Ma­rio Ma­la­bet Pin­tor

El pin­tor con­ver­só so­bre la evo­lu­ción de su tra­ba­jo y su se­rie ‘Sin­cro­nías’ que ex­hi­be por es­tos días en la ga­le­ría de La Adua­na.

Gente Caribe - - Índice - TEXTO Sa­ra Her­nán­dez C. FOTOS Or­lan­do Ama­dor y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Más de 30 años de vi­da ar­tís­ti­ca le han da­do al pin­tor Ma­rio Ma­la­bet una for­ma dis­tin­ta de com­pren­der el ar­te. Es un pro­ce­so de cons­tan­te evo­lu­ción a tra­vés de la per­fec­ción de su téc­ni­ca y la bús­que­da de dis­tin­tas te­má­ti­cas, dón­de el co­lor, las tex­tu­ras y to­do lo que ima­gi­na lo plas­ma en ca­da una de sus crea­cio­nes. “Es­te fue un re­co­rri­do que la mis­ma ex­pe­rien­cia me fue exi­gien­do”, ex­pre­só el ar­tis­ta en la sa­la de su apar­ta­men­to.

Su más re­cien­te ex­po­si­ción, Sin­cro­nías, es­tá abier­ta al pú­bli­co en la Ga­le­ría de la Adua­na, en Ba­rran­qui­lla, has­ta el 11 de sep­tiem­bre. Es una se­rie de 16 pie­zas que en­cie­rran la vi­sión del ar­tis­ta so­bre la re­la­ción del ser hu­mano con el pla­ne­ta mis­mo. Otras se­ries que han sa­li­do de sus ma­nos son: Sim­bio­sis y Pe­que­ñas re­ve­la­cio­nes. Esta úl­ti­ma ex­pli­ca y re­su­me co­mo “una re­ve­la­ción cós­mi­ca de la reali­dad”.

Para él hay al­go en co­mún en­tre sus úl­ti­mas dos se­ries, – Sin­cro­nías y Sim­bio­sis–.“To­dos los es­ce­na­rios que plas­mo en ellas se unen co­mo el prin­ci­pio de los tiem­pos”. Aña­de que “muy a pe­sar de to­dos los ele­men­tos, el fu­ror del uni­ver­so, los con­ti­nuos cam­bios, la na­tu­ra­le­za y el pla­ne­ta mis­mo se uni­fi­can para ini­ciar y ter­mi­nar en un eterno ci­clo”.

SUS ES­TU­DIOS. Ini­ció en la pin­tu­ra mien­tras es­tu­dió Ar­qui­tec­tu­ra, en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Caribe. En ese lu­gar pro­bó sus ta­len­tos “en va­rios pro­yec­tos”. De allí que em­pe­za­ra su atrac­ción por la acua­re­la, téc­ni­ca que lo se­du­jo y no lo­gra­ra re­sis­tir­se a to­do lo que esta tu­vo y tie­ne para ofre­cer­le. “Em­pe­cé su desa­rro­llo por­que me gus­tó mu­cho; me agra­dó tan­to que ha­cía las pers­pec­ti­vas a quie­nes pre­sen­ta­ban sus te­sis de gra­do”, re­cor­dó el hom­bre de aque­lla épo­ca. Él ape­nas ini­cia­ba en la prác­ti­ca de esa área pe­ro ya la ha­bía es­tu­dia­do pro­fun­da­men­te.

Lue­go par­ti­ci­pó en va­rias ex­po­si­cio­nes de ar­qui­tec­tos ela­bo­ra­das por ar­tis­tas jó­ve­nes. Es­tas ga­le­rías es­ta­ban a car­go de la mis­ma al­ma ma­ter y la So­cie­dad co­lom­bia­na de ar­qui­tec­tos.

En 1984, ini­ció su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca con pin­tu­ras pe­que­ñas de las ca­lles de Car­ta­ge­na y otros es­pa­cios. Con el tiem­po esas crea­cio­nes lo in­tro­du­je­ron aún más en el cam­po ar­tís­ti­co. Va­rias per­so­nas lo con­tac­ta­ron y fue mos­tran­do su obra en ga­le­rías y otros es­pa­cios. Em­pe­zó a co­no­cer a maes­tros de la pin­tu­ra co­mo Mar­cel Lom­ba­na, quien lo apa­sio­nó aún más por va­rias téc­ni­cas. Es­to lle­vó a ex­po­ner su ta­len­to en dis­tin­tos es­pa­cios de la ciu­dad.

Pe­ro Ma­rio no des­cui­dó sus es­tu­dios, de he­cho ter­mi­nó su ca­rre­ra y sus pro- yec­tos si­guie­ron ade­lan­te. Des­pués pro­bó ar­tís­ti­ca­men­te otras téc­ni­cas co­mo el óleo y el acrí­li­co, es­to sig­ni­fi­có una evo­lu­ción orien­ta­da, esta vez, a la ex­pre­sión de emo­cio­nes.

“Fue­ron 30 años en los que pa­sé de la eta­pa fi­gu­ra­ti­va y aho­ra es­toy en el ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to, es­to des­de ha­ce ocho años”. Lo di­ce quien pin­ta to­dos los días sin im­por­tar el lu­gar o so­bre qué lo ha­ga. Lo afir­ma Ma­rio Ma­la­bet, un ar­tis­ta ba­rran­qui­lle­ro para el que plas­mar en el lien­zo lo que se ima­gi­na, es un “ac­to sa­gra­do”.

SUS OBRAS HAN LLEGADO A... “Ciu­da­des co­mo Mia­mi y Nue­va York, en EE.UU. Tam­bién he ex­pues­to en Pa­na­má, Pe­rú y Es­pa­ña”. MUESTRAS DE AR­TE... “En to­tal he te­ni­do 16 ex­po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les y un sin­nú­me­ro de ex­hi­bi­cio­nes gru­pa­les”.

Ma­rio Ma­la­bet Fer­nán­dez ter­mi­nó la ca­rre­ra de Ar­qui­tec­tu­ra en 1988, en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Caribe.

‘Re­ve­la­ción’ (iz­quier­da) “bus­ca la sa­bi­du­ría per­di­da y se acer­ca a la luz”, en pa­la­bras de Ma­rio. ‘Cre­cien­do’ (de­re­cha), “re­tor­na al ni­vel ca­si es­pi­ri­tual de la hu­ma­ni­dad”. Las obras es­tán en la Ga­le­ría de La Adua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.