Ma­ter­ni­dad sin pre­sio­nes ni ata­du­ras

Gente Caribe - - Rincón Psicológic­o - POR Ma­ría Lour­des Dá­vi­la *Psi­coa­na­lis­ta

Des­de ha­ce al­gún tiem­po he no­ta­do la gran can­ti­dad de eti­que­tas que se uti­li­zan pa­ra to­dos los te­mas re­fe­ren­tes a la ma­ter­ni­dad. Co­mo psi­có­lo­ga y co­mo fu­tu­ra ma­dre, me he da­do cuen­ta de la enor­me pre­sión a la que mu­chas ma­dres es­tán su­je­tas.

La vi­da del ser hu­mano es­tá lle­na de blan­cos, ne­gros y gri­ses; exis­ten cier­tas creen­cias y teo­rías que com­par­to so­bre al­gu­na pos­tu­ra; sin em­bar­go, eso no sig­ni­fi­ca que com­par­ta to­dos sus pos­tu­la­dos. Per­so­nal­men­te, no es­toy de acuer­do con te­ner que com­par­tir mi es­ti­lo de crian­za con ter­ce­ros; creo que la gran ma­yo­ría de ma­dres cría a sus hi­jos de la for­ma en la que ellas sien­ten que es­tán ha­cien­do lo me­jor. To­da ma­dre no na­ció sa­bien­do qué ha­cer, có­mo ac­tuar ni, por su­pues­to, có­mo criar a sus hi­jos; sin em­bar­go, to­das las mu­je­res que de­ci­die­ron ser ma­dres en­con­tra­ron una for­ma ade­cua­da pa­ra ha­cer­lo. A pe­sar de que ca­da ma­dre ma­ni­fies­ta su amor y su ca­ri­ño de dis­tin­ta ma­ne­ra, ca­da una in­ten­ta dar lo me­jor de sí.

Cons­tan­te­men­te me pre­gun­to el por­qué las ma­dres se cri­ti­can cons­tan­te­men­te las unas a las otras; ¿por qué en vez de cri­ti­car­nos no nos pro­po­ne­mos apo­yar­nos?

Es­toy to­tal­men­te en desacuer­do con los con­ti­nuos se­ña­la­mien­tos y juz­ga­mien­tos que se ha­cen a las mu­je­res so- bre si es una bue­na o una ma­la ma­dre; ¿es me­jor ma­dre la que de­ci­de lac­tar a su hi­jo que la que le da te­te­ro? (ri­sas)… ¡Oja­lá to­do fue­ra tan fá­cil de me­dir!

Los estilos de crian­za son in­nu­me­ra­bles y ca­da ma­dre de­ci­de criar a su hi­jo no so­lo en ba­se a su vo­lun­tad de ser bue­na o ma­la ma­dre, sino, tam­bién, por sus ex­pe­rien­cias an­te­rio­res y cir­cuns­tan­cias ac­tua­les. Pien­so que pa­ra juz­gar a al­guien es ne­ce­sa­rio po­ner­nos pri­me­ro en su si­tua­ción. Es­toy con­ven­ci­da de que to­da ma­dre no de­be dar pie a ofre­cer nin­gún ti­po de ex­pli­ca­ción ni ser su­je­ta a nin­gún ti­po de pre­sión.

Nin­gu­na ma­dre es per­fec­ta y si exis­te al­gu­na me en­can­ta­ría co­no­cer­la; en cual­quier pro­ce­so de apren­di­za­je es ne­ce­sa­rio equi­vo­car­se y, en la ma­ter­ni­dad, son mu­chas las equi­vo­ca­cio­nes y erro­res que uno pue­de co­me­ter.

Co­mo fu­tu­ra ma­dre, des­co­noz­co real­men­te si se­ré una bue­na o una ma­la ma­dre; lo úni­co que sí sé es que voy a tra­tar de ha­cer lo me­jor que pue­da pa­ra dar­le lo me­jor a mi hi­ja y pa­ra ofre­cer­le to­do el amor y el ca­ri­ño que mis pa­dres me die­ron.

Ten­go cla­ro que con es­te ar­tícu­lo no voy a ge­ne­rar un cam­bio en el mun­do ni a cam­biar a na­die so­bre sus pos­tu­ras e ideo­lo­gías acer­ca de la crian­za de sus hi­jos; lo úni­co que sí es­pe­ro es que es­te ar­tícu­lo lle­ve a las mu­je­res a vi­vir la ma­ter­ni­dad li­bre­men­te.

Vi­vir la ma­ter­ni­dad li­bre­men­te es ser ma­dre sin nin­gún ti­po de pre­sión, com­ple­jo e in­fluen­cia ex­ter­na que im­pi­da dis­fru­tar­la y que no apor­ta ab­so­lu­ta­men­te na­da.

In­vi­to a to­das las mu­je­res a ser li­bres de es­co­ger la for­ma que crían a sus hi­jos y a ser li­bres de co­me­ter erro­res. Co­mo ma­dres, nues­tro ob­je­ti­vo es dar­les a nues­tros hi­jos el amor su­fi­cien­te pa­ra que lle­guen a ser per­so­nas ple­nas, ca­pa­ces de ser fe­li­ces y de amar a otros. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.