Las pro­me­sas que to­da pa­re­ja de­be­ría ha­cer­se

Gente Caribe - - Rincón Psicológic­o - POR María Lour­des Dá­vi­la

Las pa­re­jas más fe­li­ces no son aque­llas que no tie­nen di­fi­cul­ta­des, sino las que lo­gran ven­cer­las y sa­lir for­ta­le­ci­das. Al ini­ciar de una re­la­ción de pa­re­ja, ca­da miem­bro de ella se sien­te lleno de sue­ños, ilu­sio­nes y ex­pec­ta­ti­vas. Sin em­bar­go, en mu­chos ca­sos, el tiem­po y la ru­ti­na se en­car­gan de po­ner ca­da co­sa en su lu­gar y, en po­co tiem­po, la pa­sión se pue­de con­ver­tir en abu­rri­mien­to y de­ses­pe­ra­ción.

Cuan­do se quie­re com­par­tir el res­to de la vi­da con una per­so­na no es ne­ce­sa­rio ju­rar amor eterno; mu­chas pa­re­jas han pa­sa­do por el al­tar ju­ran­do amor pa­ra to­da la vi­da; en la po­bre­za y en la ri­que­za, en la sa­lud y la en­fer­me­dad, sin em­bar­go, mu­chas no lo­gran cum­plir di­cho ju­ra­men­to.

Por otro la­do, exis­ten otras pro­me­sas que sí son una ga­ran­tía pa­ra que la re­la­ción fun­cio­ne; si am­bos miem­bros de una pa­re­ja es­tán dis­pues­tos a cum­plir­las, es pro­ba­ble que su amor du­re pa­ra siem­pre. ¿Cuá­les son las pro­me­sas que to­da pa­re­ja de­be­ría ha­cer­se?

1 PRO­ME­TO ES­CU­CHAR­TE. To­da re­la

ción se cons­tru­ye con ba­se en la co- mu­ni­ca­ción. Si deseas que tu voz sea es­cu­cha­da, pri­me­ro de­bes apren­der a oír a tu pa­re­ja.

2 PRO­ME­TO APREN­DER CONS­TAN­TE­MEN­TE. La vi­da de to­do ser hu­mano es un pro­ce­so de apren­di­za­je y una re­la­ción de pa­re­ja lo es aún más. Pa­ra que una re­la­ción fun­cio­ne es ne­ce­sa­rio que ca­da cual se com­pro­me­ta con el cam­bio. Es pro­ba­ble que am­bos de­ban apren­der mu­cho del otro y, so­bre to­do, de­be­rán apren­der de sus erro­res, pa­ra no vol­ver a co­me­ter­los.

3 PRO­ME­TO RES­PE­TAR QUIEN ERES. Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas en las re­la­cio­nes de pa­re­ja es que ca­da cual desea cam­biar al otro. A me­nu­do te­ne­mos ex­pec­ta­ti­vas irrea­les y es­pe­ra­mos que nues­tra pa­re­ja cam­bie so­lo pa­ra sa­tis­fa­cer­nos. El amor ver­da­de­ro im­pli­ca una acep­ta­ción in­con­di­cio­nal. No in­ten­tes cam­biar a tu pa­re­ja, áma­la co­mo es.

4 PRO­ME­TO DAR­LE PRIO­RI­DAD A NUES­TRA RE­LA­CIÓN. En la ac­tua­li­dad mu­chas pa­re­jas prác­ti­ca­men­te no com­par­ten su vi­da dia­ria. Se ven un par de ho­ras al día y lle­van vi­das se­pa­ra­das. Pro­me­ter­se que la re­la­ción de pa­re­ja es la prio­ri­dad prin­ci­pal, no sig­ni­fi­ca per­der su in­di­vi­dua­li­dad. Haz­lo par­ti­ci­pe de tu vi­da.

5 PRO­ME­TO DE­JAR­TE CRE­CER. Una re­la­ción de pa­re­ja sa­na y ma­du­ra es aque­lla en la que ca­da uno de sus miem­bros lo­gra cre­cer co­mo per­so­na. Si al­guien as­fi­xia al otro o le ro­ba su in­ti­mi­dad y es­pa­cio, la re­la­ción es­tá con­de­na­da al fra­ca­so. Es im­por­tan­te res­pe­tar el es­pa­cio de la otra per­so­na, y ayu­dar­le a con­se­guir sus sue­ños.

6 PRO­ME­TO PER­DO­NAR­TE. El per­dón es una de las ha­bi­li­da­des esen­cia­les en la pa­re­ja. Sin el per­dón, los erro­res se irán acu­mu­lan­do, cau­sa­rán re­sen­ti­mien­to y se con­ver­ti­rán en una bom­ba de tiem­po que ex­plo­ta­rá tar­de o tem­prano.

7 PRO­ME­TO AMAR­TE CUAN­DO ME­NOS TE LO ME­REZ­CAS. To­da pa­re­ja tie­ne al­ti­ba­jos. Hay ve­ces que una de las per­so­nas, pre­sa del es­trés o del re­sen­ti­mien­to, di­ce o ha­ce co­sas que no de­be­ría. Aún así, es im­por­tan­te ser com­pren­si­vos y no es­ca­par an­te el pri­mer pro­ble­ma. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.