¿Hay re­la­ción en­tre mi­cro­ce­fa­lia y zika?

Gente Caribe - - Índice - POR Álvaro Vi­lla­nue­va C.

Apro­pó­si­to de la con­tro­ver­sia ge­ne­ra­da por la epi­de­mia del zika, Álvaro Vi­lla­nue­va Calderón, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na In­ter­na y en En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas, de Har­vard Me­di­cal School; ha­ce al­gu­nas ano­ta­cio­nes que se de­ben con­si­de­rar an­te el virus.

Des­de su pers­pec­ti­va y te­nien­do P en cuen­ta lo que su­ce­dió en Bra­sil, ¿cree que hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre el zika y la mi­cro­ce­fa­lia? R Des­de oc­tu­bre de 2015 has­ta enero de 2016, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca de Bra­sil re­gis­tra­ba en más de 21 es­ta­dos un to­tal de 3.530 ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia, be­bés con un ce­re­bro más pe­que­ño de lo nor­mal (por de­ba­jo de los 33 cen­tí­me­tros), aso­cia­do a un ries­go de muer­te rá­pi­da del ni­ño o a tras­tor­nos irre­ver­si­bles, como re­tra­sos men­ta­les o di­fi­cul­ta­des psi­co­mo­to­ras. El au­men­to es sig­ni­fi­ca­ti­vo fren­te a los 147 cua­dros de mi­cro­ce­fa­lia que se do­cu­men­ta­ron en to­do Bra­sil en 2014, los 167 de 2013 y los 175 del año 2012. Por eso, el Mi­nis­te­rio ha de­cre­ta­do una aler­ta de sa­lud pú­bli­ca, lo pro­pio hi­zo la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de Sa­lud an­te el rá­pi­do avan­ce del virus del zika en to­do el con­ti­nen­te. To­do cambió en no­viem­bre, cuan­do el la­bo­ra­to­rio de fla­vi­vi­rus del Ins­ti­tu­to Os­val­do Cruz bra­si­le­ño de­tec­tó la pre­sen­cia del genoma, com­po­nen­te ge­né­ti­co de virus del zika en el lí­qui­do am­nió­ti­co de dos mu­je­res em­ba­ra­za­das de Pa­raí­ba cu­yos fe­tos te­nían mi­cro­ce­fa­lia. El Ins­ti­tu­to Evan­dro Cha­gas (IEC), la­bo­ra­to­rio na­cio­nal de re­fe­ren­cia pa­ra las ar­bo­vi­ro­sis (en­fer­me­da­des ví­ri­cas trans­mi­ti­das por ar­tró­po­dos), con­fir­mó por pri­me­ra vez tres muer­tes aso­cia­das al virus.

No es fá­cil de­mos­trar la re­la­ción en­tre mi­cro­ce­fa­lia y zika des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co. Se ne­ce­si­tan me­jo­res he­rra­mien­tas de diag­nós­ti­co y de se­gui­mien­to, pa­ra ana­li­zar qué pro­por­ción de las ma­dres que han te­ni­do ni­ños con mi­cro­ce­fa­lia han si­do in­fec­ta­das por el virus. Y si­mul­tá­nea­men­te des­car­tar otras cau­sas.

¿La so­lu­ción, como me­di­da preP ven­ti­va, es que las mu­je­res evi­ten que­dar em­ba­ra­za­das? R No, es so­lo una re­co­men­da­ción, pa­ra dis­mi­nuir los ries­gos en don­de ha­ya pre­sen­cia del zika. Es fá­cil en­ten­der que en­tre me­nos em­ba­ra­za­das ha­ya, me­nos ries­go exis­te de ni­ños con mi­cro­ce­fa­lia u otros da­ños neu­ro­ló­gi­cos. Evi­tar el em­ba­ra­zo es una de­ci­sión per­so­nal y de pa­re­ja. Evi­tar el zika es no re­ci­bir una pi­ca­du­ra de un mos­qui­to, di­fí­cil de con­tro­lar.

En el ca­so de que una mu­jer esP té em­ba­ra­za­da y con­trai­ga el zika, ¿có­mo de­be ser su tra­ta­mien­to y se­gui­mien­to? R Exis­te ya un pro­to­co­lo de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, al cual se ha aco­gi­do el Min­sa­lud de Co­lom­bia. En es­te se con­si­de­ran a las pa­cien­tes em­ba­ra­za­das con zika, de al­to ries­go gi­ne­cobs­té­tri­co, con una aten­ción y se­gui­mien­to es­pe­cial, de ti­po in­te­gral. Los ca­sos de­ben ser en­via­dos pa­ra ma­ne­jo por es­pe­cia­lis­tas. Se es­tá a la es­pe­ra de co­no­cer có­mo se pon­drá en mar­cha su cum­pli­mien­to en el sis­te­ma de sa­lud co­lom­biano.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les P sín­to­mas del zika? R La in­fec­ción por el virus del zika pue­de cur­sar en for­ma asin­to­má­ti­ca. De cin­co pa­cien­tes in­fec­ta­dos, uno pue­de pre­sen­tar fie­bre, do­lor de ca­be­za, fa­ti­ga, do­lo­res os­teo­mus­cu­la­res, bro­te en ca­ra, tron­co y ex­tre­mi­da­des, los cua­les, en al­gu­nos ca­sos, mues­tran in­fla­ma­ción, sin una in­ca­pa­ci­dad ma­yor pa­ra la deam­bu­la­ción. Los sín­to­mas se dan du­ran­te cin­co a 12 días. La sos­pe­cha de un ca­so se da en zo­nas don­de se han con­fir­ma­do la pre­sen­cia del virus o cuan­do se han vi­si­ta­do paí­ses con la pre­sen­cia del virus.

¿El sis­te­ma de sa­lud có­mo de­be P reac­cio­nar an­te ese pa­cien­te? R La res­pues­ta de­be ser pa­ra con­tra­rres­tar la di­se­mi­na­ción de la en­fer­me­dad y dis­mi­nuir los efec­tos en las po­bla­cio­nes de ries­go, em­ba­ra­za­das y per­so­nas con en­fer­me­da­des sub­ya­cen­tes (...)Pa­ra el zika y su con­no­ta­ción im­por­tan­te con las em­ba­ra­za­das y ni­ños, de­be desa­rro­llar­se un plan es­pe­cial. Co­lo­car obli­ga­to­ria la edu­ca­ción del per­so­nal de la sa­lud, me­dian­te cur­sos li­de­ra­dos por las aso­cia­cio­nes afi­nes, in­fec­to­lo­gía, epi­de­mio­lo­gía, sa­lud pú­bli­ca, mi­cro­bio­lo­gía, me­di­ci­na in­ter­na, pe­dia­tría, gi­ne­cobs­te­tri­cia, ad­mi­nis­tra­ción y otras afi­nes.

¿Por qué cree us­ted que es­tos P virus (zika o chi­kun­gun­ya) son ca­da vez más po­ten­tes y por qué vie­nen siem­pre de Áfri­ca? R Las con­di­cio­nes so­cia­les, po­lí­ti­cas, y eco­nó­mi­cas de sa­lu­bri­dad, con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, am­bien­ta­les, de in­fra­es­truc­tu­ra y edu­ca­ción de tra­ba­ja­do­res de la sa­lud y de la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral, ha­ce es­tos paí­ses muy sus­cep­ti­bles a la pre­sen­cia de bro­tes y epi­de­mias per­ma­nen­tes. Pe­ro los virus ya se pue­de de­cir que no tie­nen lí­mi­tes en su di­se­mi­na­ción, y aun en los paí­ses más desa­rro­lla­dos es­tán.

¿Es cier­to que con­su­mir, por P ejem­plo, tia­mi­na, ale­ja a los mos­qui­tos? R No hay una evi­den­cia que lo de­mues­tre, pe­ro quien lo to­me no se per­ju­di­ca, la tia­mi­na es una vi­ta­mi­na que pue­de ser se­cre­ta­da por el su­dor y te­ner la po­si­bi­li­dad de re­pe­ler la pi­ca­du­ra. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.