Her­nan­do Sa­ra­bia So­bre­vi­vien­te de cáncer

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Alejandro Ro­sa­les Man­ti­lla @ale­jo­ro­sa­lesm FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Her­nan­do Sa­ra­bia so­bre­vi­vió a un cáncer de vías di­ges­ti­vas gra­cias a su fe. Así lo ma­ni­fies­ta con cla­ri­dad, voz fir­me, sin fun­da­men­ta­lis­mo re­li­gio­so, con he­chos que to­da­vía hoy le mue­ven la fi­bra. Tam­bién lo des­cri­be en los dos li­bros que es­pe­ra ver pu­bli­ca­dos an­tes de que ter­mi­ne es­te año y con los que quie­re ser “Pa­la­bra que guía”. La co­lec­ción la com­ple­tan ocho tex­tos más que tra­tan el mis­mo te­ma y con los cua­les da tes­ti­mo­nio de la ba­ta­lla que li­bró con­tra el cáncer y otras si­tua­cio­nes pa­ra­le­las que lo afec­ta­ron emo­ti­va­men­te, pe­ro de las que sa­lió vic­to­rio­so.

Las fra­ses que ‘lan­za’ en la en­tre­vis­ta que le con­ce­dió a Gen­te Ca­ri­be y con las que in­ten­ta re­tra­tar la en­fer­me­dad que lo aque­jó y el pro­ce­so pa­ra ali­viar­se son tan fuer­tes co­mo él mis­mo: “Los do­lo­res eran bár­ba­ros, una ida al ba­ño era co­mo si sa­lie­ran de mi cuer­po alam­bres de púas, de pron­to no hay pa­la­bras que lo pue­dan des­cri­bir”.

Y es que a es­te ba­rran­qui­lle­ro el cáncer le to­có la puer­ta “en el me­jor mo­men­to de su vi­da”. Te­nía un buen tra­ba­jo, una es­po­sa con una ni­ña en su vien­tre y un ni­ño de ca­si 5 años. Co­mo se di­ce en el ar­got ca­lle­je­ro, Her­nan­do te­nía “ca­rro, ca­sa y be­ca”.

EL DES­CU­BRI­MIEN­TO. Des­de el ini­cio for­mal del tra­ta­mien­to pa­ra tra­tar su cáncer han pa­sa­do ca­si seis años.

Co­mo afir­mó, la en­fer­me­dad llegó en un mo­men­to de la vi­da en el que Her­nan­do pa­sa­ba su me­jor mo­men­to. La pros­pe­ri­dad se ma­ni­fes­ta­ba de to­das las for­mas y co­mo en otras his­to­rias de víc­ti­mas de cáncer, él no le pres­tó aten­ción a los sig­nos de aler­ta que los mis­mos mé­di­cos le co­mu­ni­ca­ban. “Eso a mí no me pue­de pa­sar”, pen­sa­ba.

Una vez fue no­ti­fi­ca­do de la pa­to­lo­gía que te­nía en su cuer­po, el ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas en­tró en shock. Una se­ma­na des­pués reac­cio­nó y vi­nie­ron las con­sul­tas, los diag­nós­ti­cos y el tra­ta­mien­to que in­clu­yó ra­dio­te­ra­pia, qui­mio­te­ra­pia y ci­ru­gías, con el do­lor y su­fri­mien­to, “im­po­si­ble de des­cri­bir con pa­la­bras”, que es­te im­pli­ca.

“Ca­mino so­bre una fe fir­me que man­ten­go, en esas cir­cuns­tan­cias me apo­yé en ese fun­da­men­to que ha­bía cons­trui­do y que con­ti­núo cons­tru­yen­do, por­que nun­ca ter­mi­na­mos esa la­bor”, ex­pre­sa Her­nan­do en el jar­dín de su vi­vien­da en Puer­to Co­lom­bia.

Y así fue. Con una fe in­que­bran­ta­ble el pro­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria sin Pho­tos­hop se re­cu­pe­ró, len­ta y pro­gre­si­va­men­te. Una ci­ru­gía mi­la­gro­sa, el acom­pa­ña­mien­to de sus hi­jos y fa­mi­lia­res cer­ca­nos y, por su­pues­to, Dios le per­mi­tie­ron “sa­lir for­ta­le­ci­do”. “Aquí es­toy dis­pues­to pa­ra vi­vir lo que ven­ga pa­ra se­guir con­tan­do y de­cir dón­de es­ta­ban pues­tos mis pies en el peor mo­men­to que he vi­vi­do y por qué hoy pue­do con­tar­lo”.

UNA FRA­SE... “Su­per­man no exis­te, los ver­da­de­ros su­per­hé­roes son co­mo tú y yo, su úni­co po­der es la fe en Dios”.

Su­pe­rar un cáncer de vías di­ges­ti­vas, re­cons­truir su vi­da y es­cri­bir va­rios li­bros que na­rran esos mo­men­tos fue pa­ra es­te ba­rran­qui­lle­ro la prue­ba de que la fe mue­ve mon­ta­ñas.

LA DE­RE­CHA PA­RA ES­CRI­BIR. Mu­chas de las fun­cio­nes del cuer­po de Her­nan­do se vie­ron afec­ta­das en la eta­pa más crí­ti­ca de su tra­ta­mien­to; sin em­bar­go, re­fie­re, nun­ca per­dió el con­trol de su mano de­re­cha. Así, con esa mano em­pe­zó a es­cri­bir en su Black­berry to­do lo que pen­sa­ba, lo que lo man­te­nía con áni­mo y lo en­via­ba a di­fe­ren­tes des­ti­na­ta­rios.

“Al fi­nal del men­sa­je le pe­día al que lo re­ci­bie­ra que lo di­fun­die­ra. Re­sul­ta que em­pe­cé a re­ci­bir men­sa­jes de lu­ga­res tan le­ja­nos co­mo Jor­da­nia, cen­tro y Nor­tea­mé­ri­ca, pa­sé dos años en­vian­do men­sa­jes”, re­la­ta. Esos men­sa­jes son hoy el hi­lo con­duc­tor de su co­lec­ción de li­bros Pa­la­bra que guía, un re­gis­tro es­cri­to de su vi­ven­cia de fe, que en él des­apa­re­ció un cáncer.

EL SU­FRI­MIEN­TO DEL CÁNCER... “Los do­lo­res eran bár­ba­ros, una ida al ba­ño era co­mo si sa­lie­ran de mi cuer­po alam­bres de púas”.

La mano de­re­cha con la que sos­tie­ne sus len­tes fue con la que es­cri­bió los pen­sa­mien­tos que hoy son la co­lum­na ver­te­bral de sus li­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.