Con­fort al na­tu­ral en Is­la Gran­de

Una ho­ra en lan­cha se­pa­ra a Car­ta­ge­na de es­te pa­raí­so de co­ral. El mar azul y so­bre to­do la tran­qui­li­dad ha­cen de es­te des­tino tu­rís­ti­co un lu­gar sin igual.

Gente Caribe - - Destinos - TEX­TO Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla @ale­jo­ro­sa­lesm FO­TOS Nathi Frank

Is­la Gran­de, en el Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral Co­ra­les del Ro­sa­rio y de San Ber­nar­do, es uno de esos pa­raí­sos na­tu­ra­les que cuan­do lo vi­si­te, ja­más lo que­rrá aban­do­nar. De he­cho, el so­lo pen­sar en que de­be re­gre­sar a la ciu­dad y en­fren­tar­se a la sel­va de ce­men­to que ha­ce bai­la­ble Héc­tor La­voe (en su can­ción Jua­ni­to Ali­ma­ña) en­tris­te­ce­rá su alma.

Sin em­bar­go, vi­si­tar lu­ga­res co­mo es­tos, de to­na­li­da­des azu­les y verdes agua­ma­ri­na, are­na blan­ca, con pe­ces de co­lo­res que be­san su cuer­po y con to­das las co­mo­di­da­des que ofre­ce un ho­tel premium co­mo el San Pe­dro de Ma­ja­gua, le ha­rá a uno re­cor­dar aque­lla fra- se cé­le­bre en­tre mu­chos co­lom­bia­nos: “es­ta es la vi­da que nos me­re­ce­mos”.

Pa­ra lle­gar a Is­la Gran­de el re­co­rri­do em­pie­za en Car­ta­ge­na, con­cre­ta­men­te en la Ma­ri­na de San­ta Cruz don­de los tu­ris­tas de­ben pa­gar una ta­ri­fa que cu­bre el tras­la­do en lan­cha ida y re­gre­so. Es­te ofre­ce to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad que in­clu­ye, por su­pues­to, el cha­le­co sal­va­vi­das pa­ra ca­da pa­sa­je­ro.

Du­ran­te el re­co­rri­do, que du­ra unos 70 mi­nu­tos des­de que se pren­den los mo­to­res, se ob­ser­va el con­tras­te en­tre la Car­ta­ge­na que se abre pa­so con edi­fi­cios mo­der­nos y la Ciu­dad Amu­ra­lla­da que de­fien­de su te­rri­to­rio, su his­to­ria. Tam­bién se pue­den ad­mi­rar los muy bien con­ser­va­dos Fuer­tes de San José, San Fernando y la po­bla­ción de Tie­rra Bom­ba que in­fruc­tuo­sa­men­te es­ca­pa del do­mi­nio del mar.

Por un mo­men­to de la tra­ve­sía la bri­sa lo ador­me­ce, pe­ro en un se­gun­do re­cuer­da que tie­ne el an­cho mar en fren­te y des­pier­ta pa­ra no per­der­se de to­da su her­mo­su­ra.

YA EN IS­LA GRAN­DE. Es­te si­tio se pue­de dis­fru­tar de va­rias for­mas. Una es ad­qui­rir un pa­que­te tu­rís­ti­co de un so­lo día, que­dar­se una o va­rias no­ches en las ca­ba­ñas (acon­di­cio­na­das con to­das las co­mo­di­da­des de un ho­tel de pri­mer ni­vel), acam­par en zo­nas de cam­ping

que ad­mi­nis­tran ha­bi­tan­tes de la is­la o bus­car un alo­ja­mien­to en la po­bla­ción de Ori­ca, en el cen­tro de la is­la.

Si us­ted es de los que de­ci­de ir­se en busca de la co­mo­di­dad to­tal, alo­jar­se en el ho­tel es lo más in­di­ca­do. Las ta­ri­fas se pue­den en­con­trar en la pá­gi­na web del si­tio. Asi­mis­mo, hay di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des que se pue­den rea­li­zar en la is­la.

Al­fre­do Vi­lla­mil, na­tu­ral de Ori­ca, las re­su­me en ca­mi­na­tas por los sen­de­ros, que tam­bién se pue­den ha­cer en bi­ci­cle­ta. “Tam­bién les mos­tra­mos los man­gla­res y las la­gu­nas in­ter­nas, den­tro de es­tas la más fa­mo­sa es la La­gu­na En­can­ta­da, le di­cen así por­que en la no­che la per­so­na se me­te y al con­tac­to con el agua es­ta se ilu­mi­na por la con­cen­tra­ción que tie­ne de planc­ton. Al­gu­nas per­so­nas del pue­blo di­cen que el que ahí se me­te no en­ve­je­ce”.

El bu­ceo y el snor­kel son otras de las ac­ti­vi­da­des pre­fe­ri­das. Al­re­de­dor de la is­la hay unos 20 eco­sis­te­mas de co­ral muy bien con­ser­va­dos, se­gún lo afir­ma An­drés Obre­gón, de Di­ving Pla­net.

Por lo des­cri­to an­te­rior­men­te Is­la Gran­de es uno de esos si­tios que nos ha­ce sen­tir or­gu­llo­sos de Co­lom­bia, vi­si­tar­lo pro­du­ce sa­tis­fac­ción e ir­se, al­go de tris­te­za. La pro­me­sa es vol­ver, o por lo me­nos, in­vi­tar a que la vi­si­ten. GC

“Al­gu­nas per­so­nas del pue­blo di­cen que el que se me­te re­gu­lar­men­te en la la­gu­na no en­ve­je­ce”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.