Ar­tu­ro Char y Ales­san­dra War­ner re­ve­lan el éxi­to de su ma­tri­mo­nio

El se­na­dor Ar­tu­ro Char y la pu­bli­cis­ta Ales­san­dra War­ner tie­nen uno de esos ma­tri­mo­nios que po­co se ven en es­tos días. Cin­co hi­jos, 25 años jun­tos y mu­chas son­ri­sas dan cuen­ta de ello.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Dia­na Sofía Po­lo dia­na.po­[email protected]­he­ral­do.co FO­TOS Orlando Amador Ro­sa­les y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Cuan­do Ales­san­dra War­ner cum­plía 15 años, el 16 de no­viem­bre de 1985, su ac­tual es­po­so, el se­na­dor Ar­tu­ro Char, in­ten­tó co­lar­se en su fiesta de cum­plea­ños. Ese se­ría el pri­mer día que es­te ba­rran­qui­lle­ro ne­to —de­por­tis­ta, em­pre­sa­rio, ‘ma­ma­ga­llis­ta’ y aman­te de la mú­si­ca— ten­dría en su ra­dar a Ales­san­dra, más par­ti­cu­lar­men­te a la familia War­ner.

“Yo te­nía 18 y an­da­ba con un gru­po de ‘ma­nes’ que pa­sá­ba­mos por la ciu­dad bus­can­do plan. Un día vi­mos la fiesta de Ales­san­dra y lle­ga­mos, pe­ro en­con­tra­mos que los pa­pás es­ta­ban en la en­tra­da. Mis ami­gos vie­ron la co­sa co­mo ra­ra y se que­da­ron en la puer­ta. Yo me fui co­lan­do has­ta que me de­tu­vo una se­ño­ra que me pre­gun­tó mi nom­bre. Co­mo la vi ‘ché­ve­re’, tam­bién le pre­gun­té có­mo se lla­ma­ba. Ella me di­jo que yo no es­ta­ba en la lis­ta de in­vi­ta­dos y me pi­dió que me fue­ra”, cuen­ta ca­ris­má­ti­ca­men­te Ar­tu­ro.

Se en­cuen­tran en su ca­sa en Ba­rran­qui­lla, una her­mo­sa vi­vien­da de sa­lo­nes am­plios que el día de es­ta en­tre­vis­ta

hue­le a flores fres­cas. De acuer­do a Ales­san­dra, aquí pa­san gran par­te de su tiem­po. Ya sea vien­do pe­lí­cu­las, es­cu­chan­do mú­si­ca, co­ci­nan­do o sim­ple­men­te con­ver­san­do, es­ta pa­re­ja no le te­me a es­tar so­la. De he­cho, con­fie­san que ha­ber­se vuel­to ami­gos en la pri­me­ra eta­pa de su re­la­ción, cuan­do am­bos vi­vían y es­tu­dia­ban en Atlan­ta, es una de las claves de su éxi­to ma­tri­mo­nial.

EL INI­CIO DEL AMOR. Al­re­de­dor de cin­co años des­pués del quin­cea­ñe­ro de Ales­san­dra, los ca­mi­nos de es­ta pa­re­ja se vol­vie­ron a cru­zar. Él cur­sa­ba Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en Atlan­ta y ella se mu­dó a es­ta ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se pa­ra ini­ciar sus es­tu­dios en pu­bli­ci­dad. En los pri­me­ros dos en­cuen­tros, la im­pre­sión que se lle­va­ron el uno del otro no fue la me­jor. Cuen­ta Ar­tu­ro que cuan­do la vol­vió a ver, es­ta­ban en una fiesta en una pis­ci­na, y que ella lle­gó “con un tur­ban­te en la ca­be­za”.

“El círcu­lo de ba­rran­qui­lle­ros y car­ta­ge­ne­ros que vi­vía­mos allá en ese en­ton­ces es­ta­ba su­per­en­tu­sias­ma­do con la lle­ga­da de Ales­san­dra. Es­ta­ban es­pe­ran­do al ‘bo­lli­to’. A mí no me im­por­ta­ba, por­que ya te­nía una ma­la ex­pe­rien­cia con ella en el pa­sa­do. La se­gun­da vez que nos vi­mos en Es­ta­dos Uni­dos fue cuan­do ella lle­gó al apar­ta­men­to don­de yo vi­vía, a vi­si­tar a mi com­pa­ñe­ro y ahí sí la vi bien”, di­ce.

Ales­san­dra re­la­ta que en Atlan­ta, Ar­tu­ro com­par­tía ca­sa con el pri­mo de un ami­go su­yo y que al ir a vi­si­tar­lo co­no­ció for­mal­men­te a su ac­tual es­po­so, que en ese pri­mer en­cuen­tro le pa­re­ció “un gro­se­ro”. “Yo lle­gué con una ami­ga ca­le­ña, Ani­ta, y me acuer­do cuan­do Ar­tu­ro en­tró a la sa­la. Él co­mo que no sa­bía qué ha­cer por­que se que­dó de pie. Me acuer­do exac­ta­men­te de qué te­nía pues­to: una ca­mi­sa azul con ra­yas ne­gras y un ma­le­tín. So­bre to­do re­cuer­do sus ojos, esos ojo­nes que tie­ne. Él pren­dió el te­le­vi­sor, se sen­tó en el so­fá y di­jo: aquí uno tie­ne 200 ca­na­les y na­da que ver. Me acuer­do que me pa­re­ció un gro­se­ro, por­que yo te­nía na­da más cin­co ca­na­les y pa­ra mí eso era la ma­ra­vi­lla”, re­cuer­da Ales­san­dra, mi­ran­do a su es­po­so con com­pli­ci­dad.

El ter­cer en­cuen­tro se­ría en una fiesta a la que asis­tie­ron los la­ti­nos que es­ta­ban en la ciu­dad. Ahí em­pe­zó la ver­da­de­ra quí­mi­ca. “Esa no­che me pa­re­ció es­pec­ta­cu­lar. Se mos­tró co­mo la per­so­na más ex­tro­ver­ti­da y di­ver­ti­da. Co­mo es él”, di­ce.

MÁS QUE AMI­GOS. Des­de ese día de 1990, Ar­tu­ro y Ales­san­dra son prác­ti­ca­men­te in­se­pa­ra­bles. Se ‘cua­dra­ron’ en sep­tiem­bre de ese año y tres años des­pués es­ta­rían ca­sán­do­se un 27 de mar­zo, en la igle­sia In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de Ba­rran­qui­lla. “Yo siem­pre sen­tí que nues­tra re­la­ción iba cre­cien­do. No fue que me enamo­ré y me en­lo­que­cí. Más allá del atrac­ti­vo nos hi­ci­mos muy ami­gos. Eso es im­por­tan­te por­que el fí­si­co va cam­bian­do y lo que que­da es eso”, di­ce Ales­san­dra. GC

LO QUE ‘FLE­CHÓ’ A ALES­SAN­DRA... “Esa no­che él se mos­tró co­mo la per­so­na más ex­tro­ver­ti­da y di­ver­ti­da. Co­mo es él”. SO­BRE SU RE­LA­CIÓN... “Más allá del atrac­ti­vo nos hi­ci­mos muy ami­gos. A no­so­tros nos en­can­ta es­tar so­los los dos”.

Ar­tu­ro y Ales­san­dra po­san pa­ra Gen­te Ca­ri­be en su ca­sa en Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.