No ha­gas olas

Gente Caribe - - Ín­di­ce - POR San­dra Le­vent­hal www.san­dra­le­vent­hal.com San­dra­le­vent­[email protected]

Nues­tra vi­da por lo ge­ne­ral es­tá or­ga­ni­za­da de una ma­ne­ra de­fi­ni­da, es­te rit­mo co­no­ci­do nos per­mi­te crear ru­ti­nas que dis­mi­nu­yen la an­sie­dad de lo ines­pe­ra­do, dán­do­nos una sen­sa­ción de tran­qui­li­dad y cer­ti­dum­bre. Es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra man­te­ner las ru­ti­nas y con­fiar en aque­llo co­no­ci­do.

Es por es­to que to­do cam­bio tie­ne el po­ten­cial de ge­ne­rar­nos an­sie­dad y mie­do, por cuan­to lo nue­vo, lo des­co­no­ci­do, po­dría mo­ver­nos de nues­tra zo­na de con­fort agi­tán­do­nos ha­cia lo des­co­no­ci­do, aún cuan­do es­ta no­ve­do­sa di­men­sión es­té lle­na de pro­me­sas, o lo que de­je­mos atrás nos cree ines­ta­bi­li­dad y ma­les­tar. No que­re­mos agi­tar las olas.

Lo co­ti­diano pro­du­ce tran­qui­li­dad, y es­ta reali­dad es la que nos pa­ra­li­za a cam­biar, fre­na la ne­ce­si­dad de bus­car otros ho­ri­zon­tes e in­clu­so nos an­cla a pro­ce­sos po­co sa­nos que po­drían ir en con­tra­vía de nues­tro pro­pio bie­nes­tar.

Así so­por­ta­mos una ma­la re­la­ción de pa­re­ja o to­le­ra­mos una amis­tad da­ñi­na, nos que­da­mos en un tra­ba­jo que no nos pro­du­ce sa­tis­fac­ción, acep­ta­mos que­dar­nos en una pro­fe­sión que no nos mo­ti­va o to­le­ra­mos po­lí­ti­ca co­rrup­ta y mal in­ten­cio­na­da. Nos con­ver­ti­mos en se­res com­pla­cien­tes del sta­tus quo. To­do pa­ra no te­ner que sa­lir de aque­llo que es ya co­no­ci­do y que se de­no­mi­na la zo­na de con­fort.

Es­to se de­be al mie­do que nos pro­du­ce lo des­co­no­ci­do, ya que sal­tar a ello es co­mo sal­tar al va­cío. Es ese ada­gio que di­ce que más va­le ma­lo co­no­ci­do que bueno por co­no­cer.

¿ACA­SO ES CIER­TO ES­TO? Has­ta cier­to pun­to es ver­dad que man­te­ner la zo­na de con­fort tran­qui­li­za y dis­mi­nu­ye la an­sie­dad, pe­ro tam­bién se ha de­mos­tra­do que a la lar­ga ge­ne­ra más es­trés que bie­nes­tar de­bi­do a la frus­tra­ción que se po­dría ori­gi­nar al pasar del tiem­po. Tar­de o tem­prano, lle­ga un mo­men­to en que el sta­tus quo ya no se pue­de sos­te­ner y co­mien­za a crear una pre­sión emo­cio­nal ca­si im­po­si­ble de des­co­no­cer.

¿QUÉ HA­CER? An­te to­do to­mar con­cien­cia de la si­tua­ción y si nos es­tá pro­du­cien­do ma­les­tar, ha­cer­lo con­sien­te pa­ra así po­der co­men­zar a con­si­de­rar cam­bios que po­co a po­co po­dría­mos ir or­ga­ni­zan­do en ho­jas de ru­ta pre­ci­sas con ac­cio­nes de­fi­ni­das. Es­to nos per­mi­te to­mar con­trol de fu­tu­ras de­ci­sio­nes dis­mi­nu­yen­do la sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre.

Eva­luar que tan­to ne­ce­si­ta­mos el cam­bio y que tan­to lo que re­que­ri­mos es un res­pi­ro o sim­ple­men­te un tiem­po fue­ra, así po­de­mos di­se­ñar es­tra­te­gias pa­ra con­ti­nuar ha­cien­do pe­que­ños cam­bios o pre­pa­rar­nos pa­ra un sal­to ma­yor.

Lo que sí es de­fi­ni­ti­vo es ha­cer­nos car­go de nues­tros de­seos y la res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos con no­so­tros mis­mos de crear la reali­dad en la cual desea­mos vi­vir y cons­truir­la. Fi­nal­men­te so­lo te­ne­mos una vi­da. ¿Por qué no ha­cer de ella la me­jor que po­da­mos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.