La ‘ove­ja ne­gra’

Gente Caribe - - La Cita Positiva - POR San­dra Le­vent­hal

En al­gu­nas fa­mi­lias se dan ca­sos de hi­jos que se ale­jan de la nor­ma. Tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas que los ha­cen muy di­fe­ren­tes del res­to de los her­ma­nos. De ma­ne­ra na­tu­ral, su per­so­na­li­dad se desa­rro­lla ba­jo ideas dis­tin­tas, va­lo­res par­ti­cu­la­res y ne­ce­si­da­des que en oca­sio­nes los pa­dres no lo­gran com­pren­der. A ve­ces se tra­ta de los re­bel­des que cuestionan to­do, o son los re­vo­lu­cio­na- rios que no quie­ren se­guir la nor­ma.

¿Quié­nes son es­tas ‘ove­jas ne­gras’? En la psi­co­lo­gía exis­te toda una co­rrien­te fi­lo­só­fi­ca de­di­ca­da a com­pren­der la re­la­ción en­tre la per­so­na­li­dad y la po­si­ción que ocu­pa el hi­jo den­tro del gru­po fa­mi­liar, pa­re­ce ser que de acuer­do al nú­me­ro que se ocu­pa den­tro de los her­ma­nos, se es­tá más dispuesto a desa­rro­llar ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res.

Las ‘ove­ji­tas ne­gras’, son ge­ne­ral­men­te per­so­nas con una gran ne­ce­si­dad por ser re­co­no­ci­dos, lo que los lle­va a cuestionar y de­ba­tir su en­torno. Tam­bién se ha des­cu­bier­to que son per­so­nas sen­si­bles, al­truis­tas, crea­ti­vas, de ahí su ne­ce­si­dad de ha­cer las co­sas de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca los ha­ce pro­pen­sos a vio­len­tar las nor­mas de la so­cie­dad. Por es­to, des­de ni­ños es muy im­por­tan­te guiar­los con amor y to­le­ran­cia pa­ra que lo­gren in­te­grar muy bien la di­fe­ren­cia en­tre el bien y mal, su re­bel­día pue­da ser bien ca­na­li­za­da. Es­tán bus­can­do un lu­gar es­pe­cial en el uni­ver­so, ser acep­ta­dos, lo que ha­ce pri­mor­dial que se les tra­te con respeto y to­le­ran­cia fren­te a sus ideas, que pue­den ser ori­gi­na­les, así se les brin­da el apo­yo que les per­mi­ti­rá sen­tir se­gu­ri­dad y au­to­es­ti­ma, pre­vi­nien­do que se tor­nen desadap­ta­dos.

Es­tos se­res pue­den lle­gar a sen­tir que no lo­gran en­ca­jar bien en nin­gún lu­gar, cir­cuns­tan­cia que los po­dría lle­var a la tris­te­za e, in­clu­so, a sen­tir apa­tía por las ac­ti­vi­da­des so­cia­les, por ello es im­por­tan­te acep­tar­los y res­pe­tar­los.

Hay fa­mi­lias que to­man co­mo te­ma de dis­cu­sión es­tos se­res di­fe­ren­tes, con­vir­tién­do­los en blan­co fá­cil de crí­ti­cas, lo que ter­mi­na por ale­jar­los, cuando lo que más bus­can y ne­ce­si­tan es ser pro­te­gi­dos. Cuando no se si­guen las nor­mas tá­ci­tas de la fa­mi­lia o se cuestionan cier­tos va­lo­res co­mu­nes, es fá­cil caer en la sec­ción de ‘ove­ja ne­gra’ de la fa­mi­lia, pe­ro to­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos de­re­cho a desa­rro­llar­nos en li­ber­tad y es­to pue­de sig­ni­fi­car apren­der a ser más to­le­ran­tes con las di­fe­ren­cias. Fi­nal­men­te, es­tas di­fe­ren­cias son las que le dan ¡co­lor a la vi­da! GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.