Cá­lla­te

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Uno de­be evi­tar es­tar con­tan­do to­do lo que nos pa­sa a to­do el mun­do. Es ne­ce­sa­rio apren­der a ser pru­den­te y sa­ber guar­dar si­len­cio. No de­be­mos con­tar­lo to­do por va­rias ra­zo­nes: Pri­me­ro, por­que a mu­chos no les in­tere­sa lo que nos su­ce­de y no es­tán in­tere­sa­dos en po­ner­nos aten­ción. Lo cual nos lle­va a que­dar mal y a ha­cer el ri­dícu­lo. Se­gun­do, por­que otros se in­tere­san só­lo pa­ra re­pe­tir to­do lo que les es­ta­mos di­cien­do a ma­ne­ra de chis­me. Es­tos apro­ve­chan lo que de­ci­mos pa­ra am­pli­fi­car­lo y dis­tor­sio­nar­lo. Ter­ce­ro, por­que mu­cha gen­te te va a dar sus vi­sio­nes de mun­do que no siem­pre son las me­jo­res, al­gu­nas ve­ces es me­jor que­dar­se con la con­fu­sión que bus­car una su­pues­ta luz que te va a me­ter más en las ti­nie­blas. Cuar­to, por­que cuan­do de­ci­mos tan­tas ve­ces lo mis­mo so­le­mos que­dar­nos sin avan­zar y se con­vier­te en una es­pe­cie de las­tre, de si­tua­ción que lle­ga­mos a creer in­sal­va­ble, im­po­si­ble de cam­biar.

Por eso ne­ce­si­ta­mos ser ca­pa­ces de ma­ne­jar bien lo que de­ci­mos de no­so­tros; ni a to­da ho­ra, ni a to­do el mun­do, ni en to­do es­pa­cio po­de­mos es­tar con­ver­san­do lo que sen­ti­mos, pen­sa­mos o ha­ce­mos. Hay per­so­nas in­di­ca­das, es­pa­cios y tiem­pos in­di­ca­dos pa­ra con­ver­sar. Por­que ha­cer­lo en un mal mo­men­to, con una per­so­na in­co­rrec­ta o en un es­pa­cio inade­cua­do; pue­de cau­sar más mal que bien. Hay que apren­der a ca­llar, a ser pru­den­tes, a va­lo­rar la in­ti­mi­dad de nues­tra vi­da y re­co­no­cer que hay co­sas que no le ata­ñen a to­do el mun­do.

Por ejem­plo, ten­ga­mos cla­ro que los pro­ble­mas de pa­re­ja no se so­lu­cio­nan cuan­do es­co­jo de con­se­je­ro a mi pa­pá o de con­se­je­ra a mi ma­má; ellos es­tán com­pro­me­ti­dos con­mi­go afec­ti­va­men­te y por eso no po­drán ser lo su­fi­cien­te­men­te objetivos como pa­ra mos­trar­me mis fa­llas. Lo que se­gu­ra­men­te pa­sa­rá es que se car­ga­rán con­tra mi pa­re­ja y cuan­do yo es­té tra­tan­do de es­tar bien con ella, en­ton­ces mi fa­mi­lia se­rá un peso por­que es­ta­rán car­ga­dos ne­ga­ti­va­men­te en su con­tra. Es­to lo he vis­to mu­chas ve­ces re­pe­ti­do. Hay que sa­ber es­ta­ble­cer lí­mi­tes que per­mi­tan que ca­da uno ten­ga su pro­yec­to de vi­da y pue­da rea­li­zar­lo con las dis­ci­pli­nas y nor­mas que se quie­re. Por eso es me­jor sa­ber ca­llar, es­co­ger bien a quién con­tar­le lo que me pa­sa, sa­ber quié­nes pue­den dar­me una luz y quié­nes ha­rán que el pro­ble­ma no só­lo no me­jo­re sino que em­peo­re. Hay que ser in­te­li­gen­tes pa­ra to­mar el ca­mino co­rrec­to, la vía que lle­va a en­con­trar en la vi­da las lu­ces que ne­ce­si­to.

De he­cho te­ne­mos dos ore­jas y una so­la bo­ca, como pa­ra que tu­vié­ra­mos cla­ro que es me­jor ca­llar que ha­blar. Sin em­bar­go, nos cues­ta ser pru­den­tes y es el ca­mino de ser un buen cre­yen­te. Na­die que ha­ble mu­cho y lle­ve y trai­ga cuen­tos me­re­ce el res­pe­to y la va­lo­ra­ción de los de­más. Es du­ro pe­ro te­ne­mos que sa­ber ca­llar y sa­ber de­cir­les a los otros que no nos in­tere­san sus ri­que­zas sino la ma­ne­ra de vi­vir como un ver­da­de­ro hi­jo de Dios. Siem­pre ha­brá que pen­sar qué se di­ce, dón­de se di­ce y con qué sen­ti­mien­tos se di­ce. Es ho­ra de co­men­zar a ser más due­ños de nues­tros pen­sa­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.