Las ‘ ha­das’ que pla­nean ca­da de­ta­lle

El día más es­pe­ra­do de una pa­re­ja de­be ser lo más per­fec­to po­si­ble. De es­to se en­car­gan Claudia Hol­guín y Jen­ni­fer Pac­ci­ni, ‘wed­ding plan­ners’ de Cuen­to de Ha­das.

Gente Caribe - - Planne Una Boda Gente Caribe - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FOTOS Orla­ndo Ama­dor Ro­sa­les y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

¿Qué cla­se de no­via eres?, ¿clá­si­ca o mo­der­na?, ¿có­mo te de­fi­nes?, son las pre­gun­tas que les ha­cen Claudia Hol­guín y Jen­ni­fer Pac­ci­ni a las no­vias que acu­den a sus ser­vi­cios de wed­ding plan­ners, tér­mino que se ha im­pues­to en es­te mer­ca­do para ha­blar de las pla­nea­do­ras de bo­das.

Ellas, son las fun­da­do­ras de Ca­sa de Ha­das, que de­ja­ron sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les de De­re­cho y Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, res­pec­ti­va­men­te, para de­di­car­se a “rea­li­zar las bo­das de los sue­ños que las mu­je­res nos he­mos ima­gi­na­do des­de pe­que­ñas”.

Crea­ron su so­cie­dad des­de ha­ce seis años y aho­ra tra­ba­jan úni­ca y ex­clu­si­va­men­te en fun­ción de crear la me­jor ce­le­bra­ción po­si­ble para las fa­mi­lias que les pi­den sus con­se­jos. Sí, fa­mi­lias, pues co­mo ellas mis­mas cuen­tan “no re­ci­bi­mos las ideas de la pa­re­ja, sino de la fa­mi­lia com­ple­ta”.

¿Có­mo fun­cio­na su tra­ba­jo? No es tan sen­ci­llo ni rá­pi­do. Es­te es ar­duo y to­ma bas­tan­te tiem­po. “Es real­men­te po­der con­cep­tua­li­zar ideas que sa­can de in­ter­net y que quie­ren com­bi­nar­las en una so­la fies­ta”, di­ce Hol­guín, ade­más de tra­ba­jar con pro­vee­do­res de to­do lo que con­lle­va rea­li­zar una bo­da.

Lo más im­por­tan­te es sa­ber el gus­to, la per­so­na­li­dad y el pre­su­pues­to de ca­da pa­re­ja. “To­das son dis­tin­tas. Es­tán las clá­si­cas ro­mán­ti­cas, las van­guar­dis­tas, las bohe­mias, hay de to­do”, por eso hay dos “ver­tien­tes” en ten­den­cias: la clá­si­ca, “que nun­ca pa­sa­rá de mo­da” y la que va de acuer­do a la per­so­na­li­dad de quien se ca­sa.

Más allá de los es­ti­los y gus­tos, Claudia y Jen­ni­fer quie­ren de­mos­trar que “tra­ba­jar con ase­so­res o ex­per­tos es una gran ven­ta­ja”, pues sa­ben cuán­do de­cir que no a una idea, sir­vien­do co­mo una voz de con­cien­cia en el ca­mino.

Para ellas, pla­near una bo­da “es la ma­gia de to­do el ni­vel de pro­duc­ción, que no im­por­ta si te­ne­mos cua­tro pa­re­des blan­cas, de ahí sa­le to­do ti­po de re­crea­ción. Po­de­mos ha­cer un bos­que en­can­ta­do en el sa­lón de un ho­tel. Pe­ro es una his­to­ria he­cha una so­la vez. Se ba­ja el te­lón y no hay re­pe­ti­ción”. GC

SOBRE LA IM­POR­TAN­CIA... “No es un par de flores o glo­bos, es to­mar­lo co­mo el día más im­por­tan­te en la vi­da de los clien­tes”.

SOBRE EL

TRA­BA­JO... “To­do lo pla­nea­mos con tiem­po para que en­ca­je con el pre­su­pues­to eco­nó­mi­co de la pa­re­ja”.

El no­vio de­be lu­cir tan im­pe­ca­ble co­mo la no­via al momento de con­traer nup­cias. Esa es la re­gla de oro que de­ben se­guir los hom­bres en la bús­que­da del tra­je con el que lle­ga­rán a su ma­tri­mo­nio.

Por su­pues­to, la elec­ción del ves­ti­do de no­vio tam­bién de­pen­de de cuán ele­gan­te es la ce­le­bra­ción y en qué momento del día se lle­va­rá a ca­bo. Se­gún Ce­lia An­dra­de Re­yes, pro­pie­ta­ria de Al­ma­cén D’ Cla­se Al­qui­ler, esos son los úni­cos fac­to­res que de­be con­si­de­rar el no­vio cuan­do eli­ja su atuen­do, pues el tra­je que lu­ci­rá su fu­tu­ra es­po­sa ni la de­co­ra­ción que ha­brá en el even­to tie­nen que ver con el ves­ti­do que él usa­rá.

“Si el ma­tri­mo­nio se rea­li­za­rá en la no­che y la fies­ta es muy ele­gan­te, el no­vio pue­de usar un frac y los in­vi­ta­dos, asis­tir con smo­king. Si se va a ca­sar de día, en­ton­ces pue­de ves­tir un sa­co­le­va y los in­vi­ta­dos ir a acom­pa­ñar­lo con un tra­je en­te­ro”, su­gie­re la barranquil­lera de­di­ca­da al al­qui­ler de pren­das mas­cu­li­nas des­de ha­ce 15 años.

El smo­king tro­pi­cal es­tá sien­do muy usa­do por los ba­rran­qui­lle­ros. Es­te com­bi­na una cha­que­ta cla­ra con un pan­ta­lón oscuro, para sa­lir­se un po­co del atuen­do tra­di­cio­nal.

En es­te cli­ma tam­bién lu­cen muy bien los no­vios ves­ti­dos de lino, que pue­den ver­se más fres­co sin per­der la ele­gan­cia y la pul­cri­tud. Ge­ne­ral­men­te, sue­le com­bi­nar­se con una cor­ba­ta y un pa­ñue­lo en to­nos muy lla­ma­ti­vos para dar­le real­ce al look. En es­tos ca­sos, los in­vi­ta­dos a la bo­da asis­ten ves­ti­dos de la tra­di­cio­nal gua­ya­be­ra.

En cuan­to a los za­pa­tos, Ce­lia re­cuer­da que los más acer­ta­dos para ir a ca­sar­se son los ela­bo­ra­dos en cha­rol y con cor­do­nes. “Los sa­co­le­va van con za­pa­to mate de cor­dón y los ves­ti­dos de lino se com­bi­nan con un cal­za­do de co­lor cla­ro”, agre­ga los de­ta­lles que no pue­de per­der de vis­ta el no­vio. Un con­se­jo de los ex­per­tos en es­te as­pec­to es evi­tar el co­lor ma­rrón en los za­pa­tos para no caer en lo co­ti­diano.

Los ves­ti­dos con mu­cho bri­llo tam­bién es­tán en­tran­do al mer­ca­do; pe­ro para los hom­bres que lle­van un es­ti­lo más arries­ga­do y que no te­men sa­lir­se del mol­de a la ho­ra de ves­tir.

Otro de los con­se­jos que el hom­bre de­be­ría se­guir es pro­cu­rar que su elec­ción lo ha­ga ver­se y sen­tir­se especial y no co­mo si asis­tie­ra a una reunión en la ofi­ci­na o una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo en las que, si bien bus­ca te­ner pre­sen­ta­ción, no se com­pa­ran con el even­to que re­pre­sen­ta su ma­tri­mo­nio. GC

LA ELEC­CIÓN DEL TRA­JE DE NO­VIO... “De­pen­de del momento del día y de la ce­le­bra­ción, nun­ca del tra­je de la no­via ni de la de­co­ra­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.