Marco Zú­ñi­ga y Ca­ta­li­na de Zú­ñi­ga

Co­mo en la vi­da real la his­to­ria de Marco y Ca­ta­li­na Zú­ñi­ga ha te­ni­do mo­men­tos gra­tos y di­fí­ci­les, pe­ro el apo­yo mu­tuo siem­pre ha si­do in­con­di­cio­nal. Ese de­ta­lle –coin­ci­den– es la cla­ve que los man­tie­ne jun­tos.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Adria­na Mar­ce­la Po­lo Per­tuz adri­mar­ce_22 @hot­mail.com FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Con una son­ri­sa y un bri­llo en sus ojos que trans­mi­ten ese amor inago­ta­ble que los unió ha­ce 38 años, la mu­jer re­cuer­da co­mo si fue­ra ayer el día que em­pe­zó su his­to­ria.

Era un mes de ju­lio, re­cién gra­dua­da co­mo in­ge­nie­ra de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, cuan­do por co­sas del des­tino Ca­ta­li­na lle­gó a una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo a la em­pre­sa Avian­ca. “Una ami­ga era la que es­ta­ba as­pi­ran­do, pe­ro que­dó en em­ba­ra­zo y no pu­do apli­car, en­ton­ces me lo ce­dió a mí, me pa­só el nú­me­ro del in­ge­nie­ro Marco Zú­ñi­ga, lo lla­mé y me di­jo que fue­ra en­se­gui­da a una en­tre­vis­ta”, di­jo. Al lle­gar a la ci­ta tu­vie­ron una lar­ga con­ver­sa­ción, “lle­gué a la una de la tar­de y eran las tres y to­da­vía me es­ta­ba en­tre­vis­tan­do”, cuen­ta en­tre ri­sas. Des­de el pri­mer mo­men­to Marco que­dó fle­cha­do, di­ce que la be­lle­za y la dul­zu­ra que trans­mi­tía Ca­ta­li­na, fue­ron el tram­po­lín que la im­pul­só has­ta ocu­par la va­can­te que ha­bía en su vi­da. “Yo la vi en­trar por esa puer­ta y me im­pac­tó, hoy en día la si­go ad­mi­ran­do, ima­gí­ne­se 30 años atrás”, con­tó Marco. Ade­más, re­cuer­da al­go cu­rio­so que ocu­rrió con la ho­ja de vi­da, con el afán de la ci­ta la mu­jer ol­vi­dó lle­var­la a la en­tre­vis­ta y pa­ra no ha­cer­la vol­ver, él le pi­dió que la lle­va­ra a su ca­sa.

Esa mis­ma no­che, ella cum­plió con lo pac­ta­do, al lle­gar la re­ci­bió el pa­pá de Marco, que en ese mo­men­to au­gu­ró el fu­tu­ro de su hi­jo: “así co­mo ella es el ti­po de mu­jer con quien de­bes ca­sar­te”.

A me­di­da que el pro­ce­so de se­lec­ción avan­za­ba, con es­te su re­la­ción. La pa­re­ja si­guió fre­cuen­tán­do­se, las in­vi­ta­cio­nes y sa­li­das ca­da día fue­ron au­men­tan­do, igual que el in­te­rés del uno por el otro. El 31 de di­ciem­bre del mis­mo año, al en­con­trar­se, Marco le dio la no­ti­cia de que ha­bía si­do se­lec­cio­na­da en Avian­ca, pe­ro que la­men­ta­ble­men­te de­bía ele­gir en­tre el pues­to en la em­pre­sa y se­guir con la re­la­ción. Ella sin du­dar­lo de­ci­dió se­guir a su la­do.

EN LOS TRIUN­FOS Y LAS AD­VER­SI­DA­DES. Lue­go de ca­sar­se pu­die­ron dis­fru­tar de mu­chos via­jes en pa­re­ja y fa­mi­lia, pe­ro lle­gó un mo­men­to en que la cri­sis eco­nó­mi­ca se hi­zo pre­sen­te en su ho­gar. Marco agra­de­ce a su es­po­sa el ha­ber es­ta­do allí apo­yán­do­lo, in­clu­so más allá del can­san­cio.

“Exis­te una frase que di­ce que cuan­do la po­bre­za en­tra por las puer­tas, el amor sa­le por las ven­ta­nas, pe­ro es­ta no es vá­li­da en nues­tro ca­so, por el con­tra­rio, el amor en­tre no­so­tros se vol­vió más in­ten­so”, re­sal­ta Marco, que pre­si­de la jun­ta di­rec­ti­va de Apa­nex­da. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.