Car­los Acosta e In­grid Va­rón

La pa­re­ja lle­va ocho años jun­tos, en los que se han acom­pa­ña­do en to­dos sus pro­yec­tos. Car­los Acosta es el ge­ren­te del Cen­tro de Even­tos Puer­ta de Oro e In­grid Va­rón tie­ne una aca­de­mia de ba­llet.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO An­drea Or­te­ga So­to @Yoan­drea­ca­ro­lin FOTOS Gio­vanny Es­cu­de­ro y archivo par­ti­cu­lar

Una sa­li­da con ami­gos, con la in­ten­ción de re­la­jar­se un po­co, fue la ‘ex­cu­sa’ pa­ra que es­ta pa­re­ja de ca­sa­dos se co­no­cie­ra. In­grid Va­rón, bo­go­ta­na de na­ci­mien­to, y Car­los Acosta, ba­rran­qui­lle­ro, se en­con­tra­ban en la ca­pi­tal del país pa­ra el año 2006 tra­ba­jan­do en dis­tin­tos cam­pos la­bo­ra­les, pe­ro en una sa­li­da en co­mún los pre­sen­ta­ron.

“Tra­ba­jan­do en Bo­go­tá, co­no­cí a In­grid a tra­vés de un gru­po de ami­gos ba­rran­qui­lle­ros que íba­mos a sa­lir, pe­ro lle­ga­ron a mi ca­sa an­tes. Em­pe­za­mos a co­no­cer­nos, des­pués, sa­li­da tras sa­li­da nos fui­mos acer­can­do”, ex­pre­só Car­los con un po­co de ti­mi­dez.

In­grid, que pa­ra ese mo­men­to te­nía en Bo­go­tá un ne­go­cio de ves­ti­dos de ba­ño a la me­di­da, cau­ti­vó a Car­los con su per­so­na­li­dad.

Su ma­du­rez y su in­de­pen­den­cia co­mo mu­jer fue lo que con­quis­tó al ba­rran­qui­lle­ro. “Yo siem­pre he si­do em­pren­de­dor, en­ton­ces me pa­re­ció in­tere­san­te co­no­cer a una mu­jer que le gus­ta­ra. Em­pe­za­mos a en­gra­nar, fue el he­cho de lle­gar, ha­blar­le y des­pués de ahí fue por chat, cua­drar otras sa­li­das, y des­pués em­pe­za­mos a sa­lir más so­los y en mi men­te las co­sas se fue­ron po­nien­do se­rias”, ex­pli­có el es­po­so.

Así, po­co a po­co, fue­ron cons­tru­yen­do su his­to­ria, esa que no se vio in­te­rrum­pi­da in­clu­so cuan­do el em­pren­de­dor to­mó la de­ci­sión de ir­se a Mia­mi a tra­ba­jar.

La dis­tan­cia no fue im­pe­di­men­to pa­ra que por me­dio de ele­men­tos elec­tró­ni­cos man­tu­vie­ran vi­va esas ga­nas de pro­te­ger la re­la­ción. “Des­pués de un año de amor a dis­tan­cia ella tam­bién se va a Mia­mi y es­tan­do allá nos de­ci­di­mos ca­sar. Al año tu­vi­mos a Sa­muel, nues­tro pri­mer hi­jo, que hoy tie­ne seis años y na­ció allá”, agre­gó el or­gu­llo­so pa­dre.

La pa­re­ja se ca­só el 12 de abril de 2008. Hoy se en­cuen­tran ra­di­ca­dos en Ba­rran­qui­lla. Jun­tos si­guen ali­men­tan­do ese amor que ini­ció por el con­tac­to con ami­gos. Con ocho años de ma­tri­mo­nio, a Sa­muel se su­mó la lle­ga­da de la pe­que­ña Va­le­ria, que hoy tie­ne un año y me­dio de na­ci­da.

Ese es el mis­mo tiem­po que tie­ne la aca­de­mia de Ba­llet que mon­tó In­grid en La Are­no­sa es­tan­do en pleno em­ba­ra­zo. Su hi­ja, que aún no lle­ga­ba, la ha­bía ins­pi­ra­do pa­ra mon­tar su pro­pia es­cue­la, don­de la pe­que­ña se­gui­ría sus pa­sos. “Yo es­tu­dié Mer­ca­deo y Pu­bli­ci­dad, pe­ro el ba­llet lo bai­lé des­de chi­qui­ta has­ta gran­de, siem­pre fui bai­la­ri­na”, re­cuer­da In­grid.

Por su par­te, Car­los re­cuer­da con gra­cia a su es­po­sa en el em­ba­ra­zo, tra­ba­jan­do por te­ner la aca­de­mia lis­ta a tiem­po. “Ella siem­pre quería ar­mar el ne­go­cio de la aca­de­mia de ba­llet y no lo ar­ma­ba, cuan­do te­nía co­mo 7 me­ses de em­ba­ra­zo di­jo: aho­ra sí lo quie­ro ar­mar(...)te­nía prác­ti­ca­men­te ocho me­ses de em­ba­ra­zo du­ran­te la re­mo­de­la­ción del lo­cal. Era eso lo que ella quería”, re­cor­dó Car­los.

El apo­yo en­tre am­bos, su­ma­do con el res­pe­to y la trans­pa­ren­cia ha

per­mi­ti­do que los es­po­sos se acom­pa­ñen en to­do mo­men­to.

“Nos en­ten­di­mos en cier­tas co­sas, en las cua­les, he­mos si­do com­pa­ti­bles, y así ha si­do nues­tro ma­tri­mo­nio, siem­pre he­mos si­do así. Nos gus­tan mu­chas co­sas si­mi­la­res y nos he­mos en­ten­di­do su­per­bien”, co­men­tó In­grid, en me­dio de la mi­ra­da cóm­pli­ce de am­bos.

Es­tos ami­gos, com­pa­ñe­ros de la vi­da mues­tran en ca­da pro­yec­to que em­pren­den que es­tán ahí pa­ra apo­yar­se mu­tua­men­te. Él des­de la ge­ren­cia del Cen­tro de Even­tos y ella con su sue­ño de la aca­de­mia, y eso des­pier­ta la ad­mi­ra­ción en­tre es­ta pa­re­ja. GC

SO­BRE LA RE­LA­CIÓN... “To­do es muy con­ver­sa­do y muy trans­pa­ren­te. Las co­sas flu­yen y tam­bién apo­yar­se el uno al otro”.

DE­SEO DE CA­SAR­SE... “A los dos años de ha­ber­nos co­no­ci­do pen­sa­mos en có­mo nos ca­sa­ría­mos”.

La pa­re­ja, ra­di­ca­da en Ba­rran­qui­lla, tie­ne ocho años de ca­sa­dos.

La pa­re­ja se ca­só en Gi­rar­dot, Cun­di­na­mar­ca. Fue un en­cuen­tro ín­ti­mo y especial al que asis­tie­ron so­lo fa­mi­lia­res y ami­gos cer­ca­nos.

Sa­muel, de seis años y Va­le­ria, de año y me­dio, son los hi­jos de la pa­re­ja.

In­grid y Car­los han com­par­ti­do gra­tas ex­pe­rien­cias des­de que em­pe­za­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.