No to­dos nos aplau­den

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

No en­tien­do por qué al­gu­nos se ex­tra­ñan de que ha­ya per­so­nas que no los quie­ran y bus­quen po­ner zan­ca­di­lla a sus pla­nes. Es ape­nas nor­mal que es­tas per­so­nas exis­tan. No so­mos igua­les ni te­ne­mos las mis­mas op­cio­nes de vi­da. No to­dos en­tien­den ni com­par­ten nues­tra ma­ne­ra de ver la vi­da, y me­nos, las de­ci­sio­nes que to­ma­mos. Es más al­gu­nos in­ter­pre­tan nues­tras pa­la­bras, ac­ti­tu­des y ac­cio­nes co­mo si fue­ran en con­tra de ellos y es­tu­vié­ra­mos ata­cán­do­los.

Mi in­vi­ta­ción hoy es a que no te ex­tra­ñes de que ha­ya per­so­nas que se po­si­cio­nen fren­te a ti con el ob­je­ti­vo de no de­jar­te rea­li­zar tus pla­nes y pro­yec­tos. Lo que te in­vi­to es a apren­der a en­fren­tar esa si­tua­ción. ¿Có­mo lo en­fren­tas? Si quie­ren dar una res­pues­ta de­fi­ni­ti­va les pro­pon­go que re­fle­xio­nen lo si­guien­te:

1.1. Es ne­ce­sa­rio que pri­me­ro ana­li­ces bien qué ver­dad hay en lo que esas per­so­nas es­tán di­cien­do, ya que las hay de to­dos los es­ti­los: gen­te que di­ce la ver­dad y que es­tá en con­tra tu­ya por­que te es­tás equi­vo­can­do y tie­nes que apren­der de ellos; gen­te en­vi­dio­sa que no acep­ta na­da de lo que di­ces o ha­ces por­que sim­ple­men­te se sien­ten in­fe­rio­res a ti y quie­ren ver­te de­rro­ta­do; gen­te que sim­ple­men­te tiene com­ple­jos se­rios y tiene que lle­var la con­tra­ria por­que no sa­be vi­vir de otra ma­ne­ra. En­ton­ces ana­li­za bien que es lo que es­tá pa­san­do y cuán­to de ver­dad hay en sus re­cla­mos o si sim­ple­men­te es­tán ma­ni­fes­tan­do sus pro­pias mi­se­rias in­te­rio­res. 1.2. Tam­bién te in­vi­to a bus­car la ma­ne­ra de res­pon­der ade­cua­da­men­te. A al­gu­nos ha­brá que ig­no­rar­los y de­jar­los vi­vir en su pro­pio do­lor. A otros ha­brá que res­pon­der­les con fir­me­za y aser­ti­vi­dad por­que es­tán equi­vo­ca­dos. Y no fal­ta­rá a los que ha­brá que en­fren­tar y mos­trar­les que no es­ta­mos dis­pues­tos a que pa­sen por en­ci­ma de nues­tra dig­ni­dad. Al­gu­nos val­dría la pe­na te­ner­los siem­pre co­mo un re­fe­ren­te de su­pera­ción de nues­tros de­fec­tos. Lo im­por­tan­te es no lle­nar­se de mie­do, de de­ses­pe­ra­ción, de in­se­gu­ri­dad sino sa­ber res­pon­der con in­te­li­gen­cia a ca­da si­tua­ción que se pre­sen­te. Pre­ten­der que to­dos es­tén de tu la­do ayu­dán­do­te a em­pu­jar pa­ra que con­quis­tes los ob­je­ti­vos que te has pro­pues­to es una irrea­li­dad. Siem­pre ha­brá gen­te al fren­te, cri­ti­cán­do­te, bur­lán­do­se de ti y ha­cién­do­te sen­tir que es­tás equi­vo­ca­do. Que ellos te ins­pi­ren a tra­ba­jar me­jor tu pro­yec­to de vi­da y de es­ta ma­ne­ra ser me­jor ser hu­mano. La ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual te de­be mo­ver a que no ac­túes igual a ellos y no res­pon­das mal con mal, ya que sa­be­mos que eso lo úni­co que lo­gra es mul­ti­pli­car­lo. Ten­ga­mos pre­sen­te que el mal se ven­ce a fuer­za de bien (Ro­ma­nos 12,21).

Hay que te­ner pre­sen­te que cuan­do se ha­cen las co­sas bien los “enemi­gos” se­rán de­rro­ta­dos por la cohe­ren­cia y la con­vic­ción. Al­gu­nos se can­sa­ran de cri­ti­car­te dán­do­se cuen­ta que no exis­ten pa­ra ti y otros en­ten­de­rán que sus cri­ti­cas te ayu­da­ron a cre­cer co­mo per­so­na. Lo me­jor siem­pre es orar por es­tas per­so­nas y pe­dir­le a Dios que les ayu­de a en­con­trar su sen­ti­do de la vi­da y a con­cen­trar­se en sí mis­mo y no se­guir aten­tos al pro­yec­to de otra per­so­na. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.