‘Ape­ti­to­sos’ pa­sa­bo­cas para sus in­vi­ta­dos

Con Ap­pe­ti­tus, Sil­via Ibá­ñez cuen­ta un po­co sobre el momento apro­pia­do y la can­ti­dad ideal para ofre­cer en even­tos co­mo las bo­das.

Gente Caribe - - Planee Una Boda Gente Caribe - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FOTOS Orla­ndo Ama­dor y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

“El te­ma de la co­mi­da ha cam­bia­do y se ha en­fo­ca­do en pa­sa­bo­cas fuer­tes”, así lo ex­pre­sa la in­ge­nie­ra in­dus­trial es­pe­cia­li­za­da en Co­mer­cio Exterior, Sil­via Ibá­ñez, que “por co­sas de la vi­da” ter­mi­nó co­ci­nan­do y aho­ra sir­ve sus pe­que­ñas de­li­cias en to­do ti­po de even­tos.

Pe­ro esas co­sas de la vi­da no eran so­lo ca­sua­li­dad, iban en su ADN. Su fa­mi­lia con­ta­ba con una pa­na­de­ría re­co­no­ci­da en Ba­rran­qui­lla de la que ella es­tu­vo a car­go du­ran­te 15 años: La San­ta­na. Fue así co­mo po­co a po­co co­se­chó ex­pe­rien­cia en cu­li­na­ria, des­de sus pi­ni­nos cuan­do ayu­da­ba a su ma­dre a co­ci­nar sin te­ner nin­gún co­no­ci­mien­to pro­fe­sio­nal en el te­ma.

“Soy em­pí­ri­ca”, ase­gu­ra Sil­via y aun­que con­fie­sa que se ha ido guian­do de al­gu­nos li­bros de re­ce­tas, “el 90% de las re­ce­tas son in­ven­tos” de ella.

“To­do ha si­do prue­ba y error. Sa­bo­res, tex­tu­ras, com­bi­na­cio­nes y pre­sen­ta­ción”. Es­ta úl­ti­ma es la que la ha lle­va­do a ser una de las ca­ters (en­car­ga­das de ser­vi­cio de co­mi­da) más

ocu­pa­das de la ciu­dad, pues con su cuen­ta Ap­pe­ti­tus, que abrió ha­ce dos años, “so­lo te­nía dos even­tos por se­ma­na”, y hoy atien­de fies­tas de más de 600 per­so­nas en Ba­rran­qui­lla, San­ta Mar­ta y Car­ta­ge­na”.

Su es­pe­cia­li­dad, y lo que cree “es la ten­den­cia en las bo­das”, son las pe­que­ñas por­cio­nes de co­mi­da que “de­pen­den del lugar y ho­ra del even­to, ade­más de la edad de los in­vi­ta­dos”. Se­gún ella, una bo­da en la pla­ya va ata­da a ofre­cer co­mi­da fres­ca, de mar, mien­tras que una en un sa­lón per­mi­te pre­sen­tar ali­men­tos que “con el ai­re acon­di­cio­na­do pue­den du­rar más”. Eso sí, to­do es frío por­que “lo caliente es ri­co aca­ba­do de ha­cer”.

Es por es­ta ra­zón que sus dips, ce­vi­ches, ro­llos de pa­té, pin­chos, ta­blas de que­so, en­tre mu­chos otros, son idea­les para lar­gas ho­ras de ce­le­bra­ción ser­vi­das en ‘es­ta­cio­nes’ de co­mi­da, por­que “aho­ra na­die quie­re ha­cer fi­la para na­da”. A es­tas es­ta­cio­nes, ubi­ca­das en va­rios pun­tos del lugar des­de co­mien­zos y du­ran­te to­da la fies­ta. Así “todos pue­den acer­car­se sin im­por­tar el momento y co­mer un bo­ca­do o to­mar un pe­que­ño pla­to y lle­var­se de la va­rie­dad que hay ex­hi­bi­da”. Con es­to, Sil­via bus­ca que “co­mer se vuel­va un plan más y no ese abu­rri­do momento de ha­cer la co­la para el buf­fet”. GC

LA HO­RA DEL BAN­QUE­TE... “El buf­fet aho­ra se po­ne al ini­cio. Ya no es co­mo an­tes que se abría a mi­tad de la fies­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.