Jan Schle­gel Fo­tó­gra­fo alemán

El fo­tó­gra­fo alemán, cu­yos re­tra­tos de tri­bus afri­ca­nas y asiá­ti­cas se ex­po­nen por el mundo, ha­bla con Gen­te Ca­ri­be del tra­ba­jo que lo­gra con una cá­ma­ra de ro­llo en una era di­gi­tal.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO In­guel Ju­lieth De La Ro­sa Ven­ce in­guel.de­la­ro­[email protected]­he­ral­do.co FOTOS Cor­te­sía Jan Schle­gel

La pu­re­za y el rea­lis­mo que les im­pri­me el alemán Jan C. Schle­gel a sus fo­to­gra­fías le han da­do re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal a su ca­rre­ra, esa que avan­za al rit­mo de la re­vo­lu­cio­na­ria era di­gi­tal, pe­ro en un uni­ver­so pa­ra­le­lo, sin Pho­tos­hop, cien por cien­to análo­go.

Schle­gel en­fo­ca su tra­ba­jo con una cá­ma­ra de ro­llo por­que sien­te que “so­lo así la gen­te pue­de con­fiar” en sus fotos y, más allá de eso, con­si­de­ra que es la me­jor for­ma que ha en­con­tra­do pa­ra en­se­ñar el al­ma con ca­da ima­gen.

“No, no es­toy en desacuer­do con la fo­to­gra­fía di­gi­tal, es so­lo que a mí no me gus­ta”, de­ja cla­ro Schle­gel al ser in­te­rro­ga­do por su tra­ba­jo análo­go. “Sí la pro­bé, la in­ten­té, pe­ro no me gus­tó, no es su­fi­cien­te­men­te bue­na pa­ra mí, por­que quie­ro que la gen­te en reali­dad pue­da con­fiar en lo que ve en mis fotos”, in­sis­te el alemán, al fren­te de los re­tra­tos que tra­jo du­ran­te su pri­me­ra vi­si­ta a es­te gran Ca­ri­be, pa­ra ser ex­hi­bi­dos en el Aru­ba Art Fair.

En los lu­ga­res más re­mo­tos de Asia y Áfri­ca se ha­lla el fo­co de ins­pi­ra­ción de Schle­gel. Con sus re­tra­tos en blan­co y ne­gro ha lo­gra­do –por men­cio­nar so­lo al­guno– ga­nar­se un es­pa­cio co­mo ex­po­si­tor en The An­nen­berg Spa­ce for Pho­to­graphy, un des­tino cul­tu­ral en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, de­di­ca­do a la ex­hi­bi­ción de imá­ge­nes cap­ta­das por los fo­tó­gra­fos más re­co­no­ci­dos del mundo.

Cu­rio­sa­men­te, una de las fo­to­gra­fías más co­no­ci­das de Schle­gel nos re­cuer­da el nom­bre de una de nues­tras ciu­da­des, pe­ro sin til­de: Mon­te­ria, el re­tra­to de una ni­ña pa­kis­ta­ní de 10 años. No obs­tan­te, la ima­gen que más le ha cos­ta­do ob­te­ner –co­mo él mis­mo lo re­co­no­ce– es la de Bi­wa, un hom­bre de 44 años, per­te­ne­cien­te a la tri­bu Ka­ro, de Etio­pía, que po­sa con un co­co­dri­lo ham­brien­to en sus hom­bros. “La ver­dad es que fue muy difícil, por­que cuan­do to­mé la foto sa­lió muy ne­gra y me to­có ir has­ta esa tri­bu cin­co ve­ces pa­ra po­der lo­grar­la”, re­cuer­da.

Hoy Jan tie­ne 51 años, pe­ro su pa­sión por la fo­to­gra­fía ini­ció a los 14. Ga­nó la com­pe­ti­ción he­cha por la com­pa­ñía Ag­fa Pho­to y en la dé­ca­da de los 80 cur­só un se­mi­na­rio con el fo­tó­gra­fo Wal­ter Schels, en Mú­nich. De ahí vino su fi­ja­ción por la fo­to­gra­fía a blan­co y ne­gro.

“Cuan­do tu­ve mis pri­me­ras fotos re­ve­la­das en blan­co y ne­gro sen­tí que te­nía más pro­fun­di­dad en ca­da ima­gen. Yo que­ría que fue­ran más tri­di­men­sio­na­les, no planas, por eso es­ta­ba ex­pe­ri­men­tan­do pa­ra ver có­mo po­día cam­biar la di­ná­mi­ca en las fotos, fue un pro­ce­so de dos años has­ta que me di cuen­ta de lo que que­ría ha­cer”, ex­pre­sa, cons­cien­te de que es es­ta neu­tra­li­dad lo que mar­ca su es­ti­lo. “Esa no fue mi in­ten­ción, yo nun­ca pen­sé que le iba a mos­trar es­tas fotos al mundo, las to­mé pa­ra mí, por­que yo que­ría bue­nas fotos, so­lo eso”, apun­ta.

Es así co­mo Jan, uno de los per­fi­les po­pu­la­res que re­fe­ren­cia la re­vis­ta Neu­tral Den­sity, car­ga con su cá­ma­ra de ro­llo y re­ve­la, por sus pro­pios me­dios, ca­da fo­to­gra­fía.

“So­lo cuan­do re­gre­so a ca­sa pue­do re­ve­lar las fotos en mi pro­pio cuar­to os­cu­ro. Pri­me­ro veo to­dos mis ne­ga­ti­vos y es­co­jo má­xi­mo cua­tro fo- tos, las me­jo­res. Des­pués em­pie­zo a re­ve­lar­las en blan­co y ne­gro, lue­go uti­li­zo un quí­mi­co que de­co­lo­ra cier­tas zo­nas y, fi­nal­men­te, vuel­vo a re­ve­lar­las (por así de­cir­lo) con una to­na­li­dad que las trans­for­ma en color café, so­bre to­do en las áreas de la piel y el ca­be­llo”, ex­pli­ca el pro­ce­so que pue­de tar­dar has­ta ocho ho­ras por ca­da fo­to­gra­fía. UN FU­TU­RO DESENFOCAD­O. “En mi opi­nión muy personal, creo que la fo­to­gra­fía es­tá en cri­sis, por­que an­tes el sig­ni­fi­ca­do de la fo­to­gra­fía es­ta­ba en do­cu­men­tar la reali­dad, im­pac­ta­ba la so­cie­dad sien­do un es­pe­jo de ella, pe­ro hoy to­do es ma­ni­pu­la­do y to­dos lo sa­ben”, res­pon­de Jan a Gen­te Ca­ri­be, con la con­vic­ción de cuán­to da­ño nos hace bus­car la per­fec­ción.

“Es­ta­mos tra­tan­do de ha­cer to­do muy per­fec­to, por ejem­plo, en la fo­to­gra­fía de pai­sa­je de re­pen­te ves ar­coí­ris don­de no lo hay, o en la fo­to­gra­fía de mo­de­la­je con­si­gues pie­les y di­men­sio­nes de cuer­po que no exis­ten. Si al­go es im­per­fec­to, eso nos ayu­da a cre­cer, pe­ro la per­fec­ción nun­ca per­mi­te el cre­ci­mien­to y nos lle­va a la muer­te”, sen­ten­cia Schle­gel.

Pa­ra Jan, el po­der de la foto es­tá pre­sen­te cuan­do pue­des con­fiar en ella y es, pre­ci­sa­men­te, ese po­der el que se ha per­di­do. Des­de su ex­pe­rien­cia y co­mo apa­sio­na­do por es­ta pro- fe­sión, es­pe­ra que pron­to se dé una “nue­va de­fi­ni­ción de la fo­to­gra­fía” pa­ra po­der sa­lir de es­ta cri­sis ac­tual.

“Los jó­ve­nes de­ben con­ver­tir­se en bue­nos fo­tó­gra­fos, de­fi­nir qué quie­ren con la fo­to­gra­fía y sí, pue­den que­dar­se con la fo­to­gra­fía di­gi­tal, pe­ro de­ben apren­der a no ma­ni­pu­lar­la, que si bien pue­den ha­cer co­rrec­cio­nes, no de­ben cam­biar la foto. Yo creo que eso se­ría im­por­tan­te pa­ra que es­ta ge­ne­ra­ción en­cuen­tre su iden­ti­dad, por­que aho­ra so­lo bus­can iden­ti­da­des que no son reales”, acon­se­ja, evi­den­cian­do la cá­te­dra que im­par­te en la Uni­ver­si­dad de las Na­cio­nes, pa­ra que los es­tu­dian­tes ha­llen su pro­pio es­ti­lo ar­tís­ti­co.

La cá­ma­ra análo­ga de Jan Schle­gel aún no co­no­ce Co­lom­bia, pe­ro qui­zás muy pron­to su en­fo­que es­ta­rá aquí. “Ya he es­tu­dia­do pa­ra ver dón­de pue­do con­se­guir es­te ti­po de per­so­na­jes pa­ra mis fotos en Co­lom­bia y en reali­dad me gus­ta­ría ir”. GC

SO­BRE SU TRA­BA­JO... “Me gus­ta, por­que mien­tras la fo­to­gra­fía di­gi­tal cre­ce, mi fo­to­gra­fía análo­ga se hace es­pe­cial”.

SO­BRE LA CRI­SIS DE LA FO­TO­GRA­FÍA... “Tra­ta­mos de ha­cer to­do per­fec­to y la per­fec­ción nun­ca per­mi­te cre­cer, más bien nos lle­va a la muer­te”.

Jan es­tá re­pre­sen­ta­do por la fir­ma Bern­hei­mer Fi­ne Art Pho­to­graphy, Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.