Max Kli­ma­vi­cius

Em­pre­sa­rio en Nue­va York

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Y FOTOS Zo­rai­da No­rie­ga

Sien­do ape­nas un ba­chi­ller del Co­le­gio San Jo­sé de Ba­rran­qui­lla se fue a Nue­va York, no con el pro­pó­si­to de de­jar pa­ra siem­pre su tie­rra na­tal, sino apren­der in­glés. Ini­cial­men­te un tío mé­di­co le dio alo­ja­mien­to, pe­ro en vis­ta de que te­nía que cos­tear­se sus es­tu­dios se vio en la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar de no­che.

De ha­ber­se que­da­do en Co­lom­bia, Max Kli­ma­vi­cius se­gu­ra­men­te es­ta­ría con­tan­do otra his­to­ria. Han pa­sa­do 43 años des­de que lle­gó a la Gran Man­za­na, y hoy es el due­ño de Sar­di’s, uno de los res­tau­ran­tes más co­ti­za­dos de Man­hat­tan ( que­da en pleno co­ra­zón de Broad­way), don­de la ma­yo­ría de los co­men­sa­les son ce­le­bri­da­des del mun­do del en­tre­te­ni­mien­to.

Ha­ce 30 años, allá se ca­só por se­gun­da vez con una nor­te­ame­ri­ca­na, con quien tu­vo me­lli­zos.

En su ofi­ci­na, ubi­ca­da en el ter­cer pi­so del res­tau­ran­te, nos con­tó su his­to­ria que es tan lar­ga co­mo in­tere­san­te. El nom­bre de pi­la de es­te em­pre­sa­rio con pin­ta de grin­go es Va­clo­vas, por su as­cen­den­cia li­tua­na, pe­ro co­mo pa­ra mu­chos no era tan fá­cil pro­nun­ciar­lo, en­ton­ces de­ci­dió que lo lla­ma­ran “Max”, su se­gun­do nom­bre.

Di­ce que en­tró en ese ne­go­cio “por pu­ra ne­ce­si­dad”. El pri­mer res­tau­ran­te que le abrió las puer­tas ya no exis­te; y aun­que allí co­men­zó la­van­do pla­tos, le sir­vió de apren­di­za­je. Años des­pués pa­só a Sar­di’s, tra­ba­jan­do en el área de la co­ci­na. “Cuan­do cum­plí tres años de es­tar vi­vien­do en Nue­va York de­ci­dí que­dar­me, por­que sa­bía que en Ba­rran­qui­lla, la que no he de­ja­do de que­rer, no iba a en­con­trar lo que en­con­tré acá”, co­men­ta.

EL SUE­ÑO AME­RI­CANO. Cuen­ta Max que cuan­do en­tró a Sar­di’s, el pro­pie­ta­rio Vi­cen­te Sar­di lo aco­gió co­mo si fue­ra un hi­jo. No so­la­men­te se dio cuen­ta que a él le gus­ta­ba lo que ha­cía, sino que te­nía ins­tin­to, que, se­gún el ba­rran­qui­lle­ro, es lo más im­por­tan­te en es­te ne­go­cio. “Me per­mi­tió com­prar el res­tau­ran­te y pa­gár­se­lo por cuo­tas, eso fue en 1990. Es al­go que no pa­sa a me­nu­do, pe­ro fue una gran opor­tu­ni­dad”.

“Es que uno pue­de ir a la es­cue­la pa­ra apren­der a pre­pa­rar un pla­to, pe­ro el ins­tin­to pa­ra ma­ne­jar la clien­te­la no se apren­de, es co­mo la in­tui­ción de sa­ber qué le gus­ta y có­mo se lo di­ces. Es­ta ha si­do mi es­cue­la. Así sea el due­ño, si­go la mis­ma fi­lo­so­fía que me en­se­ñó mi je­fe: ser un ser­vi­dor”, agre­ga con or­gu­llo. Eso mis­mo se lo ha in­cul­ca­do a los 140 em­plea­dos con que cuen­ta el res­tau­ran­te.

“Es­te ne­go­cio ha­ce par­te de la esen­cia de lo que es Broad­way, por eso he­mos man­te­ni­do esa ru­ta. Sí he­mos he­cho cam­bios fí­si­cos del lu­gar, tam­bién en la co­mi­da, pa­ra brin­dar lo que le gus­ta a la gen­te. Nues­tro me­nú es con­ti­nen­tal. Es una mez­cla de co­mi­da ita­lia­na, ame­ri­ca­na y fran­ce­sa. Co­ci­na­mos con ba­se de al­go mul­ti­ét­ni­co”.

A Max, por ejem­plo, le en­can­ta la co­mi­da co­lom­bia­na, es­pe­cial­men­te la cos­te­ña; sin em­bar­go, lo más im­por­tan­te en su ne­go­cio no es lo que a él le gus­ta, sino a su clien­te­la, que en su ma­yo­ría son ce­le­bri­da­des. Es el si­tio de en­cuen­tro, no so­lo de re­co­no­ci­dos ac­to­res, pro­duc­to­res, mú­si­cos y es­cri­to­res de Broad­way, sino el lu­gar pre­fe­ri­do de reunio­nes de los es­pec­ta­do­res que van an­tes y des­pués de sa­lir de los tea­tros. Por su par­te, el cuar­to pi­so del lu­gar es al­qui­la­do pa­ra gran­des ce­le­bra­cio­nes.

A co­mien­zos de año es­tu­vo Paulina Ve­ga, an­tes de en­tre­gar la co­ro­na de Miss Uni­ver­so. Por cier­to, Max fue com­pa­ñe­ro de Ro­dol­fo Ve­ga, pa­dre de la ex­rei­na, cuan­do am­bos ini­cia­ban es­tu­dios en el Co­le­gio Ale­mán.

Aun­que por lo ge­ne­ral siem­pre tie­ne co­men­sa­les, co­mo ocu­rre en es­te ti­po de ne­go­cios, el mo­vi­mien­to au­men­ta de acuer­do a la tem­po­ra­da.

“Cuan­do es­ta­mos en la épo­ca de aje­treo, to­ca es­tar aquí, aun­que ya no tra­ba­jo la can­ti­dad de ho­ras que tra­ba­jé ha­ce años cuan­do lle­gué a Nue­va York”, con­clu­ye en­tre ri­sas y con el acento ca­ri­be­ño con el que lle­gó a la Ca­pi­tal del Mun­do ha­ce 43 años. GC

SO­BRE LOS RE­TRA­TOS... “Una vez es­té lis­to el re­tra­to, con­vo­ca­mos al ar­tis­ta pa­ra que es­tam­pe su fir­ma”. SO­BRE SAR­DI’S... “Es­te ne­go­cio ha­ce par­te de la esen­cia de lo que es Broad­way, por eso he­mos man­te­ni­do esa ru­ta”. EL SE­CRE­TO DE SU ÉXI­TO... “Uno pue­de apren­der a pre­pa­rar un pla­to, pe­ro el ins­tin­to pa­ra ma­ne­jar a la clien­te­la no se apren­de”.

Max Kli­ma­vi­cius, du­ran­te la en­tre­vis­ta, mos­tran­do un re­tra­to de Fo­rest Ste­ven Whi­ta­ker con su au­tó­gra­fo.

El ac­tor es­ta­dou­ni­den­se Ja­mes Franco en el mo­men­to en que Max Kli­ma­vi­cius le en­tre­ga su re­tra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.