Sil­via Tche­ras­si Di­se­ña­do­ra de mo­das

La re­co­no­ci­da di­se­ña­do­ra ba­rran­qui­lle­ra ha­bló con Gen­te Ca­ri­be acer­ca de su ins­pi­ra­ción pa­ra crear sus ves­ti­dos de no­vias y sus pro­yec­tos re­cien­tes.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Dia­na So­fía Po­lo dia­na.po­[email protected]­he­ral­do.co FO­TOS Cor­te­sía Sil­via Tche­ras­si y Pa­blo Gar­cía

Sil­via Tche­ras­si. Un nom­bre y un apellli­do que de so­lo ser men­cio­na­dos in­vi­tan a pen­sar en mo­da, ele­gan­cia y pul­cri­tud. La ba­rran­qui­lle­ra es qui­zás la di­se­ña­do­ra co­lom­bia­na más im­por­tan­te en la ac­tua­li­dad.

El pa­sa­do ma­yo abrió su pri­me­ra tien­da en sue­lo eu­ro­peo, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Ma­drid. Tie­ne en su ha­ber re­co­no­ci­mien­tos co­mo la Or­den de las Ar­tes y las Le­tras otor­ga­da por el go­bierno fran­cés, por sus apor­tes a la cultura; par­ti­ci­pa­cio­nes en las Se­ma­nas de la Mo­da de Mi­lán y Pa­rís y más de una tien­da en­tre Co­lom­bia y Es­ta­dos Unidos.

Sus co­lec­cio­nes prêt- à- por­ter ( que tra­du­ce “lis­to pa­ra usar” en es­pa­ñol) y sus lí­neas de ac­ce­so­rios y za­pa­tos son ape­te­ci­das en el mer­ca­do de lu­jo, mien­tras que con su re­cien­te co­lec­ción de no­vias de­mos­tró por­qué es una ex­per­ta en mez­clar lo clá­si­co con las ten­den­cias ac­tua­les, en lo que ella lla­ma: “di­se­ños atem­po­ra­les”.

Sil­via ha­bló con Gen­te Ca­ri­be en es­te es­pe­cial de bo­das acer­ca de su ins­pi­ra­ción, sus úl­ti­mos pro­yec­tos y so­bre lo que pa­ra ella ha­ce es­pe­cial a una no­via.

¿Có­mo des­cri­bi­ría el día de su P boda?, ¿qué ves­ti­do uti­li­zó y quién lo di­se­ñó? R Un mo­men­to be­llí­si­mo e inol­vi­da­ble, ro­dea­da de per­so­nas que sig­ni­fi­ca­ban mu­cho pa­ra mí. Mi ves­ti­do lo di­se­ñó Ama­lín de Haz­bún y se­guía muy de cer­ca las ten­den­cias del mo­men­to con sus gran­des man­gas.

Us­ted ha di­cho en pa­sa­das P en­tre­vis­tas que el di­se­ño es una for­ma de ver la vi­da. ¿Có­mo ve, en­ton­ces, Sil­via la vi­da a tra­vés del di­se­ño? R El di­se­ño te en­se­ña a bus­car la ar­mo­nía en­tre for­ma y fun­ción, a bus­car siem­pre un ba­lan­ce y, por so­bre to­do, a rein­ven­tar las co­sas. To­das esas son lec­cio­nes que po­de­mos apli­car a nues­tra vi­da dia­ria pa­ra ser más equi­li­bra­dos, crea­ti­vos e in­no­va­do­res.

Re­cien­te­men­te mos­tró su co­le­cP ción de no­vias. Pa­ra us­ted, ¿qué no de­be ha­cer una no­via al es­co­ger el ves­ti­do de su ma­tri­mo­nio? R Es­co­ger un ves­ti­do sim­ple­men­te pa­ra com­pla­cer a la ma­má, las her­ma­nas o las ami­gas.

¿Có­mo des­cri­bi­ría sus ves­ti­dos P de no­via? R Mis ves­ti­dos mez­clan ele­men­tos clásicos y con­tem­po­rá­neos, por eso son atem­po­ra­les. Y en cuan­to a sus ma­te­ria­les y su con­fec­ción, tie­nen al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad.

¿Có­mo cree que se ve­rán sus noP vias en el fu­tu­ro re­cien­te?, ¿ qué ten­den­cias po­de­mos es­pe­rar pa­ra el pró­xi­mo año en es­te cam­po? R Co­mo te de­cía mis di­se­ños son atem­po­ra­les. En los úl­ti­mos años no he­mos vis­to unas ten­den­cias muy do­mi­nan­tes, pe­ro sí es evi­den­te las ga­nas de las no­vias de usar ves­ti­dos más có­mo­dos que les per­mi­tan dis­fru­tar de sus fies­tas a ple­ni­tud. Tam­po­co quie­ren ver­se igua­les a las otras no­vias, to­das quie­ren re­sal­tar su in­di­vi­dua­li­dad y eso em­pie­za usan­do ves­ti­dos que no sal­gan de un ca­tá­lo­go al al­tar. Ade­más con las se­gun­das nup­cias, las bo­das en la pla­ya y las ce­re­mo­nias ci­vi­les, a

QUÉ NUN­CA HA­CER... “Una no­via nun­ca de­be es­co­ger un ves­ti­do pa­ra com­pla­cer a su ma­má o a sus ami­gas”.

TEN­DEN­CIAS AC­TUA­LES... “Son muy evi­den­tes las ga­nas de las no­vias de usar ves­ti­dos más có­mo­dos”.

los di­se­ña­do­res nos to­ca res­pon­der a esas nue­vas ne­ce­si­da­des.

¿Có­mo des­cri­bi­ría la co­le­cP ción que vi­mos re­cien­te­men­te en Car­ta­ge­na?, hu­bo un ves­ti­do con mu­chos be­sos ro­jos, ¿de dón­de pro­vino esa idea? R Es una co­lec­ción be­llí­si­ma con mu­chos bor­da­dos y to­ques me­tá­li­cos, que fue­ron real­za­dos con trans­pa­ren­cias, es­pal­das des­cu­bier­tas y vo­lú­me­nes es­tra­té­gi­ca­men­te ubi­ca­dos. Son ves­ti­dos pen­sa­dos pa­ra que se vean be­llos des­de cual­quier án­gu­lo y, por su­pues­to, sin ve­lo y sin ra­mo, las no­vias pue­den usar­los en el fu­tu­ro. El ves­ti­do del fi­nal, el de los be­sos, es pa­ra una no­via van­guar­dis­ta, muy se­gu­ra de sí mis­ma, que de­ci­de ca­sar­se por­que quiere y es­tá pro­fun­da­men­te enamo­ra­da y no por sim­ples con­ven­cio­na­lis­mos so­cia­les. Ese ves­ti­do ade­más tie­ne una his­to­ria es­pe­cial, mi hija So­fía ha­bía es­co­gi­do esa te­la en Ita­lia y cuan­do ya la co­lec­ción es­ta­ba lis­ta y es­tá­ba­mos bus­can­do la mú­si­ca pa­ra el des­fi­le pen­sa­mos en Bé­sa­me mu­cho, in­me­dia­ta­men­te se me vino a la men­te esa te­la y crea­mos el ves­ti­do pa­ra cap­tu­rar el es­pí­ri­tu de la can­ción al fi­nal del des­fi­le... ¡ter­mi­nó sien­do el look más co­men­ta­do y fo­to­gra­fia­do!

¿Des­de cuán­do ma­ni­fes­ta­ron P sus hi­jos su in­te­rés por su em­pre­sa y de qué ma­ne­ra? R Des­de siem­pre. So­fía des­de pe­que­ña es­tá di­se­ñan­do y crean­do co­sas. In­clu­so en mi ta­ller te­nía su pro­pio ma­ni­quí. Mau­ri­cio por su par­te siem­pre se in­tere­só por la par­te de mer­ca­deo y ne­go­cios. Se aca­ba de gra­duar y muy pron­to en­tra­rá a la em­pre­sa. Na­cie­ron en es­te mun­do, lo dis­fru­tan y des­de pe­que­ños me acom­pa­ñan a mis via­jes a Eu­ro­pa a vi­si­tar mis pro­vee­do­res, en­ton­ces pa­ra ellos es al­go na­tu­ral.

¿En qué es­ta­do se en­cuen­tran P sus otros pro­yec­tos re­la­cio­na­dos a su lí­nea de es­ti­lo de vi­da? R Muy bien. Es­ta­mos tra­ba­jan­do en la nue­va en­tre­ga del Tche­ras­si Ho­me Co­llec­tion, que ha si­do muy bien re­ci­bi­da y estoy muy ilu­sio­na­da con el pro­yec­to del nue­vo ho­tel en Car­ta­ge­na, que es­pe­ra­mos inau­gu­rar a fi­na­les del pró­xi­mo año. GC

LOS MATERIALES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.