Iveth Uhia y el Gi­ta­ni­llo de Amé­ri­ca

Uno de los to­re­ros más im­por­tan­tes del país, Gi­ta­ni­llo de Amé­ri­ca, jun­to a su es­po­sa Iveth Uhia con­ta­ron a re­vis­ta Gen­te Ca­ri­be có­mo se co­no­cie­ron.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sa­ra Her­nán­dez C. FO­TOS Or­lan­do Ama­dor y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

La va­lle­na­ta Iveth Uhia De Ca­ro sa­bía que el bo­go­tano Gi­ta­ni­llo de Amé­ri­ca era una per­so­na di­fí­cil de “atra­par” pa­ra ini­ciar una re­la­ción for­mal. Por ello se ar­mó de va­lor, lo ci­tó un día y de­jó las co­sas de la re­la­ción de am­bos en or­den.

Ellos ya te­nían su his­to­ria, pe­ro aún con­ser­va­ban un tra­to for­mal en Bo­go­tá. “Ella me lla­ma por­que ne­ce­si­ta ha­blar con­mi­go y me po­ne una ci­ta”, cuen­ta el hom­bre quien a la vez es­ta­ba preo­cu­pa­do por el tono de voz de Iveth en la lla­ma­da. La ci­ta fue en un cen­tro co­mer­cial y el diá­lo­go cor­to y pre­ci­so.

–¿Qué se le ofre­ce se­ño­ra?, le di­ce Gi­ta­ni­llo. –No me di­ga se­ño­ra, apun­ta Iveth. –¿Qué ha­rá el vier­nes?, le in­sis­te. –No, na­da ¿qué se le ofre­ce?, le res­pon­de el hom­bre.

– Le pi­do el fa­vor que no se

com­pro­me­ta pa­ra el vier­nes, ese día nos ca­sa­mos en el Country Club, en Bo­go­tá, y ten­go más de 400 in­vi­ta­dos.

–No, no. Un mo­men­to, yo ten­go que ha­blar con mi ma­má, di­jo el bo­go­tano.

–¡Qué ma­má ni que na­da! Us­ted está muy vie­jo pa­ra eso, re­cor­dó el hom­bre del pri­mer re­ga­ño que re­ci­bió de su hoy es­po­sa.

Tres me­ses des­pués de­ci­die­ron ca­sar­se, de he­cho el pró­xi­mo jue­ves, 15 di­ciem­bre, cumplen seis años de ca­sa­mien­to. Así es Iveth, de­ci­di­da, de mu­chas sor­pre­sas y ac­tual em­pre­sa­ria de cul­ti­vos de pal­ma afri­ca­na. A jui­cio de su es­po­so es una mu­jer en la que se en­cuen­tra más be­lle­za cuan­do la co­no­ces.

CÓ­MO SE CO­NO­CIE­RON. La pa­re­ja se co­no­ció en un mo­men­to no tan bueno en la vi­da de Iveth. Ella se ha­bía com­pro­me­ti­do con el con­de de Mon­ta­gut ba­rón de Ro­sas y de los reales ter­cio de Es­pa­ña y des­pués por mo­ti­vos de su re­ser­va per­so­nal, rom­pió su re­la­ción.

Lue­go, por una ami­ga, la can­tan­te Car­men­za Du­que, Iveth lle­gó a Su­ba­cho­que, Cun­di­na­mar­ca a una co­rri­da be­né­fi­ca. Ese día Gi­ta­ni­llo de Amé­ri­ca, tal y co­mo lo con­sig­na su cé­du­la, to­rea­ba con un pro­pó­si­to sin áni­mo de lu­cro. Por Car­men­za la pa­re­ja se co­no­ció an­tes de em­pe­zar el ac­to y el torero “brin­dó un to­ro a la mu­jer”.

Es­te ac­to se ha­ce cuan­do el torero co­no­ce a al­guien y está en­tu­sias­ma­do, es un ges­to pa­ra agra­dar y co­no­cer a una per­so­na. “Fue la for­ma de ex­pre­sar­le que sen­tía al­go por ella”, re­me­mo­ra uno de los más im­por­tan­tes to­re­ros del país y hoy pre­si­den­te de la Unión de To­re­ros de Co­lom­bia an­te la Unes­co.

“Mu­jer bo­ni­ta, ofrez­co es­te to­ro por ti, por tu amis­tad”, re­cuer­da el hom­bre. Pe­ro a Iveth no le pa­re­ció gran co­sa y po­ca im­por­tan­cia le dio al he­cho de gran sig­ni­fi­ca­do en el mundo tau­rino. Gi­ta­ni­llo es­ta­ba sor­pren­di­do, aun­que no era la pri­me­ra vez que ofre­cía un to­ro, se di­jo a sí mis­mo, “es que no vales na­da tío”.

El re­ma­te fue des­pués y quie­nes es­ta­ban allí ani­ma­ban a la pa­re­ja a bai­lar por lo acon­te­ci­do pre­via­men­te. Los de­seos del pú­bli­co ex­pec­tan­te se hi­cie­ron reali­dad. Des­pués de un par de can­cio­nes, Iveth vol­vió a la me­sa y Car­men­za Du­que le di­jo que Gi­ta­ni­llo es­ta­ba sol­te­ro. “Es un buen chi­co”, re­me­mo­ra Iveth en­tre ri­sas.

Un par de tan­das bas­ta­ron pa­ra que Iveth le di­je­ra a Gi­ta­ni­llo que ya ha­bía es­cu­cha­do que él es­ta­ba sol­te­ro, ade­más, que ella no atra­ve­sa­ba el me­jor ins­tan­te de su vi­da, por tan­to, pa­sar­la bien se­ría la con­sig­na que re­gi­ría esa no­che. “Él se reía de to­do. Me pa­re­ció un per­so­na­je muy di­ver­ti­do y me di­je que el res­to de mis días los pa­sa­ría con él y así fue”, ano­ta la mu­jer.

Ya en abril Iveth in­vi­tó a Gi­ta­ni­llo al Fes­ti­val Va­lle­na­to en Va­lle­du­par. An­te los ojos de las amis­ta­des de Iveth ella es­ta­ba com­pro­me­ti­da. Al verlos jun­tos les pre­gun­ta­ban si era él el con­de de Mon­ta­gut, a lo que él hom­bre de 55 años de­cía que él era el “con­de­na­do”.

LA PA­RE­JA. Gi­ta­ni­llo “no era per­so­na fá­cil”, por lo que ca­sar­se no es­ta­ba en sus pla­nes. Es­ta­ba acos­tum­bra­do a lle­var una vi­da bohe­mia, sin com­pro­mi­sos. Pe­ro, pa­ra for­tu­na de am­bos, “cuan­do le lle­ga a uno el amor, le lle­ga. El amor exis­te y es una reali­dad pa­ra la que tie­nes que es­tar pre­pa­ra­do”, sos­tie­ne el hom­bre que ha to­rea­do más de 1.375 co­rri­das en 28 años.

Hoy des­pués de dos ex­pe­rien­cias an­te­rio­res Iveth ex­tien­de su men­sa­je a per­so­nas que deseen otra opor­tu­ni­dad. “Es cues­tión de ac­ti­tud, que la per­so­na no quie­ra es­tar so­la y lo com­par­ta con la gen­te”. Su re­la­ción no ne­ce­si­ta re­gre­sar en el tiem­po, es­tán a gus­to por la ma­ne­ra en que se die­ron las co­sas y no se arre­pien­ten en nin­gún mo­men­to de lo vi­vi­do. “El mis­mo tiem­po y la ex­pe­rien­cia de la vi­da apun­ta que lo me­jor es es­tar jun­to a una pa­re­ja y, pa­ra mi for­tu­na, es ella”, con­clu­ye el hom­bre. GC

SO­BRE EL AMOR.. “El amor es una reali­dad que exis­te y de la que no pue­des es­con­der­te”.

Gi­ta­ni­llo re­cuer­da sus épo­cas de torero pa­ra es­ta fo­to, en la que co­que­tea con su es­po­sa Iveth.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.