Ale­jan­dra Az­cá­ra­te Ac­triz y co­me­dian­te

Así lo ex­pre­sa la ac­triz, pre­sen­ta­do­ra, pe­ro so­bre to­do co­me­dian­te, Ale­jan­dra Az­cá­ra­te, que re­gre­sa a Ba­rran­qui­lla con el pi­can­te de ‘Des­cá­ra­te con la Az­cá­ra­te’.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla @ale­jo­ro­sa­lesm FO­TOS Cor­te­sía Her­nán Puen­tes

Su tono de voz es fuer­te y no es que su­fra de mal genio pro­lon­ga­do, no, sim­ple­men­te es así. No eva­de te­mas, a ex­cep­ción de La úl­ti­ma ce­na, que con­si­de­ra irre­le­van­te diez años des­pués de ser pu­bli­ca­das las po­lé­mi­cas fo­tos; de res­to ha­bla de lo di­vino y de lo hu­mano. Tie­ne “una enor­me gra­ti­tud con la ciu­dad” por­que en las pre­sen­ta­cio­nes que ha te­ni­do siem­pre ha lle­na­do las tri­bu­nas. Aho­ra re­gre­sa con su se­llo dis­tin­ti­vo en el es­ce­na­rio: Des­cá­ra­te con la Az­cá­ra­te, pe­ro con un ma­te­rial fres­co que se si­gue con­cen­tran­do en “lo di­fí­cil que es ser mu­jer en las dis­tin­tas eta­pas de la vi­da”, sin caer en un dis­cur­so fe­mi­nis­ta y sí re­fi­rién­do­se a la com­ple­ji­dad his­tó­ri­ca de las re­la­cio­nes de pa­re­ja.

P ¿Por qué cree que al pú­bli­co le gus­ta tan­to su hu­mor? R Pien­so que la gen­te en­cuen­tra una ex­pre­sión ba­sa­da en la ver­dad sin pre­ten­der ser una ver­dad ab­so­lu­ta. Hay un se­llo de au­ten­ti­ci­dad, de co­ra­je, una ma­ne­ra de pre­sen­tar la co­ti­dia­ni­dad del dia­rio vi­vir con

la cual la gen­te se iden­ti­fi­ca. Ahí real­men­te es don­de es­tá mi pun­to fuer­te, en sa­ber ver la vi­da de for­ma sen­ci­lla y sin pre­ten­sión, apren­der a dis­fru­tar­la sin tan­to mis­te­rio.

P ¿Ale­jan­dra es tan des­ca­ra­da como pien­san las per­so­nas? R Sí, soy ab­so­lu­ta­men­te des­ca­ra­da, en el sen­ti­do po­si­ti­vo, una ab­so­lu­ta sin­ver­güen­za. Ca­da vez más he tra­ta­do de se­pa­rar­me y ale­jar­me de los mie­dos in­ne­ce­sa­rios, de tan­tos ta­búes, tan­ta pre­sión sin sen­ti­do y yo mis­ma me in­vi­to cons­tan­te­men­te al des­ca­ro, que pa­ra mí es la puer­ta de bien­ve­ni­da a la li­ber­tad. En ese or­den de ideas, don­de uno se des­pren­da ca­da vez más de la im­por­tan­cia del qué di­rán, uno lo­gra vi­vir con ma­yor pla­cer y con­trol. P ¿Qué le cau­sa an­sie­dad? R Ca­si to­do. Soy una per­so­na na­tu­ral­men­te an­sio­sa, soy in­quie­ta, vi­vo lle­na de cues­tio­na­mien­tos, me preo­cu­pa to­do el tiem­po ha­cer las co­sas lo me­jor po­si­ble e ir un pa­so más allá.

P ¿En qué se cen­tra su pre­sen­ta­ción en es­ta oca­sión? R A lo lar­go del tiem­po siem­pre he ma­ne­ja­do la mis­ma es­truc­tu­ra, Des­cá­ra­te con la Az­cá­ra­te tie­ne un mis­mo hi­lo con­duc­tor, lo di­fí­cil que es ser mu­jer en las dis­tin­tas eta­pas de la vi­da, to­can­do re­la­cio­nes de pa­re­ja sin usar un lenguaje fe­mi­nis­ta, sino realista, pe­ro, por su­pues­to, ha­blan­do des­de la pos­tu­ra de la mu­jer, por­que es el gé­ne­ro al que per­te­nez­co (...) Ha­blo de las men­ti­ras que apren­de­mos a de­cir des­de que estamos muy ni­ños, ca­si sin dar­nos cuen­ta, la bús­que­da per­ma- nen­te de esa pa­re­ja ideal, la cro­no­lo­gía de la vi­da ba­sa­da en el de­ber ser don­de la gen­te bá­si­ca­men­te vi­ve la vi­da por uno y uno di­ce: yo por qué ter­mi­né aquí; el pro­to­co­lo que lle­va un ma­tri­mo­nio, el des­in­fle que te trae mu­chas ve­ces la con­vi­ven­cia, la in­fi­de­li­dad a la cual uno es­tá per­ma­nen­te­men­te ex­pues­to.

P ¿Qué es lo más abu­rri­do de la con­vi­ven­cia en pa­re­ja? R No te di­ría abu­rri­do, qui­zás lo más di­fí­cil pa­ra mí es el te­ner que es­tar pen­san­do to­do el tiem­po de dos, es de­cir, co­sas tan sen­ci­llas de la co­ti­dia­ni­dad como que si no voy a ir a al­mor­zar a mi ca­sa de­bo avi­sar­le a otra per­so­na, o que va a co­mer so­lo o que no va­ya a co­mer. Sien­to que la con­vi­ven­cia en ge­ne­ral, cuan­do uno en­cuen­tra a la per­so­na in­di­ca­da, es una de­li­cia. GC

SO­BRE EL ‘SHOW’... ‘Des­cá­ra­te con la Az­cá­ra­te’ se po­drá dis­fru­tar el 11 de mar­zo en el Tea­tro Jo­sé Con­sue­gra Higgins.

En su vi­da pro­fe­sio­nal, Ale­jan­dra ha si­do pre­sen­ta­do­ra, re­por­te­ra, mo­de­lo y co­me­dian­te, en­tre otras fun­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.