Agrupación Ski­na Ca­lien­te

Es­ta es una agrupación en la que la amis­tad y la mú­si­ca con­flu­yen pa­ra su pro­pio dis­fru­te. Lle­van cin­co años jun­tos y es­tán li­ga­dos a ac­ti­vi­da­des en las que re­cau­dan fon­dos pa­ra di­fe­ren­tes cau­sas so­cia­les.

Gente Caribe - - ÍNDICE - TEX­TO Sara Her­nán­dez C. @Sa­ra_her­nan­dezc FO­TOS Orlando Amador

Es­cu­char can­tar a es­te gru­po de em­pre­sa­rios y per­so­nas in­de­pen­dien­tes es su­mer­gir­se en las le­tras de las can­cio­nes de gran­des bo­le­ris­tas y ba­la­dis­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Es­ta agrupación de 11 per­so­nas, se lla­ma Ski­na Ca­lien­te y es­tá orien­ta­da en la bús­que­da de un gran es­pa­cio don­de unen sus gus­tos mu­si­ca­les en­fo­ca­dos a la ayu­da so­cial.

El nom­bre del gru­po pro­vino de una llu­via de ideas y lo su­gi­rió fi­nal­men­te la es­po­sa de uno de los in­te­gran­tes, Mer­ce Bo­te­ro. Los miem­bros de Ski­na an­da- ban en la bús­que­da de un pre­tex­to pa­ra en­tre­te­ner­se, cul­ti­var su vo­ca­ción y el gus­to por la mú­si­ca. Por eso, no hu­bo me­jor nom­bre que la es­qui­na don­de to­dos con­ju­ga­rían sus gus­tos.

Ha­ce cin­co años na­ció la agrupación co­mo un pre­tex­to pa­ra afian­zar su afi­ni­dad a las pis­tas so­no­ras. De allí que la atrac­ción que al­gu­nos sen­tían con el gé­ne­ro fue­ra pro­duc­to de ese tac­to in­trín­se­co en sus co­ra­zo­nes y que emer­gió años más tar­de.

Al prin­ci­pio, es­te gru­po de ami­gos se reunió y es­ta­ble­ció las di­rec­tri­ces pa­ra que el gru­po fun­cio­na­ra. Si bien unos ya te­nían ex­pe­rien­cia, los otros se aven­tu­ra­ron sin nin­gún mie­do al apren­di­za­je so­no­ro.

La de­ci­sión es­ta­ba to­ma­da y pa­ra pro­ce­der con la or­ga­ni­za­ción del gru­po ca­da quien asu­mió un rol en la agrupación. El mo­men­to pa­ra to­mar en se­rio a la mú­si­ca lle­gó pron­to y en dos me­ses ya es­ta­ban en dis­tin­tos es- ce­na­rios de Ba­rran­qui­lla.

El tiem­po pa­só rá­pi­do, en un par de me­ses, el gru­po con­for­ma­do por cin­co per­so­nas se am­plió por la in­clu­sión de nue­vos ins­tru­men­tos. “En la me­di­da en que el gru­po co­men­zó a so­nar me­jor, el equi­po se vol­vió más am­bi­cio­so e in­vo­lu­cra­mos otros so­ni­dos, lo que inevi­ta­ble­men­te in­ci­dió en ex­plo­rar otros gé­ne­ros. Fue así co­mo el gru­po em­pe­zó a prac­ti­car lu­nes y miér­co­les, ca­da se­ma­na, en com­pa­ñía de sus es­po­sas. Las se­ño­ras de las fa­mi­lias acep­ta­ron las reunio­nes del gru­po y po­co a po­co ter­mi­na­ron por dis­fru­tar es­te nue­vo es­pa­cio de en­tre­te­ni­mien­to. “Eso ha he­cho que la unión sea más gran­de, pues, ade­más de un gru­po mu­si­cal, se ha for­ma­do una familia”, agre­ga Jorge Glen, in­te­gran­te del equi­po.

A los dos me­ses de con­so­li­dar­se, se pre­sen­ta­ron en el Country Club de Ba­rran­qui­lla. “La ac­ti­vi­dad es­tu­vo or­ga­ni­za­da por la Fundación

SO­BRE ELLOS... “La agrupación nos da la op­ción de en­con­trar un pun­to en el que nos sen­ti­mos a gus­to”. DIE­GO SA­LA­ZAR

SO­BRE LAS RE­LA­CIO­NES.. “Nos co­no­ce­mos des­de ni­ños, en nues­tro ca­so, la amis­tad per­du­ra a tra­vés de la mú­si­ca”. JUAN CAR­LOS JI­MÉ­NEZ

SO­BRE EL EN­TORNO... “El am­bien­te en nues­tros en­sa­yos es ma­ra­vi­llo­so, lo dis­fru­ta­mos en to­do sen­ti­do”. MER­CE BO­TE­RO

Pro­ni­ños. Pa­ra ese en­ton­ces, su di­rec­to­ra se en­te­ró que ha­bía­mos ini­cia­do una ban­da y nos con­tac­tó”, co­men­tó Glen. Sin du­da, es­te fue el ini­cio de su ca­rre­ra.

De allí em­pe­za­ron a co­no­cer­se en el me­dio lo­cal, en lu­ga­res co­mo el Club Rotario, la Ac­ción Ca­tó­li­ca y el mis­mo Country Club. Lue­go pa­sa­ron a dis­tin­tos es­ce­na­rios en la re­gión, co­mo la dis­co­te­ca La Es­co­lle­ra en San­ta Mar­ta. De he­cho, es­te lu­nes se pre­sen­ta­rán en Car­ta­ge­na, en el tea­tro Adolfo Me­jía.

LA­BOR SO­CIAL. La idea ini­cial del gru­po fue par­ti­ci­par en even­tos so­cia­les sin áni­mo de lu­cro, en los que su in­ter­ven­ción sig­ni­fi­ca­ra un im­por­tan­te la­bor en la con­se­cu­ción de ayu­das pa­ra co­mu­ni­da­des que lo ne­ce­si­ta­ran.

Fue así co­mo di­ver­sas en­ti­da­des se fue­ron en­te­ran­do de su va­lor agre­ga­do y los fue­ron con­tac­tan­do con ma­yor in­sis­ten­cia en tan so­lo unos me­ses.

“No­so­tros so­mos afi­cio­na­dos en la mú­si­ca, es un te­ma que dis­fru­ta­mos des­de ni­ños. Por eso ha­ce­mos es­to con el ma­yor amor del mun­do y nos sa­tis­fa­ce, ade­más, po­der con­tri­buir con nues­tra pa­sión a dis­tin­tas cau­sas so­cia­les”, di­ce Pa­blo Sa­mur, ba­te­ris­ta del gru­po.

Es así co­mo Ski­na Ca­lien­te, una ex­cu­sa con la que un gru­po de ami­gos se reúne con el pro­pó­si­to de ayu­dar a los de­más, rea­li­za su hobby con el ma­yor amor del mun­do im­pul­sa­dos por una gran­dio­sa la­bor so­cial.

GUS­TOS. Si bien el gru­po emer­gió al te­rreno mu­si­cal con bo­le­ros, pa­só rá­pi­da­men­te a in­ter­pre­tar ba­la­das, sal­sas, gé­ne­ros tro­pi­ca­les, ba­cha­tas y cha­ran­gas. Fue un te­ma co­yun­tu­ral, pues la gen­te acla­ma­ba es­tos gé­ne­ros y, aun­que en prin­ci­pio el gru­po no te­nía la po­si­bi­li­dad de in­cur­sio­nar en ellos, ter­mi­nó fi­nal­men­te to­cán­do­los. Su re­per­to­rio pa­só de ser bá­si­co a in­cluir has­ta 50 can­cio­nes de to­dos es­tos gé­ne­ros mu­si­ca­les.

“A no­so­tros nos gus­ta Gil­ber­to San­ta­ro­sa, Cheo Fe­li­ciano, ba­la­das de José José, Ma­riano Ledesma. Más o me­nos na­ci­mos de es­te gru­po de ar­tis­tas”, di­ce Pa­blo Sa­mur, quien se en­car­ga de ha­cer so­nar los tim­ba­les en el equi­po. De ahí que sus pie­zas mu­si­ca­les y la for­ma de in­ter­pre­tar­las es­tén ce­ñi­das, de al­gún mo­do, a la his­to­ria mu­si­cal de es­tos can­tan­tes.

“El te­ma que dio ori­gen al gru­po es si­mi­lar a en­con­trar­le so­lu­ción a al­gu­na frus­tra­ción que has te­ni­do a lo largo de tu vi­da”, agre­ga Die­go Sa­la­zar.

Es por ello que hoy ven en es­ta ‘es­qui­na ca­lien­te’ un es­pa­cio don­de pue­den con­ju­gar to­das esas pa­sio­nes y emo­cio­nes que sa­len a flo­te en ta­ri­ma.

El am­bien­te de ca­ma­ra­de­ría y amis­tad es vi­tal pa­ra que el gru­po se man­ten­ga vi­gen­te. Por eso, los chis­tes y las apre­cia­cio­nes có­mi­cas es­tán pre­sen­tes en ca­da par­te del en­sa­yo o pre­sen­ta­ción que reali­cen. PRO­FE­SIO­NA­LIS­MO. Pa­ra Ma­nuel Iba­ñez, di­rec­tor mu­si­cal de la ban­da, el proyecto ini­ció por in­vi­ta­ción de Pa­blo Sa­mur, “es un gru­po muy abier­to”, en el que ellos mis­mos de­ter­mi­nan “por­te y par­te en los arre­glos mu­si­ca­les”, es más —agre­ga— to­do es pro­duc­to de un con­sen­so en el que to­dos los in­te­gran­tes eva­lúan y dis­cu­ten lo me­jor pa­ra sus pis­tas mu­si­ca­les. Es, sin du­da, “un tra­ba­jo con­jun­to que se ha­ce de una ma­ne­ra muy bo­ni­ta por una gran cau­sa”.

El equi­po de Ski­na Ca­lien­te apro­ve­cha al má­xi­mo las dos ho­ras de en­sa­yo que dis­po­nen tan­to lu­nes y miér­co­les de ca­da se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.