De­ci­do hoy, vi­vo ma­ña­na

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Hoy vi­vi­mos las con­se­cuen­cias de lo que hi­ci­mos ayer. Pa­de­ce­mos las con­se­cuen­cias de los erro­res co­me­ti­dos y pa­ga­mos, a un pre­cio muy al­to, las de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das que to­ma­mos. Son mu­chos los mo­men­tos en los que nos pre­gun­ta­mos ¿por qué tu­ve que ac­tuar de esa ma­ne­ra? ¿por qué no pu­de con­tro­lar­me y ac­tuar con dis­ci­pli­na? Son pre­gun­tas que ya no re­sol­ve­rán los pro­ble­mas que aho­ra se tie­nen o las si­tua­cio­nes ge­ne­ra­das por esas ac­cio­nes del pa­sa­do.

Con­si­de­ro que lo que se pue­de ha­cer es apren­der de esas si­tua­cio­nes pa­ra no vol­ver­las a co­me­ter. Te­ne­mos que ac­tuar con mu­cha in­te­li­gen­cia y pru­den­cia pa­ra así po­der ase­gu­rar que en el fu­tu­ro no nos la­men­ta­re­mos. Na­die nos pue­de ga­ran­ti­zar que to­do sal­ga ab­so­lu­ta­men­te bien, pe­ro lo que sí po­de­mos ha­cer es tra­tar de ac­tuar con el cui­da­do de­bi­do pa­ra ase­gu­rar que lo es­ta­mos ha­cien­do bien. Te pro­pon­go las si­guien­tes re­fle­xio­nes pa­ra te­ner pre­sen­te al mo­men­to de de­ci­dir:

1. Ac­tuar con pru­den­cia e in­te­li­gen­cia. Nin­gu­na exa­ge­ra­ción es bue­na. Siem­pre es ne­ce­sa­rio ser me­di­dos y res­pon­der aser­ti­va­men­te a las si­tua­cio­nes que te­ne­mos. Si nos de­ja­mos lle­var por el im­pul­so de las emo­cio­nes sin ra­zo­nar, nos va­mos a arre­pen­tir más tar­de. 2. No ac­tuar con egoís­mo. La vi­da se ex­tien­de más allá de nues­tros in­tere­ses. Si que­re­mos que el fu­tu­ro nos re­com­pen­se con si­tua­cio­nes agra­da­bles que nos ha­gan ser fe­li­ces, te­ne­mos que ac­tuar en el pre­sen­te sin egoís­mos, en­ten­dien­do que los otros son muy im­por­tan­tes en la vi­da. 3. Evi­tar da­ñar a los de­más aun­que no pa­rez­can im­por­tan­tes en el pre­sen­te. Al­guien que hoy no tie­ne nin­gu­na po­si­bi­li­dad de ayu­dar­te, ma­ña­na pue­de ser tu je­fe o el que de­ci­da si­tua­cio­nes de tu fu­tu­ro. Ten cui­da­do al tra­tar a los de­más. No es­tá bien que los ha­gas sen­tir mal, que los hu­mi­lles y que les mues­tres el po­der que aho­ra tie­nes. No ol­vi­des que la vi­da es un bai­le y con el tiem­po da­mos la vuel­ta. 4. Me­dir las con­se­cuen­cias de tus ac­tos. Sé que no to­do se pue­de con­tro­lar en la vi­da, y que mu­chas ve­ces ella tie­ne re­sul­ta­dos que no es­pe­ra­mos, pe­ro tam­bién sé que no de­be­mos im­pro­vi­sar y te­ne­mos que sa­ber lo que es­ta­mos oca­sio­nan­do con nues­tro com­por­ta­mien­to. Cuan­do las con­se­cuen­cias de la vi­da nos sor­pren­den es que im­pro­vi­sa­mos. Es ne­ce­sa­rio sa­ber pla­near y ac­tuar con la dis­cre­ción del ca­so. 5. Ser ge­ne­ro­so y de­sin­te­re­sa­do. Sé que vi­vi­mos en una so­cie­dad en la que to­do de­be te­ner una re­com­pen­sa va­lio­sa, en la que no se pue­de dar pun­ta­da sin de­dal. Pe­ro creo que, si que­re­mos ga­ran­ti­zar que el ma­ña­na trai­ga bue­nas ex­pe­rien­cias, ne­ce­si­ta­mos apren­der a ac­tuar des­de la ge­ne­ro­si­dad y des­de el de­sin­te­rés. No te­ne­mos que es­pe­rar re­com­pen­sas por cual­quie­ra de nues­tras ma­ni­fes­ta­cio­nes. Ni po­de­mos vol­ver­nos unos uti­li­ta­ris­tas que ma­ni­pu­lan y usan a los de­más con tal de te­ner lo que quie­ren. La vi­da hay que ha­cer­la con va­lo­res su­pe­rio­res a los que el egoís­mo nos exi­ge. Es­toy se­gu­ro que el fu­tu­ro es­tá en las ma­nos de Dios y que na­die lo pue­de pre­de­ter­mi­nar, pe­ro tam­bién es­toy se­gu­ro de que si ac­tua­mos bien en el pre­sen­te lo­gra­mos re­du­cir el mar­gen de vi­vir en el fu­tu­ro lo que no que­re­mos. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.