En un rin­cón del ba­rrio El Pra­do en Ba­rran­qui­lla

Es una de las ca­sas pa­tri­mo­nia­les más lin­das de la ciu­dad. En ella se evi­den­cia un vi­vo ejem­plo de có­mo el es­ti­lo re­pu­bli­cano se man­tie­ne hoy en día.

Gente Caribe - - Ambientes - FO­TOS Y PRO­DUC­CIÓN Vi­vian Saad

Co­no­cer par­te de la his­to­ria de Ba­rran­qui­lla a tra­vés de su ar­qui­tec­tu­ra es fas­ci­nan­te. Re­co­rrer ca­lles de ba­rrios co­mo El Pra­do o Be­lla­vis­ta, en el nor­te de la ciu­dad, y ob­ser­var an­ti­guas man­sio­nes, por mo­men­tos te­le­trans­por­ta al ca­mi­nan­te a una épo­ca do­ra­da.

Un ejem­plo vi­vo de es­te ti­po de es­truc­tu­ras es una edi­fi­ca­ción ubi­ca­da en el ba­rrio El Pra­do. La ca­sa da­ta de 1922 y bas­ta so­lo con mi­rar­la por fue­ra pa­ra que­rer en­trar. El es­ti­lo del lu­gar guar­da fiel sin­cro­nía a sus pa­tro­nes re­pu­bli­ca­nos, ya que cuen­ta con una fa­cha­da an­gos­ta que con­tras­ta con un fon­do lar­go. Es­to se su­ma a un ca­mino que des­de la en­tra­da co­mu­ni­ca con la puer­ta prin­ci­pal.

Al in­gre­sar se pro­du­ce la sen­sa­ción de es­tar en otro am­bien­te. La ma­jes­tuo­sa lám­pa­ra de ara­ña que cuelga del te­cho del am­plio re­ci­bi­dor de la vi­vien­da es un ejem­plo de es­to, al igual que los ar­cos pro­fun­dos en sus pa­re­des que con­ta­gian de nos­tal­gia a quien vi­si­te el lu­gar. Ca­mino aden­tro, los mue­bles y cua­dros de la vi­vien­da es­tán en sin­to­nía con es­te es­ti­lo. El bar de la ca­sa y el co­me­dor son ori­gi­na­les, aun­que es­te úl­ti­mo fue ven­di­do.

Sus cuar­tos y pa­si­llos ha­cen ga­la de su entorno. Sa­lir ha­cia su am­plio pa­tio y sen­tar­se so­bre los me­ce­do­res pro­du­ce sen­sa­cio­nes de li­ber­tad y tran­qui­li­dad. Con­ver­ti­do en un hos­tal que hoy día, gra­cias a la proeza de su pro­pie­ta­ria es con­ser­va­do con re­ce­lo, se pre­sen­ta co­mo vi­vo ejem­plo de ho­gar pa­tri­mo­nio. Y es que “ubi­car lu­ga­res con­ser­va­dos así en Ba­rran­qui­lla es una gran ha­za­ña”, co­men­ta el ar­qui­tec­to Mau­ri­cio Múnera. Así mis­mo, ex­pli­ca que “la al­ter­na­ti­va uti­li­za­da por la pro­pie­ta­ria de es­te in­mue­ble ha si­do la con­ju­ga­ción de mu­chos fac­to­res y va­ria­bles de ti­po fa­mi­liar, eco­nó­mi­co, y, so­bre to­do, de co­no­ci­mien­to de los va­lo­res ar­qui­tec­tó­ni­cos de su pro­pie­dad”.

El pro­fe­sio­nal aña­de que es­ta cons­truc­ción co­bra im­por­tan­cia an­te la

SO­BRE EL DE­TRI­MEN­TO... “Es un pe­sar. Veo las ca­sas de­mo­li­das y me mue­ro de ver­güen­za”.

SO­BRE LA CA­SA “Re­co­rrer es­tas vi­vien­das es to­da una ex­pe­rien­cia. Es­te es un ejem­plo de pues­ta en va­lor”.

in­ter­ven­ción con fi­nes co­mer­cia­les y ade­cua­cio­nes que se ha­cen so­bre otros “te­so­ros ar­qui­tec­tó­ni­cos” de La Are­no­sa. “Son esas mo­di­fi­ca­cio­nes las que en mu­chos ca­sos ter­mi­nan des­di­bu­jan­do las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les del lu­gar y, por lo tan­to, de la ciu­dad”, ex­pli­có Múnera.

Agre­gó que es­to con­du­ce ne­ce­sa­ria­men­te a “per­der los va­lo­res ori­gi­na­les del lu­gar”. En ese or­den de ideas, co­mo lo ha re­gis­tra­do es­ta ca­sa edi­to­rial, la pau­la­ti­na des­apa­ri­ción de es­tos te­so­ros his­tó­ri­cos tie­ne preo­cu­pa­dos a los co­no­ce­do­res del te­ma. El de­rrum­be de es­tas pa­ra dar­le pa­so a nue­vas es­truc­tu­ras es ca­da vez más fre­cuen­te, “la nue­va re­gla­men­ta­ción que com­pe­te la ade­cua­ción y nue­vos usos de la pro­pie­dad re­de­fi­nen la es­truc­tu­ra, per­dien­do sus esen­cia”. Así mis­mo, re­cal­ca que con­ser­var es­tos bie­nes ha­bla bien de la ciu­dad, al pre­ser­var la his­to­ria y cons­truir un me­jor fu­tu­ro. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.