Mi pa­re­ja me ha pe­di­do un tiem­po

(Par­te I)

Gente Caribe - - Rincón Psicológic­o - Por Ma­ría Lour­des Dá­vi­la

Alo lar­go de la vi­da, la ma­yo­ría de pa­re­jas se en­fren­tan an­te nu­me­ro­sos obs­tácu­los. Al ini­cio de una re­la­ción ge­ne­ral­men­te to­do es co­lor de ro­sa. Sin em­bar­go, des­pués de un tiem­po las di­fi­cul­ta­des y los pro­ble­mas co­mien­zan a lle­gar. Mu­chas pa­re­jas lo­gran en­fren­tar y su­pe­rar sus pro­ble­mas; otras, sim­ple­men­te, lle­gan al pun­to de dar por ter­mi­na­da la re­la­ción o de pe­dir un tiem­po pa­ra pen­sar.

“No eres tu él/ la del pro­ble­ma. Soy yo que ne­ce­si­to tiem­po pa­ra pen­sar”.

Pa­ra mu­chas pa­re­jas no es fá­cil que su ama­do le pi­da un tiem­po pa­ra pen­sar. ¿Es con­ve­nien­te dar­le ese tiem­po a tu pa­re­ja? ¿Es me­jor dar por ter­mi­na­da la re­la­ción?

A la per­so­na a la que le han pe­di­do un tiem­po le sur­gen in­fi­ni­dad de pre­gun­tas, sin em­bar­go, exis­te una du­da que es la que más ator­men­ta: ¿Por qué me ha pe­di­do ese tiem­po?

Ca­da pa­re­ja es úni­ca, son in­di­vi­duos con sus pro­pias ex­pe­rien­cias de vi­da que aho­ra com­par­ten una his­to­ria en co­mún. Es por es­ta ra­zón, que es su­pre­ma­men­te di­fí­cil sa­car con­clu­sio­nes que se apli­quen a to­dos los ca­sos. Sin em­bar­go, exis­ten al­gu­nas cau­sas co­mu­nes que se es­con­den de­trás de ese ‘tiem­po’:

1- TU PA­RE­JA NE­CE­SI­TA DAR UN PA­SO ATRÁS. Exis­ten oca­sio­nes en don­de la re­la­ción ha ido de­ma­sia­do rá­pi­do, en mu­chos ca­sos, al­gu­nas pa­re­jas se de­jan lle­var por la eu­fo­ria del enamo­ra­mien­to y to­man gran­des pa­sos sin co­no­cer­se de­ma­sia­do bien o sin es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra asu­mir cier­tas res­pon­sa­bi­li­da­des. En es­te ca­so, es pro­ba­ble que tu pa­re­ja quie­ra pen­sar las co­sas, dar un pa­so atrás y to­mar­se las co­sas con cal­ma.

2- TU PA­RE­JA SE SIEN­TE AGO­BIA­DA. Al­gu­nas per­so­nas ne­ce­si­tan mues­tras de amor a ca­da mi­nu­to, sin em­bar­go, exis­ten otras per­so­nas que las cons­tan­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes de afec­to las saturan. Es nor­mal que mu­chas per­so­nas ter­mi­nen ago­bian­do a su pa­re­ja con aten­cio­nes que el otro con­si­de­ra in­ne­ce­sa­rias o que res­trin­gen ex­ce­si­va­men­te su li­ber­tad. En es­te ca­so, la per­so­na pide un tiem­po pa­ra pen­sar por­que ne­ce­si­ta un po­co de ai­re pa­ra res­pi­rar.

3- TU PA­RE­JA QUIE­RE DAR POR TER­MI­NA­DA LA RE­LA­CIÓN, PE­RO NO SE ATRE­VE. Pa­ra al­gu­nas per­so­nas, rom­per una re­la­ción es di­fí­cil. Qui­zás te­me a tu res­pues­ta, no quie­re he­rir­te o pien­sa que rom­pien­do po­co a po­co se­rá más lle­va­de­ro.

4- TU PA­RE­JA NO SA­BE LO QUE QUIE­RE. Cuan­do tu pa­re­ja no sa­be lo que quie­re, di­cha per­so­na tie­ne du­das so­bre la re­la­ción; ge­ne­ral­men­te, en es­te ca­so, la per­so­na que pide un tiem­po no sa­be si se­guir con la re­la­ción, si le gus­ta el ti­po de re­la­ción en la que es­tá o si aún te ama. En es­te pun­to, la per­so­na ne­ce­si­ta re­plan­tear­se una par­te im­por­tan­te de su vi­da, y cree que si es­tás a su la­do, no lo­gra­rá en­con­trar las res­pues­tas que bus­ca.

No es fá­cil afron­tar el he­cho de que tu pa­re­ja te ha­ya pe­di­do un tiem­po; sin em­bar­go, si es­tás dis­pues­ta a lu­char y a dar­le ese tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar, es im­por­tan­te que ten­gas cla­ro cier­tas pau­tas que te ayu­da­rán a en­fren­tar di­cho mo­men­to. En el pró­xi­mo ar­tícu­lo, ex­pon­dré las pau­tas y al­gu­nas he­rra­mien­tas que te ayu­da­rán du­ran­te es­te tiem­po tan di­fí­cil. GC

nos in­vi­tan a ac­tuar de una ma­ne­ra par­ti­cu­lar en los gru­pos dis­tin­tos a la fa­mi­lia. Es en ella don­de he­mos apren­di­do a re­la­cio­nar­nos con los de­más, a de­fen­der nues­tros de­re­chos y cum­plir con nues­tros de­be­res.

3- ABRIR­SE AL MUN­DO SIN OL­VI­DAR­NOS DE NUES­TRA CUL­TU­RA. En un mun­do glo­ba­li­za­do, en el que en unos cuan­tos se­gun­dos sa­be­mos lo que pa­sa a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, no po­de­mos per­der la ca­pa­ci­dad de re­co­no­cer el va­lor que tie­ne lo de uno, no po­de­mos ver co­mo vie­jo y pa­sa­do de mo­da la cul­tu­ra en la que na­ci­mos, esa no tie­ne fe­cha de ven­ci­mien­to, siem­pre nos de­fi­ni­rán nues­tras ex­pre­sio­nes fol­cló­ri­cas, nues­tra mú­si­ca y nues­tros bai­les, eso re­sue­na en el in­te­rior de ca­da uno, aun­que ha­ya­mos es­cu­cha­do a Mo­zart y a Vi­val­di.

4- COM­PAR­TIR CON LOS DE­MÁS ESOS VA­LO­RES Y DES­TA­CAR­LOS. No pue­de dar­nos pe­na lo nues­tro, hay que mos­trar lo que te­ne­mos y lo que so­mos, aun­que eso a otros no les gus­te, en­con­tra­re­mos quie­nes nos ad­mi­ren, pe­ro tam­bién quie­nes nos re­cha­cen, esas son las di­ná­mi­cas de la vi­da. Quien no tie­ne bien de­fi­ni­da su opi­nión emo­cio­nal bus­ca­rá ser acep­ta­do en di­fe­ren­tes am­bien­tes so­cia­les y eso pue­de lle­var­le a ocul- tar su iden­ti­dad, pe­ro sa­ber quie­nes so­mos nos da­rá li­ber­tad pa­ra go­zar lo que te­ne­mos con los que quie­ran acep­tar­nos.

El pa­sa­do sá­ba­do vi el do­cu­men­tal Po­rro He­cho en Co­lom­bia, de Adria­na Lu­cía. Es­te fue pa­ra mí una lec­ción de iden­ti­dad ca­ri­be que me hi­zo pen­sar en las ri­que­zas que te­ne­mos en nues­tra cul­tu­ra. Re­co­mien­do que lo vean, con­si­de­ro que va­le la pe­na co­no­cer nues­tra mú­si­ca y apo­yar es­tas in­ten­cio­nes. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.