Hay que ac­tuar

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Alberto Li­ne­ro www. el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Hay si­tua­cio­nes que so­lo cam­bia­rán si no­so­tros to­ma­mos la de­ci­sión y ac­tua­mos pa­ra cambiarlas. No po­de­mos es­pe­rar que esas si­tua­cio­nes cam­bien por si so­las o que una “ha­da ma­dri­na” las ha­ga cam­biar por el mo­vi­mien­to de una va­ri­ta má­gi­ca. Te­ne­mos que ser cons­cien­tes de qué es lo que po­de­mos ha­cer y ha­cer­lo. Pa­ra ello se ne­ce­si­ta va­len­tía y res­pon­sa­bi­li­dad. Va­len­tía por­que siem­pre hay que asu­mir ries­gos al de­ci­dir y al ac­tuar; por­que esas de­ci­sio­nes nos pue­den sa­car de nues­tra zo­na de con­fort y eso nos pue­de cos­tar. Res­pon­sa­bi­li­dad por­que te­ne­mos que asu­mir las con­se­cuen­cias de nues­tras ac­cio­nes y no po­de­mos re­nun­ciar a ello.

Te­ne­mos que ser due­ños de nues­tra pro­pia vi­da y ser su­je­tos de cam­bio en los es­pa­cios en los que nos mo­vi­li­za­mos exis­ten­cial­men­te. No so­mos ni­ños que es­pe­ran que los gran­des ha­gan las co­sas ni le po­de­mos dar a nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos ni re­li­gio­sos la po­si­bi­li­dad de de­ci­dir por no­so­tros. So­mos cons­cien­tes de nues­tro rol en las si­tua­cio­nes que es­ta­mos vi­vien­do y que­re­mos dar lo me­jor de no­so­tros pa­ra trans­for­mar­las; sa­be­mos que es nues­tro de­ber de­cir o ha­cer al­go, y no nos da­rá mie­do to­mar la ini­cia­ti­va. Pa­ra ello ha­ce­mos cons­cien­cia de nues­tras ca­pa­ci­da­des y de nues­tras ne­ce­si­da­des, de nues­tras po­si­bi­li­da­des y nues­tras ca­ren­cias, pa­ra así no asu­mir ta­reas con las cua­les no po­da­mos. Pe­ro so­bre to­do te­ne­mos cla­ro que so­mos ca­pa­ces de ha­cer que esas reali­da­des sean nue­vas.

A ve­ces me sien­to des­con­cer­ta­do cuan­do veo a la gen­te que­jar­se por si­tua­cio­nes que tu­vie­ron opor­tu­ni­dad de cam­biar y no lo hi­cie­ron; se de­ja­ron en­ga­ñar, ilu­sio­nar, es­cu­cha­ron pro- me­sas que sa­bían no les iban a cum­plir, pe­ro aún así qui­sie­ron creer­las y no hi­cie­ron na­da. No tie­ne sen­ti­do que­jar­se y no ac­tuar. No va­le la pe­na gas­tar sa­li­va en pro­tes­tas si no va­mos a ha­cer na­da pa­ra cam­biar. Es­tas per­so­nas se acos­tum­bra­ron a que­jar­se y no ac­tuar, es­tán es­pe­ran­do que sean otros los que cam­bien su si­tua­ción ac­tual. Quien quie­ra te­ner una me­jor si­tua­ción tie­ne que com­pro­me­ter­se en cons­truir­la. Eso lo di­go pen­san­do en to­das las di­men­sio­nes de la vi­da: una me­jor re­la­ción de pa­re­ja, una me­jor si­tua­ción fa­mi­liar, una me­jor ciu­dad, un me­jor país, etc. Si quie­res que esa di­men­sión de tu vi­da es­té me­jor, ¿te com­pro­me­tes y ac­túas con to­das las fuer­zas de tu ser pa­ra cam­biar­la?

La es­pi­ri­tua­li­dad no pue­de ser ex­cu­sa pa­ra no ac­tuar. No es cier­to que Dios ha­rá por no­so­tros lo que nos to­ca ha­cer a no­so­tros mis­mos. Dios nos ama y nos da to­do su fuer­za y po­der pe­ro so­mos no­so­tros mis­mos los que te­ne­mos que de­ci­dir y ac­tuar. Al­gu­nos quie­ren res­pon­sa­bi­li­zar a Dios de lo que vi­ven ol­vi­dan­do que Dios nos hi­zo li­bres y nos dio nues­tra vi­da pa­ra ad­mi­nis­trar­la. Si quie­res te­ner una me­jor si­tua­ción no es­pe­res a que Dios ha­ga un mi­la­gro, sino ac­túa con to­da la fuer­za y el po­der que Él te ha da­do. Si quie­res que Dios te ayu­de a le­van­tar una si­lla le­ván­ta­la que Él ya te ha da­do su ayu­da pa­ra que lo ha­gas.

Tam­bién sé que hay si­tua­cio­nes que no po­de­mos cam­biar so­los no­so­tros y te­ne­mos que unir­nos a aque­llos con los que vi­vía­mos pa­ra ac­tuar si­nér­gi­ca­men­te y lo­grar lo que es bueno pa­ra to­dos. Y aún hay si­tua­cio­nes que no po­de­mos cam­biar y te­ne­mos que acep­tar, pe­ro es­tas son po­cas y las te­ne­mos que te­ner iden­ti­fi­ca­das. Te in­vi­to a to­mar la ini­cia­ti­va, a ser un ac­ti­vis­ta de los cam­bios de tu vi­da y a dar lo me­jor de ti por vi­vir en una so­cie­dad más jus­ta y equi­ta­ti­va. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.