El do­nan­te de mé­du­la ósea que co­no­ció a su re­cep­tor

EL BA­RRAN­QUI­LLE­RO JOR­GE DÍAZ GRA­NA­DOS (DER.) LE DO­NÓ PAR­TE DE SU MÉ­DU­LA A MAU­RI­CE (IZQ.) EN EE.UU., Y TRES AÑOS DES­PUÉS DE­CI­DIE­RON CO­NO­CER­SE. ES­TE 28 DE SEP­TIEM­BRE SE CE­LE­BRA EL DÍA IN­TER­NA­CIO­NAL DE ES­TE TI­PO DE TRAS­PLAN­TE.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla @ale­jo­ro­sa­lesm FO­TOS Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Si hay al­go que tie­ne cla­ro Jor­ge Díaz Gra­na­dos es que no quie­re po­sar de hé­roe. Esa fue una de sus pe­ti­cio­nes cuan­do acep­tó que se pu­bli­ca­ra la his­to­ria en la que él, jun­to a Mau­ri­ce, el ni­ño que se con­vir­tió en re­cep­tor de par­te de su mé­du­la ósea, se con­vir­tie­ron en “her­ma­nos” del des­tino, de la vi­da.

La idea prin­ci­pal que él desea trans­mi­tir es que no hay que es­tar muer­to pa­ra do­nar y so­li­da­ri­zar­se con cual­quier per­so­na en el mun­do, sin es­pe­rar na­da a cam­bio. “No hay un sen­ti­mien­to pa­re­ci­do al de po­der ayu­dar a al­guien que pa­sa por un mal mo­men­to”.

La his­to­ria co­mien­za en el ve­rano de 2009, en Nue­va York. Jor­ge, o Pa­ki­ko, co­mo lo lla­man ca­ri­ño­sa­men­te fa­mi­lia­res y ami­gos, tra­ba­ja­ba pa­ra City­group, en el área de ban­ca de in­ver­sión. Es­te ba­rran­qui­lle­ro es eco­no­mis­ta y tie­ne una maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas.

Pa­ra esos días, re­cuer­da Jor­ge, es­tu­vie­ron vi­si­tan­do su em­pre­sa di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes que pro­mo­cio­na­ban el te­ma de la prevención del cán­cer, la leu­ce­mia y de có­mo las per­so­nas pue­den con­ver­tir­se en po­ten­cia­les do­nan­tes de mé­du­la ósea. “Yo acom­pa­ñé a una ami­ga del tra­ba­jo que que­ría in­ves­ti­gar el te­ma, a la ma­má la ha­bían diag­nos­ti­ca­do con cán­cer de seno. El pro­ce­di­mien­to (pa­ra exa­mi­nar si po­día ser un do­nan­te) fue sencillo, con­sis­tía en co­ger un co­pi­to de al­go­dón y pa­sár­me­lo por la par­te in­ter­na de la me­ji­lla. No le di mu­cha tras­cen­den­cia e hi­ce lo que la per­so­na me di­jo”, re­la­ta.

Seis me­ses más tar­de –des­cri­be– re­ci­bió un co­rreo elec­tró­ni­co don­de la or­ga­ni­za­ción DKMS: we de­le­te blood cancer (no­so­tros erra­di­ca­mos el cán­cer de san­gre), que le ha­bía prac­ti­ca­do el pro­ce­di­mien­to, le co­mu­ni­ca­ba que ha­bía un pa­cien­te com­pa­ti­ble pa­ra re­ci­bir su do­na­ción. Mi­nu­tos des­pués de leer el co­rreo re­ci­bió una lla­ma­da del mis­mo re­mi­ten­te. “Ahí caí en cuen­ta que es­to era al­go real, ha­bía una

per­so­na en una con­di­ción mé­di­ca crí­ti­ca y ne­ce­si­ta­ba ayu­da”.

Du­ran­te ese pro­ce­so en­con­tra­ron a otro do­nan­te que te­nía una ge­né­ti­ca más pa­re­ci­da a la del pa­cien­te. Fue un pri­mer in­ten­to fa­lli­do. Seis me­ses des­pués en­con­tra­ron a otro pa­cien­te más cer­cano a la ge­né­ti­ca del ba­rran­qui­lle­ro y ahí sí se die­ron las co­sas.

En 2011, des­pués de va­rias va­lo­ra­cio­nes por par­te de los es­pe­cia­lis­tas, a Jor­ge le rea­li­za­ron el pro­ce­di­mien­to mé­di­co en la ciu­dad de Den­ver. En to­tal le ex­tra­je­ron un li­tro y me­dio de mé­du­la ósea. “Me hi­cie­ron dos in­ci­sio­nes en la piel, una de ca­da la­do, a la al­tu­ra de la ca­de­ra (...) a las dos se­ma­nas yo es­ta­ba 100% re­cu­pe­ra­do, tra­ba­ja­ba, iba al gim­na­sio y ju­ga­ba fút­bol”, co­men­ta.

EL EN­CUEN­TRO. Tres años des­pués de la ope­ra­ción, DKMS le pre­gun­tó a Jor­ge si es­ta­ba de acuer­do en co­no­cer a Mau­ri­ce, el ni­ño ale­mán de 14 años, re­cep­tor de su mé­du­la. A él le hi­cie­ron la mis­ma pre­gun­ta y los dos ac­ce­die­ron.

“Él tu­vo la ini­cia­ti­va de ha­blar­me y hu­bo una co­ne­xión in­fi­ni­ta”. El men­sa­je del ni­ño fue el si­guien­te: “Ho­la, soy Mau­ri­ce, ten­go 14 años y aho­ra vi­vo en Ale­ma­nia. En el 2011 me do­nas­te tu mé­du­la ósea y te agra­dez­co de ver­dad por­que sal­vas­te mi vi­da”.

Des­pués de un tiem­po y de con­ver­sar por te­lé­fono y re­des so­cia­les, “por ca­sua­li­da­des de la vi­da”, Jor­ge via­jó con su es­po­sa, Clau­dia Co­tes, a Pa­rís, pa­ra pa­sar unos días de va­ca­cio­nes. “Mau­ri­ce via­jó por ca­rre­te­ra des­de Ale­ma­nia con sus pa­pás” y se dio el en­cuen­tro per­so­nal. Ese día lo ca­li­fi­ca Pa­ki­ko co­mo uno de los mo­men­tos “más im­por­tan­tes” de su vi­da. “Era una fa­mi­lia que es­ta­ba per­dien­do un hi­jo, que gra­cias a Dios se sal­vó (...) yo te­nía un her­mano que mu­rió muy jo­ven, Juan Pa­blo Díaz Gra­na­dos, y pa­ra mí Mau­ri­ce es una per­so­na que me man­dó Dios, con la que pue­do te­ner con­tac­to, no pa­ra sus­ti­tuir a mi her­mano”.

Jor­ge agre­ga que mu­cha gen­te le di­ce que él es un hé­roe, “un bra­vo”, pe­ro él les con­tes­ta que “el hé­roe de ver­dad es el pa­cien­te, sus ga­nas de lu­char, de se­guir ade­lan­te, de vi­vir”. “Yo so­la­men­te dis­pu­se mi cuer­po unas ho­ras y gra­cias a Dios to­do sa­lió bien. El pa­cien­te y los mé­di­cos po­nen la ma­gia”, re­afir­ma, con la con­vic­ción, “hoy más que nun­ca”, que es ne­ce­sa­rio que las per­so­nas, las ins­ti­tu­cio­nes y los go­bier­nos se con­cien­ti­cen de la ca­pa­ci­dad de ayu­dar y sal­var vi­das a tra­vés de la do­na­ción de ór­ga­nos. Pa­ra ha­cer­lo no hay que mo­rir. GC

SO­BRE MAU­RI­CE... “Aho­ra él es par­te de mi vi­da, mi nue­vo her­mano pe­que­ño, ha­bla­mos to­das las se­ma­nas”.

LA UR­GEN­CIA DE DO­NAR... “No hay que es­tar muer­to pa­ra po­der do­nar un ór­gano y mu­cho me­nos pa­ra ayu­dar a al­guien”.

LA OPE­RA­CIÓN... “Dos se­ma­nas des­pués de la ope­ra­ción, mis ca­pa­ci­da­des fí­si­cas fun­cio­na­ban al 100%”.

La fa­mi­lia de Mau­ri­ce, el ni­ño que es­tá en la fo­to, via­jó cin­co ho­ras por ca­rre­te­ra has­ta Pa­rís pa­ra co­no­cer a Jor­ge.

En la ima­gen apa­re­ce la fa­mi­lia de Mau­ri­ce jun­to a Jor­ge y su es­po­sa, Clau­dia Co­tes, en Pa­rís.

En el 2014 Mau­ri­ce y Jor­ge se en­con­tra­ron en la ciu­dad de Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.