Es ho­ra de pe­dir per­dón

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Di­ce San Pablo que los cre­yen­tes so­mos “Em­ba­ja­do­res de la re­con­ci­lia­ción” y nos da la ta­rea de ir por el mun­do in­vi­tan­do a las per­so­nas a re­con­ci­liar­se, a no vi­vir des­de las ló­gi­cas del odio o la in­di­fe­ren­cia. Si­glos an­tes de que al­gu­nos per­so­na­jes fue­ran de­no­mi­na­dos “em­ba­ja­do­res de bue­na vo­lun­tad” ya los cris­tia­nos com­pren­dían que el mun­do ne­ce­si­ta per­so­nas que re­pre­sen­ten el per­dón, que tien­dan puen­tes, que lo­gren acer­car a los hom­bres en­tre sí, y a los hom­bres con Dios.

Re­con­ci­liar­se es un ac­to de enor­me hu­ma­ni­dad, que im­pli­ca la su­pera­ción del ins­tin­to ven­ga­ti­vo y de la ten­den­cia a la re­ta­lia­ción. Al ser una elec­ción su­bli­me, al­go que im­pli­ca estar por en­ci­ma de lo que me­ra­men­te nos na­ce o nos bro­ta es­pon­tá­nea­men­te, la re­con­ci­lia­ción es una in­vi­ta­ción, una pro­pues­ta, nun­ca una ley. Para los cre­yen­tes esa pro­pues­ta es esen­cial, pues nos ha­ce ser par­tí­ci­pes de lo más dis­tin­ti­vo del amor del Pa­dre de los cie­los: su Mi­se­ri­cor­dia.

Es­to lo en­ten­dió muy bien Fran­cis­co de Asís y por eso en la dispu­ta en­tre un go­ber­nan­te y un ecle­siás­ti­co, no des­can­só has­ta que se hi­zo po­si­ble el diá­lo­go y la re­con­ci­lia­ción, y co­mo fru­to de esa experienci­a, en su “Can­to de las cria­tu­ras” aña­dió un ver­so en el que ala­ba al Se­ñor “por aque­llos que per­do­nan por tu amor”, se­ña­lan­do que en­tre lo crea­do, na­da hay más gran­de o va­lio­so que un ser hu­mano dis­pues­to a per­do- nar, pe­dir per­dón y em­pe­zar de nue­vo.

Con es­te men­sa­je quie­ro in­vi­tar­los a to­dos a que en es­te tiem­po de Na­vi­dad, tiem­po de paz y amor en­tre no­so­tros, to­me­mos la ini­cia­ti­va, va­ya­mos al otro y nos de­mos una opor­tu­ni­dad de vol­ver al co­ra­zón, sa­nar y pa­sar la pá­gi­na: “Lo sien­to. Por to­do lo que us­te­des han de­bi­do re­ci­bir de mí y que aún no les he da­do. Y por to­do lo que re­ci­bie­ron que ja­más de­bió sa­lir de mí. Se­pan que son mu­chas las co­sas de las que no me sien­to or­gu­llo­so, y que son mu­chas tam­bién las co­sas que he de­ja­do de ha­cer es­tan­do a pun­to. A ve­ces por pe­na, a ve­ces por sim­ple des­alien­to, a ve­ces por­que no qui­se.

Hay mu­chas per­so­nas a las que qui­sie­ra pe­dir­les que me dis­cul­pen, por es­tos días les di­ré de fren­te cuán­to la­men­to ha­ber­les he­cho sen­tir mal. Es Na­vi­dad y es tan­to lo que he re­ci­bi­do que no pue­do con­ti­nuar sin de­te­ner­me a re­vi­sar lo que he qui­ta­do, lo que me lle­vé de otros sin ne­ce­si­dad: su paz, su tran­qui­li­dad, su áni­mo de una ma­ña­na que da­ñé, o la per­fec­ción de su piel o de su al­ma, so­bre la que tra­cé al­gu­na ci­ca­triz.

Per­dón tam­bién por­que aún car­go con al­gu­nos de­fec­tos que son as­ti­llas que in­co­mo­dan a mu­chos, les pi­do que su cer­ca­nía y su in­dul­gen­cia me ayu­den a li­mar­las para fas­ti­diar­les me­nos.

Sé que no soy so­lo fa­llas... no es un ata­que de ba­ja es­ti­ma lo que me ha­ce de­cir­les es­to, es que pron­to vie­ne Je­sús, y si al­go he apren­di­do de él, es que na­da so­mos cuan­do nos cree­mos de­ma­sia­do, y que po­co nos que­da cuan­do que­re­mos aca­pa­rar­lo to­do. Yo le creo, y por eso sien­to hon­do lo que he fa­lla­do, y de ahí que no ten­ga otra pa­la­bra más que de­cir: per­dón”. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.