Is­mael Ba­rrios Ac­tor

El ac­tor, mú­si­co y co­me­dian­te Is­mael Ba­rrios cuen­ta por qué de­ci­dió re­ti­rar­se un tiem­po de la te­le­vi­sión y ra­di­car­se fue­ra del país.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sa­ra Her­nán­dez C. FO­TO Or­lan­do Ama­dor AGRA­DE­CI­MIEN­TOS Res­tau­ran­te La Di­va, Bue­na­vis­ta 2

“Que­ría to­mar­me un res­pi­ro, que­ría ha­cer otras co­sas, por ejem­plo, tea­tro. No que­ría ha­cer más te­le­vi­sión”. Así se re­fie­re el ac­tor car­ta­ge­ne­ro Is­mael Ba­rrios a su des­can­so en las pan­ta­llas co­lom­bia­nas. En ese mo­men­to, ha­ce 11 años, Is­mael que­ría es­tar más en con­tac­to con sus hi­jas, por lo que se fue a Es­ta­dos Uni­dos a vi­vir una “eta­pa fa­mi­liar” que no que­ría dejar pa­sar, sino dis­fru­tar jun­to a sus dos pe­que­ñas.

“Yo lle­gué a tra­ba­jar en un res­tau­ran­te en South Beach; te­nía que ha­cer al­go y en la ca­rre­ra ac­to­ral na­da es per­di­do”, cuen­ta la ra­zón por la que es­tu­vo de me­se­ro y au­xi­liar de co­ci­na por al­gu­nos me­ses. De esa ex­pe­rien­cia, re­cuer­da en­tre ri­sas, que al­gu­nos de los clien­tes lo re­co­no­cían y bus­ca­ban pa­ra to­mar­se fo­tos, a lo que él ac­ce­día sin nin­gún pro­ble­ma.

“Es­tán lo­quí­si­mos. Con al­guien me de­ben es­tar con­fun­dien­do”, in­ten­ta­ba con­ven­cer a su je­fe ca­da vez que era re­co­no­ci­do en­tre los co­men­sa­les del es­ta­ble­ci­mien­to de co­mi­das.

En ge­ne­ral, Is­mael ca­li­fi­ca es­ta ex­pe­rien­cia co­mo gra­ti­fi­can­te, pues se com­pro­bó a él mis­mo que po­día ha­cer otras co­sas dis­tin­tas a la ac­tua­ción o el can­to, otra de sus pa­sio­nes.

“Fui me­se­ro y, ade­más, va­let par­king. Es­to tam­bién me en­can­tó, por­que to­do el que lle­ga­ba lo ha­cía en unos ca­rros me­jo­res que el mío”, aña­de, con su par­ti­cu­lar sen­ti­do del humor.

Pe­ro su ca­rre­ra en la ac­tua­ción re­na­ció cu­rio­sa­men­te. A los sie­te me­ses de es­tar en Nor­tea­mé­ri­ca, un ami­go de Is­mael lo lla­mó. Le co­men­tó que el pre­si­den­te de Te­le­mun­do lo ha­bía vis­to en la pan­ta­lla de un avión, ac­tuan­do en Pan­di­llas, gue­rra y paz. El in­te­rés por Is­mael fue in­me­dia­to. Lo com­pli­ca­do fue ubi­car­lo, pe­ro una vez lo­gra­ron co­mu­ni­car­se con él, las co­sas ca­ye­ron por su pro­pio pe­so. Una no­ve­la tras otra, cla­ses de acen­to y de­más vol­vie­ron a ser par­te del día a día de es­te hom­bre, cu­yo ros­tro es fa­mi­liar pa­ra mu­chos co­lom­bia­nos, al ha­ber in­ter­pre­ta­do en 1996 el per­so­na­je del Me­llo, en la te­le­no­ve­la Gua­ji­ra; ade­más de otros per­so­na­jes en se­ries de te­le­vi­sión y te­le­no­ve­las que no es­tán del to­do ol­vi­da­dos.

EL TEA­TRO. Es­te te­ma no ha si­do es­qui­vo en la vi­da de Is­mael, por eso, en­tre ca­da pro­duc­ción de te­le­vi­sión, en Es­ta­dos Uni­dos, reali­zó al­gu­nas de obras de tea­tro. Pa­ra Is­mael siem­pre fue im­por­tan­te pre­pa­rar­se, por lo que al­ter­nó es­tu­dios en la ca­lle Broad­way y es­tu­vo por tres me­ses ha­cien­do un ta­ller en Los Án­ge­les. Ac­tual­men­te pre­sen­ta su stand up co­medy Rín­de­te que es­tás ro­dea­do, obra que fue es­cri­ta en­te­ra­men­te por él.

SO­BRE SU ES­TAN­CIA EN EEUU... “Yo que­ría ir­me, par­quear ca­rros y ‘me­se­rear’. Es­tar con mi familia era mi me­ta en ese mo­men­to”.

El buen gus­to y la ha­bi­li­dad pa­ra el di­se­ño que tie­ne Jon So­nen es –di­cho por él mis­mo– la me­jor he­ren­cia que le ha de­ja­do su ma­dre, Nancy. Si hay al­guien que tie­ne de­re­cho y es­tá acos­tum­bra­da a “me­ter las na­ri­ces” en el tra­ba­jo del fa­mo­so di­se­ña­dor ba­rran­qui­lle­ro es es­ta mu­jer oriun­da de Ar­jo­na, Bo­lí­var.

Y es que “ella siem­pre tie­ne el ‘opi­nó­me­tro’ ac­ti­vo”, nos co­men­ta Jon, en­tre ri­sa y ri­sa. Él tam­bién es­tá acos­tum­bra­do a es­cu­char “sin ta­pu­jos” lo que a su ma­dre le gus­ta o le dis­gus­ta. “En fin, su in­fluen­cia es cla­ve en nues­tros ne­go­cios y la to­ma­mos muy en se­rio”, agre­ga el em­pre­sa­rio.

Muy de acuer­do con Jon es­tá su her­mano Mai­lon So­nen, quien ase­gu­ra que la ve­na ‘co­mer­cian­te’ de am­bos tam­bién es de ca­rác­ter ge­né­ti­co.

“Con mis pa­dres tuvimos una es­cue­la co­mer­cial in­tere­san­te, en­ri­que­ce­do­ra, por­que am­bos eran em­pre­sa­rios”, co­men­ta Mai­lon, que­rien­do re­fe­rir­se a la exi­to­sa jo­ye­ría de Nancy y su es­po­so Jon, don­de él y su her­mano se la pa­sa­ban ayu­dan­do cuan­do ni­ños, por allá en los años 80 y 90.

Por es­ta ve­na ‘co­mer­cian­te’ de la que nos ha­blan tam­bién cir­cu­la san­gre ‘em­pren­de­do­ra’. Co­mo re­sal­ta Jon, sus dos hi­jos pu­die­ron ver en Nancy “a una per­so­na con una ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo in­creí­ble, con prin­ci­pios y va­lo­res que, sin du­da al­gu­na, mar­ca­ron la

El ar­tis­ta es­tu­vo pre­sen­tan­do en Ba­rran­qui­lla su ‘stand up co­medy’, ‘Rín­de­te que es­tás ro­dea­do’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.