El reino del te­rror

Gente Caribe - - Índice - POR San­dra Le­vent­hal

Des­de que los hu­ma­nos so­mos hu­ma­nos, el mie­do ha es­ta­do pre­sen­te en nues­tras vi­das. El mie­do ha ser­vi­do pa­ra avi­sar­nos cuan­do es­ta­mos fren­te a una ame­na­za y así pro­te­ger nues­tra in­te­gri­dad fí­si­ca. Se tra­ta de una ven­ta­ja adap­ta­ti­va que nos per­mi­te huir o en­fren­tar la ame­na­za, pe­ro cuan­do se vi­ve ba­jo la ame­na­za de es­ta emo­ción to­do se tor­na com­pli­ca­do.

La in­cer­ti­dum­bre de no sa­ber en qué mo­men­to es­ta ame­na­za po­dría lle­gar a co­brar la pró­xi­ma víc­ti­ma, es la ame­na­za del te­rro­ris­mo.

Con es­ta nu­be ne­gra so­bre nues­tros hom­bros nos de­bi­li­ta­mos y vi­vi­mos ba­jo cons­tan­te mie­do y co­rre­mos el ries­go de per­der el nor­te, el sen­ti­do de reali­dad, pa­ra­li­zar­nos y per­der el po­der de no­so­tros mis­mos; nues­tra vi­da ya no nos per­te­ne­ce y nos con­ver­ti­mos en pri­sio­ne­ros del te­mor.

Es­te te­mor es el ali­men­to de los te­rro­ris­tas, quie­nes a san­gre y fue­go bus­can im­po­ner sus ideo­lo­gías de­bi­li­tán­do­nos co­mo so­cie­dad, ame­na­zan­do nues­tros va­lo­res e in­clu­so nues­tra pro­pia iden­ti­dad. Los te­rro­ris­tas, son in­di­vi­duos fríos que se han in­mu­ni­za­do fren­te a la em­pa­tía y la con­si­de­ra­ción ha­cia los otros y sa­ben exac­ta­men­te que su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es des­es­ta­bi­li­zar a la so­cie­dad.

El pa­sa­do ata­que te­rro­ris­ta al ae­ro­puer­to de Tur­quía es una mues­tra más del ré­gi­men del te­rror que unos po­cos bus­can im­po­ner.

La ma­ne­ra de lo­grar sus ob­je­ti­vos por me­dio de es­tas ac­cio­nes es su­mer­gir­nos en el reino del te­rror, así es­tos in­di­vi­duos bus­can que ce­da­mos es­pa­cios y nos re­fu­gie­mos en aque­llo que con­si­de­ra­mos se­gu­ro o que nos abs­ten­ga­mos de con­ti­nuar con nues­tros va­lo­res, es­con­di­dos a cau­sa del mie­do.

Pe­ro co­mo so­cie­dad so­mos más fuer­tes que los te­rro­ris­tas, ya lo de­cía Aris­tó­te­les, el to­do es ma­yor que la su­ma de las par­tes, so­mos más fuer­tes que unos cuan­tos, si nos man­te­ne­mos uni­dos y ejer­ce­mos nues­tra for­ta­le­za co­mo so­cie­dad, apo­yán­do­nos y ejer­ci­tan­do la con­duc­ta pro so­cial, co­la­bo­ran­do con la cau­sa en co­mún, pro­te­gién­do­nos unos a otros y por en­de a nues­tra so­cie­dad y nues­tros va­lo­res.

De­be­mos man­te­ner nues­tra for­ma de vi­da in­tac­ta sin de­jar­nos ame­dren­tar, sin es­con­der­nos y sin dis­cul­par nues­tra cul­tu­ra y lo que con­si­de­ra­mos va­lio­so. No exis­te jus­ti­fi­ca­ción al­gu­na pa­ra aten­tar en con­tra de la so­cie­dad de esa ni de nin­gu­na ma­ne­ra, y la úni­ca for­ma de pre­ser­var­nos en unién­do­nos y apo­yán­do­nos, me­dian­te la so­li­da­ri­dad, la em­pa­tía y la éti­ca. Es­tos com­por­ta­mien­tos si bien pa­re­cen co­mu­nes a los se­res hu­ma­nos, re­quie­ren de su ejer­ci­cio con­sien­te. La so­li­da­ri­dad y la com­pa­sión son con­duc­tas que re­quie­ren del com­pro­mi­so con­sien­te por par­te de to­dos.

El res­pe­to y la to­le­ran­cia así co­mo re­co­no­cer que así co­mo yo ten­go de­re­chos el otro tam­bién los tie­ne y son pre­ci­sa­men­te esos de­re­chos los que de­be­mos en­tre to­dos pro­te­ger. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.