In­cohe­ren­cias

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Nos cues­ta acep­tar que no te­ne­mos la ver­dad ab­so­lu­ta. Cree­mos que lo sa­be­mos to­do y que los ar­gu­men­tos que te­ne­mos son cla­ros, cohe­ren­tes, co­rrec­tos y no pue­den ser cri­ti­ca­dos. Es­ta cer­te­za nos lle­va a vol­ver­nos agre­si­vos, in­sul­tan­tes y has­ta des­pre­cia­ti­vos con to­dos aque­llos que osen con­tra­de­cir­nos o pen­sar la vi­da de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que la úni­ca ma­ne­ra de en­ten­der el mun­do es la nues­tra y que to­dos los de­más tie­nen que es­tar de acuer­do con no­so­tros.

La reali­dad es otra. To­dos te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de en­ten­der y com­pren­der las si­tua­cio­nes des­de nues­tra es­pe­ci­fi­ci­dad e his­to­ria par­ti­cu­lar. Es­ta­mos en cons­tan­te cons­truc­ción y en el com­par­tir nues­tras ma­ne­ras de pen­sar en­con­tra­mos una for­ma de com­ple­men­tar­nos y de ir lo­gran­do con­clu­sio­nes que res­pon­da a la com­ple­ja y di­ná­mi­ca si­tua­ción en la que es­ta­mos.

Por to­do es­to el ca­mino siem­pre tie­ne que ser el diálogo, el in­ter­cam­bio res­pe­tuo­so e in­te­li­gen­te de ar­gu­men­tos que nos per­mi­tan ex­pre­sar de me­jor ma­ne­ra lo que en­ten­de­mos y com­pren­der lo que los otros tie­nen cla­ro en su men­te. In­ter­cam­bia­mos opi­nio­nes no con el in­te­rés pue­ril de de­mos­trar to­do lo que sa­be­mos ni de­jan­do que nos go­bier­ne un es­pí­ri­tu dic­ta­to­rial que nos ha­ga do­mi­nar y so­me­ter al otro, sino que que­re­mos cons­truir con­sen­sos que nos ayu­den a te­ner una mirada más com­ple­ta de la reali­dad y a com­pren­der­la de la me­jor ma­ne­ra.

En un diálogo de per­so­nas inteligent­es que quie­ren cons­truir con­sen­sos no ca­be el in­sul­to, la ofen­sa, la bur­la, la ri­di­cu­li­za­ción del otro ni el des­pre- cio del in­ter­lo­cu­tor. Cuando es­tas son las ma­ne­ras de re­la­cio­nar­nos con los de­más es que no he­mos en­ten­di­do lo dia­ló­gi­co de la exis­ten­cia hu­ma­na ni he­mos cap­ta­do la ri­que­za de la di­fe­ren­cia y del de­ba­te. No po­de­mos se­guir di­cien­do que so­mos li­bres pen­sa­do­res, pe­ro mal­tra­tan­do a to­do el que se atre­va a pen­sar li­bre­men­te. Ni ha­cer dis­cur­sos so­bre el respeto y a la vez vul­ne­rar la dig­ni­dad del otro con es­ti­li­za­das y crea­ti­vas bur­las hu­mi­llan­tes. Tam­po­co po­de­mos ha­blar de la paz que­rien­do eli­mi­nar la po­si­ción del otro y, aún más tris­te, al otro mis­mo: ¡soy un cons­truc­tor de paz, pe­ro tú te me­re­ces mo­rir por to­do lo que di­ces y pien­sas! Au­tén­ti­cas in­cohe­ren­cias.

Soy un in­mi­gran­te di­gi­tal que in­vier­te tiem­po en las re­des, so­bre to­do en el Twit­ter, y que siem­pre que­da per­ple­jo del ni­vel de vio­len­cia y de odio que allí se lee. A ve­ces en­cuen­tro una com­pe­ten­cia por ver quién ofen­de de ma­ne­ra más in­te­li­gen­te y bur­les­ca al otro. Es co­mo si la úni­ca ma­ne­ra de exis­tir, de ser in­te­li­gen­te, de ser crea­ti­vo es la anu­la­ción del otro. He leí­do gen­te que ad­mi­ro ma­tan­do con to­das las pa­la­bras po­si­bles a aque­llos que pien­san dis­tin­tos. Son los mo­men­tos en los que no en­tien­do el cris­tia­nis­mo ni los dis­cur­sos de to­le­ran­cia ni las op­cio­nes de in­clu­sión cuando el len­gua­je que se usa so­lo hie­re, mar­gi­na, des­pre­cia al otro.

No voy a ne­gar que vi­vo en la lu­cha dia­ria de no ser igual, de no ha­cer de mi Twit­ter una ame­tra­lla­do­ra de ofen­sas y de ági­les con­tes­ta­cio­nes que de­mues­tren mi ira fren­te al­gu­nas po­si­cio­nes. Ni voy a ne­gar que a ve­ces pier­do la ba­ta­lla y dis­pa­ro mis epí­te­tos con­tra el otro. Pe­ro lo que sí tra­to es de con­tro­lar emo­cio­nes y tra­tar de cons­truir re­la­cio­nes sa­nas. ¡Sé feliz! GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.