Sa­muel, Lau­ra y Fe­li­pe Viñas Em­pre­sa­rios

Lau­ra, Sa­muel y Fe­li­pe afir­man que en es­te mo­men­to de sus vi­das son fe­li­ces, cóm­pli­ces y, so­bre to­do, em­pren­de­do­res. Ha­bla­ron en ex­clu­si­va con Gen­te Ca­ri­be.

Gente Caribe - - Índice - TEXTO Sa­ra Hernández C. @Sa­ra_her­nan­dezc FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

Si Cla­re­na Acos­ta es­tu­vie­ra vi­va, se sen­ti­ría or­gu­llo­sa de sus hi­jos. Así pien­sa Lau­ra, la ma­yor de los her­ma­nos Viñas Acos­ta. “Es­ta­ría fe­liz por to­do lo que he­mos he­cho, por­que so­mos las per­so­nas que hu­bie­se que­ri­do co­mo hi­jos”, ex­pre­sa con na­tu­ra­li­dad so­bre su ma­dre, la crea­do­ra de la mar­ca Lau­ra V.

Y có­mo no. An­te to­do pro­nós­ti­co, Lau­ra, Sa­muel y Fe­li­pe sa­ca­ron ade­lan­te la mar­ca Lau­ra V, la mis­ma que ha­ce ro­pa, ac­ce­so­rios y cal­za­do pa­ra ni­ñas; una em­pre­sa só­li­da que cuen­ta con una plan­ta de tra­ba­jo de 200 em­plea­dos di­rec­tos y 1.000 in­di­rec­tos. Por eso, su his­to­ria no es co­mo la de cual­quier ado­les­cen­te. Ellos sí que vivieron una eta­pa di­fí­cil, de la que hoy día ma­ni­fies­tan sen­tir­se tran­qui­los y lis­tos pa­ra asu­mir nue­vos re­tos.

Lau­ra es la “pa­tro­na” de la fa­mi­lia. Te­nía 20 años cuan­do su ma­dre

mu­rió –mien­tras es­tu­dia­ba Di­se­ño de Mo­das, en Lon­dres–, una eta­pa en que le to­có asu­mir las rien­das de la em­pre­sa.“en ese mo­men­to éra­mos pe­laos, ver la mag­ni­tud en la que es­tá­ba­mos y, al mis­mo tiem­po, ver que la gen­te es­pe­ra más de uno es muy ne­ga­ti­vo. Es di­fí­cil”, co­men­ta Lau­ra, en­tre va­rias pau­sas. “La gen­te te di­ce que la mar­ca va a des­apa­re­cer, pe­ro ese no fue nues­tro ca­so; no­so­tros lo que hi­ci­mos fue rein­ven­tar­nos”, aña­de la ac­tual di­se­ña­do­ra de la em­pre­sa, con ple­na con­vic­ción y se­gu­ri­dad.

Qui­zás por eso la mar­ca lle­va su nom­bre. Su te­na­ci­dad y per­sis­ten­cia, en su mo­men­to, man­tu­vie­ron y man­tie­nen el ne­go­cio a flo­te. Va­lo­res que, de he­cho, es­tán in­trín­se­cos no so­lo en ella, sino tam­bién en sus dos her­ma­nos. “Tu­ve mie­do, pe­ro es al­go que siem­pre va a exis­tir. La idea es bo­rrar­lo y te­ner con­fian­za en uno mis­mo. La gen­te te pue­de de­cir cual­quier co­sa, pe­ro el pro­ble­ma no es lle­gar a la ci­ma, sino man­te­ner­se”, di­ce hoy, a sus 26 años.

En es­te pun­to, Lau­ra con­fie­sa que Sa­muel, el se­gun­do de sus her­ma­nos, fue un gran so­por­te pa­ra ella. “Él siem­pre me dio se­gu­ri­dad, me di­jo: tú pue­des, tú vas a sa­car es­to ade­lan­te, tú eres la di­se­ña­do­ra, ¡pi­las, pi­las! En ese mo­men­to fue co­mo po­ner­me la ca­mi­se­ta, al­go que agra­dez­co in­fi­ni­ta­men­te, pues él me dio el va­lor y el em­pu­jón que ne­ce­si­ta­ba”, re­cuer­da Lau­ra.

La fa­mi­lia de em­pre­sa­rios de con­fec­ción tex­til fue un gran apo­yo pa­ra ellos. De he­cho, siem­pre es­tu­vie­ron allí an­te cual­quier du­da que se pre­sen­ta­ra. De­le­gar el tra­ba­jo de la em­pre­sa a otra per­so­na fue una idea que nun­ca con­tem­pla­ron. “Ja­más pa­só por nues­tra men­te de­jar­le el pro­yec­to Lau­ra V a otro. No­so­tros que­re­mos la mar­ca, pues des­de chi­qui­tos he­mos cre­ci­do con ella”.

Lau­ra cuen­ta que la re­la­ción de los tres hi­jos con su pa­dre, Sa­muel Viñas, hoy día es­tá “bien”. “´Él nos ha ayu­da­do bas­tan­te por­que hay mu­chas co­sas que no­so­tros fui­mos apren­dien­do so­bre la mar­cha, y an­te cual­quier pre­gun­ta que ten­ga­mos se la ha­ce­mos”, agre­ga.

FE­LI­PE VIÑAS, EL VI­SIO­NA­RIO. Sus her­ma­nos lo ca­li­fi­can co­mo una per­so­na or­ga­ni­za­da que sa­be lo que quie­re, “es el me­nor, pe­ro es el más vie­jo en pen­sa­mien­to”, opi­na Lau­ra. Por su par­te, él mis­mo se con­si­de­ra una per­so­na muy ra­cio­nal. Es es­tu­dian­te de cuar­to se­mes­tre de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas. Tie­ne 18 años y un par de ne­go­cios adi­cio­na­les.

Pa­ra él, no hay na­da me­jor que tra­ba­jar con sus her­ma­nos. “Son per­so­nas en las que con­fío cie­ga­men­te por­que sé que ha­rán las co­sas con amor. Sé que cual­quier co­sa la va­mos a ha­cer bien por­que así lo que­re­mos”, cuen­ta Pi­pe. Él co­la­bo­ra con la em­pre­sa en la ela­bo­ra­ción de estrategia­s y pla­nes de pre­su­pues­to, en­tre otras fun­cio­nes.

En dos o tres años le gus­ta­ría ver a Lau­ra V co­mo “una em­pre­sa vi­sua­li­za­da en el plano in­ter­na­cio­nal”, adap­ta­da al mun­do glo­ba­li­za­do pa­ra el que ya tra­ba­jan de ma­ne­ra res­pon­sa­ble, co­mo ex­pre­sa él mis­mo con sol­ven­cia.

SA­MUEL DA­VID, EL PO­SI­TI­VO. El se­gun­do de los tres her­ma­nos tie­ne 24 años y ha es­ta­do li­ga­do a ofi­cios de la tien­da des­de que te­nía sie­te. “Des­de que gra­dué del co­le­gio tra­ba­jé en la em­pre­sa, por tan­to, lo que sé es por tra­ba­jo”, ex­pre­sa Sammy, co­mo le lla­man sus her­ma­nos de ca­ri­ño.

Es el ge­ren­te co­mer­cial, es­tá pen­dien­te de los des­pa­chos, pre­su­pues­tos, dis­tri­bu­cio­nes co­rrec­tas y nue­vas se­des. Él tie­ne cla­ro que pa­ra el éxi­to del ne­go­cio “hay que co­no­cer al clien­te y sa­ber lo que quie­re”.

Es­te hom­bre di­ce sen­tir­se gus­to­so con su la­bor, ya que es al­go que le “apa­sio­na bas­tan­te”. “Amo la em­pre­sa mu­chí­si­mo, la sien­to co­mo par­te de mí”, ex­pre­sa Sammy acer­ca de la mar­ca que sa­có a su fa­mi­lia ade­lan­te, el ne­go­cio que lo vio cre­cer. Hoy, agre­ga, el pro­yec­to es lle­gar a otros paí­ses. GC

“Con se­gu­ri­dad te di­go que fue co­ger el to­ro por los cuer­nos y or­ga­ni­zar una co­sa a la vez”. SA­MUEL DA­VID VIÑAS

“Dios me dio una opor­tu­ni­dad muy lin­da de que mis her­ma­nos sean mis so­cios”. FE­LI­PE VIÑAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.