men­te de for­ma de­fen­si­va, es­to no sig­ni­fi­ca, que di­chas ra­zo­nes son ex­cu­sas pa­ra se­guir vi­vien­do de es­ta for­ma. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.