Ar­kano, el ra­pe­ro que rom­pe con los es­te­reo­ti­pos

Gui­ller­mo Ro­drí­guez, o Ar­kano, co­mo se le co­no­ce a es­te es­pa­ñol que rom­pió el ré­cord mun­dial al du­rar más de 24 ho­ras im­pro­vi­san­do rimas, ha­bló so­bre el RAP y el po­ten­cial pe­da­gó­gi­co que tie­ne pa­ra cam­biar la so­cie­dad.

Gente Caribe - - Invitado - TEX­TO Ale­jan­dro Ro­sa­les FO­TOS Gian­fran­co Tri­po­do - Red Bull

Gui­ller­mo Ro­drí­guez Go­dí­nez se le co­no­ce co­mo Ar­kano en el mun­do del RAP en es­pa­ñol. Es de Ali­can­te, Es­pa­ña, y tie­ne el ré­cord mun­dial de du­rar más ho­ras se­gui­das im­pro­vi­san­do rimas. Exac­ta­men­te el tiem­po de su proeza fue 24 ho­ras, 34 mi­nu­tos y 27 se­gun­dos.

Mien­tras lo bus­ca­ba pa­ra en­tre­vis­tar­lo, an­tes de que ini­cia­ra la Red Bull Ba­ta­lla de los ga­llos, un even­to en el que se de­fi­nía en Lima al cam­peón in­ter­na­cio­nal en la ca­te­go­ría freesty­le y en el que él fue cam­peón en 2015, ob­ser­vé a un jo­ven de me­dia­na es­ta­tu­ra, pa­sa­do de ki­los, pan­ta­lón for­mal, te­nis y una ca­mi­sa ha­waia­na. Era Ar­kano, y con­tra to­dos los es­te­reo­ti­pos que nos ven­de el ca­nal MTV de ta­tua­jes por to­do el cuer­po, go­rra de la­do, ca­de­nas de oro en el cue­llo, re­lo­jes que pa­re­cen te­le­vi­so­res por­tá­ti­les, hu­mo al­re­de­dor y las in­fal­ta­bles ga­fas os­cu­ras, me en­con­tré con un jo­ven más con pin­ta de es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría Eléc­tri­ca, que el de un ra­pe­ro afi­la­do que can­ta con­tra la ho­mo­fo­bia, el mal­tra­to a la mu­jer y los po­lí­ti­cos co­rrup­tos.

Ar­kano em­pe­zó a ra­pear pro­fe­sio­nal­men­te a los 15 años y hoy tie­ne 22, es­tu­dia Ma­te­má­ti­cas y el hip hop, con to­do y que es un re­fe­ren­te mun­dial del gé­ne­ro, si­gue sien­do uno de sus pa­sa­tiem­pos fa­vo­ri­tos, un ar­te en el que po­ne a vo­lar su ima­gi­na­ción. Sin em­bar­go, es­to no quie­re de­cir que no se lo to­me en se­rio, pa­ra él des­de es­te ti­po de mú­si­ca se pue­de im­pul­sar un cam­bio so­cial por el in­men­so po­der de pe­ne­tra­ción que tie­ne en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Ar­kano, pa­ra mu­chos, lle­gó pa­ra cam­biar el RAP y pro­me­te que­dar­se por mu­cho tiem­po.

¿Tie­ne al­go de ma­te­má­ti­cas P las rimas en el RAP? R En cual­quier ex­pre­sión del ar­te siem­pre hay ar­mo­nía y co­mo que

siem­pre es­tán los nú­me­ros pre­sen­tes, sin em­bar­go creo que va mu­cho más allá, por­que en el ar­te hay ener­gía.

¿Qué fue lo más di­fí­cil de du­rar P 24 ho­ras im­pro­vi­san­do rimas? R Tu­ve mo­men­tos en los que ex­pe­ri­men­té ba­jo­nes de ener­gía, de crea­ti­vi­dad, pe­ro por suer­te tu­ve el apo­yo de las per­so­nas que fue­ron a ver­me, in­vi­ta­dos es­pe­cia­les, es­tí­mu­los crea­ti­vos y un mon­tón de gen­te que se vol­có pa­ra que yo tu­vie­ra mo­ti­va­ción y así po­der se­guir ra­pean­do.

¿Cree que des­de el hip hop se P pue­den im­pul­sar cam­bios po­si­ti­vos en nues­tras so­cie­da­des? R El RAP tie­ne un po­ten­cial pe­da­gó­gi­co que co­nec­ta con los jó­ve­nes de una ma­ne­ra muy fuer­te y ade­más con to­da la so­cie­dad, por­que es un gé­ne­ro muy di­rec­to y muy li­bre. Yo siem­pre he di­cho que to­da per­so­na que es­tá de­trás de un mi­cró­fono tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad y te­ne­mos que sa­ber ejer­cer­la.

Hay un te­ma en el que se sien­ta más có­mo­do pa­ra ra­pear... R To­do lo que me to­ca, que es­tá en con­tac­to con mi esen­cia co­mo pue­den ser los te­mas so­cia­les o co­sas con un tras­fon­do más fi­lo­só­fi­co, pe­ro tam­bién son eta­pas emo­cio­na­les, a ve­ces se me ape­te­ce ra­pear co­sas de hu­mor y bur­la.

Y el ma­chis­mo en el RAP... P R El rap tie­ne mu­chas co­sas bue­nas, pe­ro tam­bién mu­chas ma­las, se no­ta cla­ra­men­te en el he­cho de que hay muy po­cas mu­je­res ra­pe­ras, por­que es co­mo que tie­nes que ser el más ma­cho, el más du­ro. Cuan­do se men­cio­na a una mu­jer siem­pre se ha­ce de for­ma des­pec­ti­va –la zo­rra– y eso es­tá fa­tal. Creo que no­so­tros de­be­mos em­pe­zar esa lu­cha y bus­car el cam­bio.

¿Qué ri­ma le de­di­ca­ría a los P po­lí­ti­cos del mun­do? R A los po­lí­ti­cos... (ri­sas). A los po­lí­ti­cos si me los po­nen fren­te al mi­cró­fono yo di­ría que en la po­lí­ti­ca ha­bría que po­ner a fi­ló­so­fos, gen­te de ver­dad, gen­te que quie­ra arre­glar la si­tua­ción y que no ha­ga las co­sas por po­der y por am­bi­ción. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.