Fer­nan­do Gon­zá­lez Ru­bio, el costeño que ha lle­ga­do más al­to

Es­te al­pi­nis­ta, na­ci­do en San­ta Mar­ta y cria­do en Ba­rran­qui­lla, fue el pri­mer co­lom­biano que al­can­zó la ci­ma del mon­te Eve­rest. Lle­va sie­te cum­bres por arri­ba de los 8.000 me­tros y va por sie­te más.

Gente Caribe - - Destinos -

Cu­rio­sa­men­te un hom­bre que na­ció y se crió al la­do del mar, en San­ta Mar­ta, es el pri­mer co­lom­biano que lle­gó a la ci­ma del Mon­te Eve­rest, en 2001. Fer­nan­do Gon­zá­lez Ru­bio, o “Fer­cho”, li­te­ral­men­te ha pues­to en lo más al­to del pla­ne­ta el tri­co­lor na­cio­nal y la ban­de­ra de Ba­rran­qui­lla, ciu­dad en la que vi­vió y por la que sien­te un gran afec­to.

An­tes del Eve­rest, Fer­cho ya ha­bía es­ca­la­do el Cho Oyu, tam­bién en el Hi­ma­la­ya. En to­tal ha con­se­gui­do sie­te ci­mas por arri­ba de los 8.000 me­tros de al­tu­ra so­bre el ni­vel del mar y to­da­vía le fal­tan sie­te más, esa es su me­ta. Hay que re­sal­tar que es uno de los po­cos se­res hu­ma­nos que en la his­to­ria del al­pi­nis­mo ha lo­gra­do es­tar en esos ni­ve­les a pu­ro pul­món, sin oxí­geno ar­ti­fi­cial, llevando más allá de los lí­mi­tes su ca­pa­ci­dad fí­si­ca. Con to­dos esos lo­gros Fer­nan­do Gon­zá­lez no se ha de­ja­do ob­nu­bi­lar por lle­gar a se­me­jan­tes al­tu­ras. Es un ti­po sen­ci­llo, mo­des­to, con­ver­sa­dor. Vi­ve en Sues­ca, Cun­di­na­mar­ca, en fren­te de una ma­jes­tuo­sa ro­ca que atrae a es­ca­la­do­res de to­do el mun­do.

“La ro­ca de Sues­ca es la que tie­ne el ma­yor nú­me­ro de ru­tas, el ac­ce­so es bas­tan­te sen­ci­llo y se pue­den apren­der to­das las téc­ni­cas de es­ca­la­da, por eso es­te lu­gar es tan es­pe­cial”, des­cri­be.

EL CON­TAC­TO. En una oca­sión lle­gué has­ta la puer­ta de su ca­sa pa­ra ha­cer­le una en­tre­vis­ta, des­pués de pre­gun­tar­les a un par de cam­pe­si­nos en la ca­lle prin­ci­pal de Sues­ca. Él es­ta­ba con unos fa­mi­lia­res y ami­gos, se pre­pa­ra­ba pa­ra sa­lir a es­ca­lar y ape­nas co­no­cién­do­me de vis­ta me in­vi­tó a la ex­pe­di­ción. La ex­pe­rien­cia fue sen­sa­cio­nal aun­que nun­ca reali­cé la en­tre­vis­ta. En ese mo­men­to pa­ra él era más im­por­tan­te crear una amis­tad y que yo sin­tie­ra de cer­ca la ener­gía de la mon­ta­ña. Sie­te años des­pués vol­vi­mos a dia­lo­gar. Me cuen­ta que se aca­ba de ope­rar una vie­ja le­sión de ro­di­lla, de có­mo lle­gó a es­ca­lar, de por qué no se ha ren­di­do pe­se a los ami­gos que per­dió en la mon­ta­ña, de lo qui­jo­tes­co que a ve­ces re­sul­ta bus­car pa­tro­ci­nio pa­ra sus ex­pe­di­cio­nes o su fun­da­ción y del plus que le ha da­do a su vi­da ha­ber na­ci­do cer­ca del mar, le­jos de las ci­mas que aho­ra con­quis­ta.

¿Por qué es­ca­lar? P R La afi­ción por la es­ca­la­da lle­ga cuan­do des­afor­tu­na­da­men­te nos ve­ni­mos de Ba­rran­qui­lla a vi­vir a Bo­go­tá por te­mas de se­gu­ri­dad. Mi pa­pá tra­ba­ja­ba en el po­der pú­bli­co y es­ta­ba en apo­geo el nar­co­trá­fi­co. Siem­pre en la bús­que­da del de­por­te en­con­tré una ac­ti­vi­dad que era la es­ca­la­da en ro­ca. La co­no­cí en Sues­ca, Cun­di­na­mar­ca, que es el si­tio don­de vi­vo ac­tual­men­te. Aquí co­no­cí las pri­me­ras téc­ni­cas y me pi­có la pa­sión de la es­ca­la­da.

¿Y có­mo lle­gó a Sues­ca? P R Real­men­te es­ta­ba en la fies­ta de un amigo y me ha­bló de es­te de­por­te, me di­jo que fué­ra­mos el fin de se­ma­na a Sues­ca y así fue. Me im­pre­sio­nó to­do el pai­sa­je con las ro­cas y des­de ese día em­pe­cé a es­ca­lar. Ca­sual­men­te mi amigo tam­bién es ba­rran­qui­lle­ro, se lla­ma An­to­nio Jai­mes y con él

EN LA COS­TA... “En el Atlán­ti­co te­ne­mos unas ru­tas de es­ca­la­da que la fun­da­ción ha abier­to en el Mo­rro”.

co­men­za­mos a ir muy se­gui­do, de he­cho éra­mos la cor­da­da ( gru­po de es­ca­la­do­res su­je­tos por una mis­ma cuer­da) ca­ri­be­ña.

En la es­ca­la­da se su­fre mu­cho P fí­si­ca y men­tal­men­te, se pier­den ami­gos, ¿en al­gún mo­men­to ha pen­sa­do en de­jar de es­ca­lar? R Eso sí es ver­dad, es un de­por­te que re­quie­re sa­cri­fi­cio en mu­chos sen­ti­dos: a ni­vel fa­mi­liar, eco­nó­mi­co y fí­si­co por­que exi­ge mu­chí­si­mo (...) Es­tar a al­tu­ras de más de 8.000 me­tros sin uso de oxí­geno, aun­que el cuer­po se pue­da adap­tar o su­pe­rar­lo, son co­sas que exi­gen mu­chí­si­mo. La pér­di­da de los ami­gos ha si­do bas­tan­te di­fí­cil en el sen­ti­do de que se sien­te im­po­ten­cia, pe­ro tam­bién nos lle­va a dar­nos cuen­ta de lo pe­que­ño que so­mos en el mun­do y en esos lu­ga­res en los que prac­ti­ca­mos es­te de­por­te. Esas si­tua­cio­nes nos plan­tean di­se­ñar me­jo­res es­tra­te­gias, sa­ber cuá­les son las prio­ri­da­des y qué es lo im­por­tan­te, por­que pa­ra mu­chos pue­de ser la ci­ma, pe­ro lo real­men­te im­por­tan­te es vol­ver a ca­sa.

¿Cuán­tas ex­pe­di­cio­nes ha heP cho a los Hi­ma­la­yas? R Lle­vo 14 ex­pe­di­cio­nes a los Hi­ma­la­yas, e in­ten­ta­do los 14 pi­cos más al­tos, de esos he lle­ga­do a sie­te ci­mas. En los otros he es­ta­do muy cer­ca, las de­ci­sio­nes de re­gre­sar se han de­bi­do a cues­tio­nes cli­má­ti­cas o por ex­pe­di­cio­nes que han te­ni­do ac­ci­den­tes y he par­ti­ci­pa­do en res­ca­tes, por­que la vi­da de una per­so­na siem­pre se­rá más im­por­tan­te que cual­quier cum­bre.

¿Có­mo se fi­nan­cia? P R La fal­ta de cul­tu­ra de mon­ta­ña que hay en el país ha­ce di­fí­cil la ta­rea de de­cir­les a las per­so­nas qué hacemos, cuá­les son los re­tos reales que es­ta­mos vi­vien­do (…) Lo que bus­ca­mos es que el pa­tro­ci­na­dor en­cuen­tre que pue­de te­ner un be­ne­fi­cio a cam­bio. Pu­bli­ci­ta­ria­men­te a ve­ces es di­fí­cil to­mar es­te de­por­te co­mo ejem­plo pa­ra pro­mo­cio­nar­lo, ha­cer cam­pa­ñas. Con­ven­cer a un ge­ren­te de una com­pa­ñía de que no te es­tá pa­gan­do las va­ca­cio­nes pa­ra ir a los Hi­ma­la­yas, sino que es­tá fi­nan­cian­do un lo­gro que muy po­cas per­so­nas pue­den lo­grar es di­fí­cil, pe­ro po­co a po­co ve­ni­mos tra­ba­jan­do con las fun­da­cio­nes, pa­tro­ci­na­do­res que es­tán con no­so­tros des­de siem­pre, que sa­ben qué es el al­pi­nis­mo y tie­nen la cul­tu­ra de mon­ta­ña. Tam­po­co te­ne­mos apo­yo del Es­ta­do.

¿Cuá­les son los ob­je­ti­vos de su P fun­da­ción? R Lo que bus­ca la fun­da­ción, que lle­va mi nom­bre, es me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas que es­tán re­la­cio­na­das con la mon­ta­ña, el res­ca­te y to­do su en­torno. La fun­da­ción es­tá li­de­ran­do pro­yec­tos de ca­pa­ci­ta­ción de guías con es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les. Lo que ha­ce un guía en Eu­ro­pa con to­dos los pro­to­co­los de se­gu­ri­dad no­so­tros lo es­ta­mos im­ple­men­tan­do en Co­lom­bia por me­dio de ins­truc­to­res que he­mos traí­do, pa­ra que es­te tra­ba­jo se pro­fe­sio­na­li­ce. Des­pués vie­nen las par­tes don­de se prac­ti­ca es­te de­por­te (…) Ahí vin­cu­la­mos a la co­mu­ni­dad con el fin de que se ge­ne­re un tu­ris­mo sos­te­ni­ble y al mis­mo tiem­po se cui­de un es­ce­na­rio de­por­ti­vo (…) De esa ma­ne­ra ve­ni­mos desa­rro­llan­do par­ques en mu­chos si­tios del país.

Cuán­do vol­ve­rá a es­ca­lar… R El año que vie­ne qui­sié­ra­mos vol­ver a los Hi­ma­la­yas, es­ta­mos bus­can­do fi­nan­cia­ción, ya te­ne­mos una par­te, sin em­bar­go, fal­ta pla­ta. La idea es con­for­mar un equi­po de cua­tro per­so­nas y eso tie­ne un cos­to más o me­nos de 130.000 dó­la­res.

¿En Co­lom­bia le fal­ta una mo­nP ta­ña por es­ca­lar? R Sí, la Sie­rra Ne­va­da de San­ta Mar­ta, ha si­do uno de mis sue­ños pe­ro no se ha lo­gra­do por el res­pe­to que ten­go a la cul­tu­ra Ar­hua­ca y to­da su cos­mo­go­nía.

¿Ex­tra­ña el mar cuan­do es­tá en P la ci­ma de una mon­ta­ña? R Nor­mal­men­te siem­pre hay una ci­ta con el mar a fi­nal y prin­ci­pio de año. Con mi hi­jo de 14 años es­ta­mos apren­dien­do a sur­fear, ahí va­mos.

El ser del Caribe da un plus P es­pe­cial en su pro­fe­sión… R Ser del Caribe me ha da­do mu­cha es­pon­ta­nei­dad, la po­si­bi­li­dad de re­la­cio­nar­me, adap­tar­me a las co­sas bue­nas y ma­las, a te­ner pa­cien­cia, a ese di­cho tan be­llo y a ve­ces tan cri­ti­ca­do de: “có­ge­la sua­ve” que es tan im­por­tan­te en mo­men­tos crí­ti­cos. Es­toy en las mon­ta­ñas, pe­ro si­go te­nien­do ese plus caribe que a mí me lle­na. GC

SU CI­TA... “Siem­pre hay una ci­ta con el mar a fi­nal y prin­ci­pio de año”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.