Leyla Vi­ñas: una ma­má con tiem­po pa­ra to­do

CON CIN­CO HI­JOS, LEYLA SE DESEM­PE­ÑA CO­MO MA­DRE, ES­PO­SA Y DUE­ÑA DE VA­RIAS TIEN­DAS DE RO­PA EN LA CIU­DAD.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Leyla Vi­ñas afir­ma que nun­ca pla­neó te­ner cin­co hi­jos. Ella es­ta­ba fe­liz con los dos pri­me­ros, aun­que am­bos fue­ran hom­bres y no tu­vie­ra ni­ñas, pe­ro al te­ner su pri­me­ra hi­ja la vi­da le cam­bió y, co­mo le di­jo en ese mo­men­to su es­po­so Emi­li­ano Mo­ri­llo: “no es lo que que­re­mos no­so­tros sino lo que Dios quie­re pa­ra uno”.

“Siem­pre di­je que iba a te­ner dos hi­jos y cuan­do na­cie­ron los dos ma­yo­res me di­je que so­lo iba a te­ner hom­bres y no iba a te­ner ni­ñas por­que no pen­sa­ba te­ner más, pe­ro lue­go vino la ni­ña y des­pués vino otro y lue­go otra de se­gui­do. Fue­ron tan rá­pi­do, uno tras otro, que yo pa­re­cía era dis­fra­za­da de em­ba­ra­zo”, re­cuer­da en­tre ri­sas la ma­dre de Emi­li­ano de 25 años, Pa­blo de 21, Leyla An­drea de 19, Ni­co­lás de 18 y Glo­ria Ma­ría de 16.

Leyla es una ma­dre com­pro­me­ti­da con su fa­mi­lia. Des­de pe­que­ña su ma­dre no so­lo le en­se­ñó so­bre el mun­do de la mo­da sino tam­bién la im­por­tan­cia de la fa­mi­lia, don­de cre­ció jun-

to a cin­co her­ma­nos y de los que aho­ra la acom­pa­ñan va­rios so­bri­nos.

“Pa­ra mí lo más im­por­tan­te es la fa­mi­lia. En la mía so­mos seis her­ma­nos, y cuan­do ha­ce­mos una fies­ta ter­mi­na­mos sien­do 20 per­so­nas o más”, di­ce Vi­ñas quien cree que en­tre más fa­mi­lia­res, me­jor.

“Hay fa­mi­lias que no quie­ren te­ner hi­jos y yo siem­pre les di­go que no te­ner­los se­ría el peor error de su vi­da por­que te­ner un hi­jo es lo más ma­ra­vi­llo­so que Dios nos ha da­do. Y te­ner un so­lo hi­jo me pa­re­ce egoís­ta, por­que cuan­do es­tán pe­que­ños nos tie­nen a los pa­dres pe­ro cuan­do es­tán gran­des, no van a te­ner con quién com­par­tir”, afir­ma Leyla.

Emi­li­ano, su es­po­so, jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en su vi­da. Con 27 años de ma­tri­mo­nio, la ha ayu­da­do a cons­truir una nu­me­ro­sa fa­mi­lia en la que pri­ma el la­zo fa­mi­liar y la educación, por eso se sien­te agra­de­ci­do con él des­de que se co­no­cie­ron.

“Gra­cias a Dios he con­ta­do con una bue­na pa­re­ja, ten­go esa ben­di­ción. Emi­li­ano y yo he­mos si­do di­rec­cio­na­dos en lo que que­re­mos pa­ra nues­tros hi­jos. Mu­cha­chos jui­cio­sos, es­tu­dio­sos, y no­so­tros es­ta­mos pen­dien­tes de ellos. Siem­pre coin­ci­dien­do en las co­sas y nun­ca des­au­to­ri­zan­do al otro. Hay que sa­ber ma­ne­jar las si­tua­cio­nes de pa­re­ja y de fa­mi­lia. Que los hi­jos no vean nin­gún en­fren­ta­mien­to ni dis­cu­sio­nes, sino que siem­pre nos apo­ya­mos en nues­tras de­ci­sio­nes”, cuen­ta Leyla, que siem­pre se es­ca­pa con su es­po­so, al me­nos una vez al año, pa­ra com­par­tir tiem­po jun­tos. “Hay que sa­car tiem­po pa­ra esos es­pa­cios que nos per­mi­ten com­par­tir. Ten­go mu­cha afi­ni­dad con Emi­li­ano, te­ne­mos nues­tros mo­men­tos y siem­pre nos es­ca­pa­mos así sea un fin de se­ma­na”.

Fue­ra de ca­sa Leyla tam­bién tie­ne va­rios ‘ hi­jos’, sus al­ma­ce­nes. Leyla Vi­ñas en el cen­tro co­mer­cial Bue­na­vis­ta, otro del mis­mo nom­bre en Car­ta­ge­na, y Se­ño­ra Bo­ni­ta, que tam­bién cuen­ta con uno pa­ra ta­llas gran­des, am­bos en el cen­tro co­mer­cial Vi­lla Country, son los que la su­mer­gie­ron en el mun­do de la mo­da, sin ella pro­po­nér­se­lo, des­de ha­ce 15 años y con el que ad­mi­nis­tra su tiem­po pa­ra ha­cer su rol de ma­dre, es­po­sa y em­pre­sa­ria.

“Es­tu­dié me­di­ci­na con mi es­po­so en la Uni­ver­si­dad del Nor­te. Me ca­sé y ape­nas ter­mi­né que­dé em­ba­ra­za­da, pe­ro por co­sas de la vi­da em­pe­cé con el al­ma­cén y eso me en­vol­vió y me apa­sio­nó. Me gus­tó lo que es­ta­ba ha­cien­do y fui apren­dien­do en el ca­mino. To­dos los días se apren­de, so­bre to­do aho­ra que la tec­no­lo­gía lo ha cam­bia­do to­do”, re­cuer­da Leyla que tam­bién ha guia­do a su hi­jo ma­yor, Emi­li­ano, que de­ci­dió se­guir sus pa­sos, con su tien­da de ro­pa mas­cu­li­na Li­nen Con­cept.

En­tre su apre­ta­da agen­da co­mo ma­dre, es­po­sa y tam­bién em­pre­sa­ria, Leyla sa­be re­par­tir su tiem­po en el que la or­ga­ni­za­ción y la dis­po­si­ción de­mues­tran ser los pi­la­res de su vi­da. Ha­ce rum­ba te­ra­pia y no fal­ta a los par­ti­dos de soft­ball to­dos los do­min­gos a las ocho de la ma­ña­na. Por eso de­ja cla­ro que no im­por­ta la edad ni la can­ti­dad de obli­ga­cio­nes que se de­ban rea­li­zar, siem­pre se pue­de sa­car tiem­po pa­ra to­do, es­pe­cial­men­te pa­ra ser ma­má.

“Hay que or­ga­ni­zar­se, en­con­trar la so­lu­ción y te­ner dis­po­si­ción pa­ra ca­da co­sa, eso es to­do. Yo veo ma­dres que se em­bo­la­tan te­nien­do so­lo un hi­jo, pe­ro es por­que no tie­nen dis­po­si­ción. Yo nun­ca fal­to a un par­ti­do o a una reunión fa­mi­liar o de ami­gas. Re­pi­to, es cues­tión de or­ga­ni­zar­se y de te­ner dis­po­si­ción”. GC

SO­BRE SUS HI­JOS.. “Nun­ca pla­neé te­ner cin­co hi­jos, pe­ro no es lo que uno quie­re sino lo que Dios quie­re pa­ra uno ”.

LO MÁS IM­POR­TAN­TE PA­RA ELLA... “Pa­ra mí lo más im­por­tan­te es la fa­mi­lia y eso es lo que le he in­cul­ca­do a mis hi­jos”.

Leyla jun­to a su es­po­so Emi­li­ano y sus hi­jos Emi­li­ano, Glo­ria, Pa­blo, Leyla An­drea y Ni­co­lás.

FO­TO: OR­LAN­DO AMA­DOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.